Tras dos décadas de vida, y más de 230 episodios de su serie animada, Bob Esponja Pantalones Cuadrados logró traspasar la pantalla de TV para convertirse en un fenómeno de la cultura popular, conocido ya por varias generaciones de niños.

Una fama que en 2004 lo llevó al cine y a protagonizar Bob Esponja: la película, volviendo a las salas 11 años después, en la cinta subtitulada Un héroe fuera del agua. Y como no hay segunda sin tercera, el animado personaje llega ahora con su filme Bob Esponja: al rescate.

Un largometraje que debutó en agosto en salas de Canadá, pero que por la pandemia trasladó su estreno mundial al streaming, haciendo de Netflix la vitrina de una colorida aventura que lleva una vez más a Bob y su amigo Patricio, más allá de Fondo de Bikini.

Foto: Netflix

Su relato comienza con la alegre esponja marina en un día habitual, compartiendo las primeras horas con su amado caracol-mascota Gary, para luego ir a trabajar en la cocina del Crustáceo Cascarudo, junto a Don Cangrejo y el malhumorado Calamardo.

De manera paralela, Plankton nuevamente enfoca su energía en lograr apoderarse de la receta de la Cangreburger, pero una vez más Bob impide que concrete su plan. Sin embargo, todo cambia cuando Plankton descubre una salida a todos sus problemas.

Esta proviene de la Ciudad Perdida de Atlantic City, donde Poseidón ha perdido al último de sus caracoles y ya no tiene más baba para rejuvenecer su cutis, por lo que concederá un deseo a cualquiera que pueda llevarle uno de esos escasos moluscos marinos.

Entre sueños y Atlantic City

Foto: Netflix

Así, luego de raptar a Gary y enviarselo a Poseidón, Plankton solo debe hacer que Bob desaparezca, por lo que le ofrece transporte y un chofer -el robot llamado Otto- para que vaya con Patricio a Atlantic City, quedando libre para quitarle la receta a Don Cangrejo.

Esto pone a la pareja de atolondrados amigos en camino a una aventura donde confrontarán lo desconocido y a singulares personajes. Como una planta rodadora del desierto que se aparece en un sueño compartido por los amigos submarinos.

En éste, Bob y Patricio aparecen en la superficie, en medio de un poblado fantasma del Lejano Oeste, donde son guiados por el arbusto parlante, que se hace llamar Sabio (Keanu Reeves), para superar un espeluznante desafío que les permitirá salvar a Gary.

Un pasaje singular dentro de la historia, donde también participan otras figuras del espectáculo, que da paso a la llegada del dúo a Atlantic City y a otra serie de situaciones de peligro, de las que nuevamente y, a pesar de su evidente torpeza, saldrán ilesos.

De esta manera, con una mezcla de desafíos, cameos y alocadas situaciones, Bob Esponja retorna al largometraje. En una tercera cinta que además se sitúa como la primera del famoso personaje de Nickelodeon hecha completamente en animación 3D.

Una apuesta que le resta a Bob Esponja: al rescate la magia de la animación tradicional, permitiendo eso sí una mayor definición y mejores efectos especiales; y lo ubica como su episodio fílmico más débil y caótico, sólo recomendado para fanáticos./Spoiler-

Leave a Comment