• Especialista en bienestar y nutrición le brinda consejos para aprovechar el tiempo en casa.
  • Alimentos como el chocolate negro, el yogur, nueces y semillas, ayudan a elevar nuestro estado de ánimo. 

“La felicidad es el significado y propósito de la vida, el objetivo y fin de la existencia humana”. Estas fueron las palabras del antiguo filósofo griego Aristóteles, que hoy después de más de 2.000 años siguen vigentes.

Desde 2013 las Naciones Unidas celebra el Día Internacional de la Felicidad para reconocer la felicidad y el bienestar como aspiraciones universales de los seres humanos. Es un hecho que ser feliz no solo le hace sentir mejor, sino que trae múltiples beneficios potenciales para la salud.

En estos tiempos, en los que la mayoría de las familias se encuentran en casa, Patricia Vial, gerente de nutrición, salud y bienestar de Nestlé Centroamérica; le brinda consejos sobre formas productivas y saludables para aprovechar el tiempo y aumentar su felicidad y bienestar:

  • Desenchufe y conecte: un adulto promedio pasa entre 8 y 11 horas al día conectado a dispositivos digitales. Aproveche este tiempo para reducir la cantidad de tiempo que usted y sus hijos dedican a estas actividades. Conéctense como familia a través de juegos de mesa, alrededor de la cocina, haciendo las tareas pendientes del colegio o incluso contando historias de la juventud, homenajear al familiar que no esta cerca y cocinar la receta de él.

Para las familias que no están juntas hagan una conexión virtual, compartan la experiencia de lo que están realizando en cada hogar, propóngase retomar la tradición familiar de la cocina y cocinen a la distancia juntos, ayudar a conectar a los adultos mayores al núcleo familiar.

  • Cocine y coma en casa y en familia: reunirse alrededor de la mesa para comer en familia tiene todo tipo de beneficios. Las comidas familiares crean un ambiente de apoyo y unión, al propiciar conversaciones de temas variados. Igualmente, promueve una alimentación más variada y permite a los padres ser modelos a seguir por sus hijos.
  • Haga ejercicio moderado: la actividad física estimula la liberación de endorfinas, hormonas que influyen de manera positiva en nuestro estado de ánimo. Anímese a poner música y bailar en casa, puede utilizar rutinas de videos en línea o aplicaciones de entrenamiento, a saltar la cuerda, hacer mecánicas de juegos, en los que deba cumplir retos y que todos sean físicos, los adultos planifiquen desde el día anterior una rutina para los más pequeños; para que ellos tengan ya una programación del día, los menores necesitan consumir las calorías y debe ayudárseles con un programa pre establecido sin que parezca imposición.

Ahora bien, ¿sabe cómo la felicidad puede hacerle más saludable? Las personas felices tienden a tener una alimentación más balanceada, con una mayor ingesta de diferentes grupos de alimentos, como: frutas, vegetales y granos integrales.

Por el contrario, el exceso de estrés provoca un aumento en los niveles de cortisol, una hormona que puede alterar el sueño, contribuye al aumento de peso y aumenta las probabilidades de padecer diabetes tipo 2 o presión arterial alta.

Múltiples estudios demuestran que la felicidad puede disminuir el estrés, pues los niveles de cortisol tienden a ser más bajos cuando las personas son más felices.

Con respecto a los alimentos, es difícil determinar cuáles pueden elevar el ánimo, pues este puede verse influenciado por muchos factores. Sin embargo, se ha demostrado que ciertos alimentos ayudan a mejorar nuestro estado anímico:

  • Chocolate negro: es rico en compuestos que pueden aumentar algunos químicos cerebrales que ayudan a sentirse bien y de mejor ánimo. Los flavonoides presentes en el chocolate negro y en las frutas, verduras, bebidas con base de hierbas, pueden apoyar la regulación del estado de ánimo, así como su delicioso sabor, olor y textura.
  • Yogur: puede mejorar la salud intestinal y, a su vez, el estado de ánimo. Su contenido de probióticos ayuda a aumentar los niveles de serotonina, sustancia que funciona como neurotransmisor y afecta el estado de ánimo, la respuesta al estrés y el apetito. Un dato importante, es que aproximadamente el 90% de la serotonina del cuerpo es producida por la microbiota intestinal, es decir por las bacterias saludables en el intestino.
  • Nueces y semillas: el maní, las nueces, las almendras, las semillas de girasol; entre otros, son ricas en grasas saludables y fibra. Además, proporcionan triptófano, un aminoácido necesario para la producción de serotonina.

La especialista explica que, “centrarse en las cosas buenas y ser feliz no solo mejorará nuestra vida, sino que también nos permitirá extenderla, en momentos que todos necesitamos estar optimistas sobre el futuro”.

Para más consejos sobre bienestar visite: https://www.nestleagustoconlavida.com/

Leave a Comment