El nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que provoca la enfermedad COVID-19, continúa extendiéndose por el planeta y ya ha infectado a más de 49 millones de personas, mientras que la cifra global de decesos se sitúa por encima de 1,2 millones y la de los recuperados supera los 34,7 millones de personas.

El país más afectado es Estados Unidos, con más de 9,9 millones de contagios y más de 241.000 fallecimientos, seguido de India, que supera ya los 8,4 millones de casos y las 125.000 muertes, y de Brasil, que rebasa los 5,6 millones de casos y acumula más de 161.000 decesos. Rusia ha superado los 1,7 millones de contagios, al igual que Francia, mientras que España y el Reino Unido han rebasado el millón de contagios, convirtiéndose en los países de la Unión Europea más afectados por la pandemia. Argentina y Colombia también superan esta cifra, mientras que México y Perú sobrepasan los 900.000. 

El foco principal de la pandemia se sitúa en América, donde los contagios siguen creciendo y los fallecidos ya superan los 654.000. Sin embargo, Europa, que ya ha sobrepasado los 295.000 muertos.

La rápida propagación del virus en Chile, Perú, Colombia, Panamá o Bolivia está desbordando los sistemas sanitarios del continente. Conmás de 93.000 muertos, México es el cuarto país del mundo por número de fallecidos con COVID-19, y las autoridades sanitarias han encendido las alarmas ante un posible repunte de casos en medio de la temporada invernal y tras la relajación de medidas de distanciamiento social. Por su parte, Perú es ya el país con más de un millón de habitantes con más muertes por cada 100.000 personas del mundo: tiene más de 34.000 muertos y más de 914.000 contagios.

El COVID-19 es una amenaza en Chile, uno de los países del mundo con más contagios, pese a tener solo 19 millones de habitantes. El Gobierno tuvo que declarar una cuarentena en la capital, que fue el epicentro de la pandemia durante meses, pero que ahora está totalmente desconfinada y avanza en el plan de cinco etapas de apertura gradual de la economía. Sin embargo, el país observa con preocupación el repunte en todo el mundo y se prepara para una posible segunda ola y aún se mantendrá el toque de queda nocturno -reducido a un horario de 0:00 a 5:00 horas- y el estado de excepción por catástrofe hasta mediados de diciembre.

En cambio, países como Colombia y Argentina sí apostaron desde el principio por un aislamiento social obligatorio y generalizado. Eso no ha evitado que Colombia, que impuso restricciones desde el 25 de marzo, aún siga en el pico de la pandemia con cifras de contagios y muertes muy elevadas, ya por encima del millón de casos. En Argentina, por su parte, los infectados también rebasan esa cifra./Rtve-

Leave a Comment