• Son Cuatro factores fisiológicos que marcan las diferencian entre la piel masculina y la femenina: el grosor, la firmeza, la cantidad de poros y su tamaño.  Pero lo que es igual, independientemente del género, es el cuidado que requiere la piel todos los días.

Según Laura Chacón Garbato, directora de capacitación de productos de Nutrición Externa de Herbalife Nutrition, para darle los cuidados necesarios, lo primero que debe hacer es determinar el tipo de piel:

El grosor de la piel depende de muchos factores, incluyendo el sexo, la edad y en qué parte del cuerpo se encuentra. En promedio, la piel masculina es aproximadamente un 25% más gruesa que la de las mujeres, debido principalmente a la testosterona. Al tener la piel más gruesa, con mayor elasticidad y con más colágeno que las mujeres, la piel de los hombres es más resistente a los cambios del envejecimiento y presenta mayor resistencia a los nocivos rayos UVA del sol.

Debido a que los hombres tienen la piel más gruesa, también tienen más glándulas sebáceas, las cuales producen los aceites naturales que protegen la piel, manteniéndola suave y tersa. La producción de glándulas sebáceas en las mujeres comienza a disminuir mucho más rápido que en los hombres, en un promedio de 20 años, así que, mientras las mujeres pueden experimentar piel seca, los hombres pueden experimentar poros más grandes y estar propensos a más puntos negros y espinillas.

Cuando se trata de la textura de la piel, los hombres tienen la piel más áspera, principalmente porque la capa externa protectora de la piel es más gruesa. Además, las diferencias hormonales, la producción de aceite y sudor, el vello facial y la afeitada, provocan esas diferencias en la textura. Los hombres tienen acné que dura más tiempo y experimentan más irritaciones de la piel en el transcurso de sus vidas.

Debido a que la mayoría de los hombres se afeitan, ellos están más propensos a desarrollar granitos, vellos subcutáneos y sensibilidad de la piel, principalmente producidos por el afeitado diario. El afeitado daña la capa hidrolipídica en la superficie de la piel, lo que ocasiona el desgaste de la lubricación natural y la protección de la piel. Afeitarse también puede causar cortaduras y raspones, haciendo que la piel del hombre se vuelva más sensible y se irrite más fácilmente que la de las mujeres.

34 View