El pasado viernes 23 de octubre México vivió uno de los momentos más tensos del año, la llegada del huracán Patricia a sus costas del Pacífico, catalogado como el huracán más fuerte registrado en la historia. Pero, afortunadamente, al tocar tierra, el huracán perdió mucha potencia, y ocasionó daños mínimos.

Esto se debe principalmente a una serie de eventos climáticos que “colisionaron” con el huracán mientras entraba a las costas mexicanas, y produjeron que, de forma muy rápida, pasara de un huracán temible con vientos a 325 kilómetros por hora, a una tormenta tropical con vientos a 160 kilómetros por hora. Por supuesto, esto supuso un gran cambio a favor sobre todo del estado de Jalisco y ciudades como Manzanillo, que fue por donde Patricia “pisó” tierra y entró al país.

Cuando Patricia entró a territorio mexicano se encontró con una vaguada, o lo que es lo mismo, una zona de baja presión atmosférica entre dos áreas de mayor presión (lo que ocasiona que las corrientes de aire cálido y húmedo asciendan). Este choque meteorológico ocasionó que el huracán perdiera muchísima fuerza y cambiara su estatus de huracán a tormenta tropical.

Además, aunque Patricia estaba catalogado como un huracán de categoría 5 en la escala de Saffir-Simpson, su epicentro de vientos máximos tenía un radio de apenas 50 kilómetros, mucho más pequeño a otros ciclones que en la historia han arrasado con las costas de México.

Las consecuencias

Según el gobierno mexicano hubo ocho fallecimientos durante la tormenta en Jalisco, aunque solo pueden atribuir a Patricia 6 de ellos. Los otros no están relacionados directamente, dado que uno de ellos fue un infarto por causas desconocidas. Entre los fallecidos se encuentra una ciudadana argentina, llamada Andrea Fabiola Aldrete.

Los daños materiales también fueron mucho menores a lo que se esperaba. Solamente algunas comunidades pequeñas y de pescadores se vieron afectadas con daños en infraestructura. Por otro lado, las playas turísticas de Jalisco también se vieron afectadas y hubo severos cortes de luz, además de árboles caídos en algunas zonas.

Fuente: Gizmodo

278 View