Durante los últimos años la tierra se ha enfrentado al calentamiento global generado por el cambio climático que amenaza con la destrucción del entorno. Los océanos han respondido con mayor lentitud a esta problemática en comparación con las zonas terrestres, sin embargo, investigaciones científicas indican que los ecosistemas marinos pueden ser mucho más sensibles incluso al más mínimo cambio en las temperaturas.

RDSRADIO

El ser humano es señalado como el principal depredador del ecosistema debido a las consecuencias que conllevan la emisión del dióxido de carbono (un gas que atrapa el calor) en muchas de las actividades diarias.

La temperatura entre el 2002 y 2012 aumentó un aproximado de 0,6 grados Celsius en la temperatura media del planeta. En los océanos, este cambio ha sido de aproximadamente 0,1 grados Celsius.

RDSRADIO

Este calentamiento se ha producido desde la superficie hasta una profundidad de alrededor de 700 metros, donde habita la mayoría de la fauna y flora marina.

Un nuevo estudio científico realizado por la Universidad de Nueva Gales del Sur de Australia, señala que entre más alta es la temperatura del agua, mayor es la voracidad de los peces que acuden a alimentarse a los bosques de algas marinas, dado a ello su supervivencia está en peligro.

RDSRADIO

Esta problemática ha provocado la muerte de miles de peces, además, el comportamiento extraño en las especies acuáticas.

 

El estudio indica que el organismo marino más vulnerable al cambio en las temperaturas es el coral.

El estudio indica que el organismo marino más vulnerable al cambio en las temperaturas es el coral.

 

Así mismo, se registró que la cifra de nacimiento de peces tropicales y subtropicales que llegaban desde entornos más cálidos y se alimentan de plantas marinas, se triplicó, lo cual provocó la desaparecieron de los bosques de algas donde vivían multitud de especies de aguas templadas.

En el estudio participaron otras universidades australianas e investigadores de organismos, así como el Centro de Estudios Avanzados de Blanes en España y la Universidad de Singapur.

La autora del estudio, la española Adriana Vergés, del Instituto de Ciencias Marinas de la Universidad de Nueva Gales del Sur, mencionó que “nuestro estudio muestra que el picoteo excesivo por parte de estos peces tiene un profundo impacto, que ha desencadenado la deforestación de las algas y la destrucción de los arrecifes”.

RDSRADIO

Vergés, recalca que el aumento del número de peces que comen plantas debido al calentamiento, supone una amenaza importante a los ecosistemas tanto en Australia como en todo el mundo.

Esto es una bomba de tiempo no solo para las plantas marinas, también lo es para todo ser que viva en el océano. El único que puede desactivar el mal, es el ser humano, ya que reduciendo nuestras emisiones de gases de efecto invernadero, el calentamiento del agua ira disminuyendo. Aunque, los gases que ya hemos liberado a la atmósfera tardarían años en desaparecer.

Redacción: Fabiola Cruz

Fuente: Xataca Ciencia y National Geographic

780 View