Italia ha sumado 35,098 nuevos contagios de coronavirus en las últimas veinticuatro horas, lo que eleva a 995,463 los casos totales desde que comenzó la emergencia nacional el 21 de febrero, y 580 personas han muerto desde el lunes, informó hoy el Ministerio de Sanidad en un comunicado.

Se han realizado 217.758 pruebas, unas 70.000 más que el lunes respecto al domingo, y la región con más casos ha sido Lombardía , que ha superado las 10.000 nuevas infecciones (10.955).

En segundo lugar está Piamonte (3.659) y después Véneto (2.763), Campania (2.716), Lacio, cuya capital es Roma, (2.608), Emilia Romaña (2.430) y Toscana (2.223).

El resto de regiones ha permanecido por debajo de los 2.000 nuevos contagios y la que menos ha tenido ha sido Molise (42).

El presidente del Instituto Superior de Sanidad (ISS) de Italia, Silvio Brusaferro, afirmó este martes que la pandemia de coronavirus sigue creciendo en Italia y que «hay cuatro regiones que presentan un alto nivel de riesgo de contagio y en las que conviene anticipar las medidas más restrictivas».

No citó cuáles, pero los medios italianos avanzan que son Emilia Romaña, Campania, Friuli Venezia Giulia y Véneto.

«En Italia, el incremento de ingresos en unidades de cuidados intensivos y en hospitales muestra una curva que crece rápidamente hacia los umbrales críticos. Las últimas cifras demuestran un crecimiento significativo en toda Italia, a pesar de las importantes diferencias entre regiones», dijo Brusaferro.

El Gobierno ha anunciado que desde mañana otras cinco regiones pasan a estar en «zona naranja», con más restricciones, por sus elevados niveles de contagio: Los Abruzos, Basilicata, Liguria, Toscana y Umbría, que se unen a Apulia y Sicilia.

En la «zona naranja», los restaurantes y bares están cerrados durante todo el día, por el momento las tiendas permanecen abiertas y se permite la circulación dentro de un municipio, pero no salir de la localidad de residencia.

La provincia autónoma de Bolzano se convertirá en «zona roja», junto con Lombardía, Piamonte, Calabria y Valle de Aosta que ya lo son, el nivel más alto de riesgo y en donde las tiendas, restaurantes y bares están cerrados, no se puede salir ni de las regiones ni de casa, salvo por razones justificadas, pero supermercados, fábricas y otras actividades como peluquerías siguen abiertas.

El Gobierno estudia qué hacer con Campania, cuya capital es Nápoles, después de que sus administradores hayan pedido que sea incluida en la «zona roja».

Brusaferro se limitó a indicar que se lleva a cabo un estudio exhaustivo que evidenciará si la región debe cambiar de fase a otra de mayor riesgo o no.

Desde el viernes, las regiones italianas están divididas en tres zonas -amarilla, naranja y roja- en base al nivel de riesgo por la pandemia.

Además, el ISS ha subrayado el empeoramiento de la situación epidemiológica en todas las regiones, entre las que destaca Lombardía con un índice Rt de contagio de 2,08, seguida por Basilicata con un 1,99 y Piamonte con un 1,97./EFE-

Leave a Comment