Los contagios diarios de coronavirus registran un descenso en Europa, aunque las cifras siguen siendo altas, por lo que los países se muestran reticentes a aliviar unas restricciones que, en buena parte, han favorecido esa ralentización durante la segunda ola de la pandemia.

Estas noticias esperanzadoras para Europa llegan cuando se conocen los buenos resultados de algunas futuras vacunas (hoy la farmacéutica Moderna comunicó una efectividad del 94,5 % y la semana pasada Pfizer-BioNTech notificó un 90 %) y cuando, a nivel mundial, la gráfica de casos diarios parece no haber alcanzado aún su cénit.

Así, la Organización Mundial de la Salud (OMS) cuantifica en 54,3 millones los infectados (528.000 más que la jornada anterior) y en 1,3 millones los fallecidos (otros 8.300 en veinticuatro horas, un indicador también al alza).

DATOS A LA BAJA EN GRAN PARTE EUROPA

Mientras que América presenta un fuerte ascenso de positivos y supera los 23 millones (se habla de una tercera ola ya en Estados Unidos) con casi 680.000, Europa vive en términos generales un descenso de casos, hasta los 15 millones, con unos 345.000 fallecidos.

No obstante, Europa sigue siendo el segundo continente más golpeado por la covid-19 y, de los diez países con más positivos, cinco son europeos: Rusia (cerca de 2 millones), Francia (1,9 millones), España (más de 1,4 millones), Reino Unido (1,3 millones) e Italia (1,2 millones).

España mantiene la incidencia por cien mil habitantes a la baja y ahora se sitúa en 470,3 casos, tras notificar 3.321 en las últimas veinticuatro horas (más de 38.000 desde el viernes) y 484 defunciones, hasta un total de 41.253.

Pero la bajada de casos no se traduce en algunos países de Europa en una caída de defunciones y de hospitalizaciones.

Es el caso de Italia, que vive un aplanamiento de la curva de contagios (con 27.354 nuevos en las últimas veinticuatro horas) y de defunciones (504 muertos, hasta un total de 45.733), mientras aumenta la presión en los centros sanitarios.

El Gobierno cree que esta ralentización tiene que ver con las medidas adoptadas: sistema con tres niveles de restricciones a nivel regional (rojo, naranja y amarillo), toque de queda nacional desde las 22.00 a las 05.00 horas hasta el 3 de diciembre, restricción de los horarios de la restauración y cierre de cines, teatros, gimnasios o piscinas.

Con 91 muertos, Portugal llega a un nuevo máximo diario de fallecidos en toda la pandemia y se acerca a los 3.500 (los positivos se sitúan en unos 225.700), al tiempo que aumentan los ingresos hospitalarios también hasta máximos.

Portugal -en estado de emergencia hasta el 23 noviembre, aunque no se descarta una prórroga- está en gran parte (cerca de 200 municipios, incluidos Lisboa y Oporto, con más del 80 % de la población) bajo confinamiento parcial y toque de queda.

También, pese a la bajada de positivos, aumenta la presión hospitalaria y la ocupación de camas en cuidados intensivos en una Grecia confinada y con la educación primaria y las guarderías suspendidas.

De acuerdo con los últimos datos, El Reino Unido registró otras 168 muertes por covid-19, mientras que el número de nuevos contagios ascendió a 24.962, según las cifras oficiales.

Y el primer ministro británico, Boris Johnson, que ya ha padecido la enfermedad y se recuperó, guarda cuarentena tras estar en contacto con una persona que ha dado positivo en covid-19.

LAS DOS CARAS DE LA MONEDA

Francia, que hace una semana registraba un récord de más de 60.000 contagios diarios, registra una caída significativa y ahora ronda los 27.000, como efecto del confinamiento.

En confinamiento desde el 30 de octubre hasta al menos el próximo día 1, en Francia no podrán celebrarse ceremonias religiosas públicas hasta diciembre, aunque los lugares de culto se mantienen abiertos para el rezo individual

También Alemania contabiliza 10.824 nuevos contagios con coronavirus en las últimas 24 horas, unos 6.100 menos que el domingo y lejos del máximo de 23.542 el viernes.

Sin descartar nuevas medidas, la canciller alemana, Angela Merkel, se reúne hoy con los jefes de gobierno de los estados federados para hacer un primer análisis de la eficacia del nuevo parón de la vida pública en vigor desde el pasado día 2 para todo el mes de noviembre.

También los datos de contagios y hospitalizaciones por covid en Bélgica mantienen su buena tendencia este lunes, cuando los estudiantes de primaria y secundaria vuelven a las aulas tras dos semanas de vacaciones escolares prolongadas por el coronavirus.

En la cruz de la moneda, otra parte de Europa presenta peores cifras y anuncia restricciones para revertir la situación.

Suecia -el país más castigado de Escandinavia y hasta hora con la política más laxa frente a la covid- decreta en plena segunda ola más restricciones y limita las reuniones públicas a ocho personas desde la próxima semana, lo que se suma a la prohibición de vender alcohol desde las 22 horas y el cierre de bares, restaurantes y clubes nocturnos a las 22.30.

Y es que, conforme a datos del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), Suecia presenta 511,9 nuevos casos por cada 100.000 habitantes en los últimos catorce días, el doble que Dinamarca y más que Holanda y el Reino Unido.

Por su parte, Rusia alcanzó este lunes un nuevo máximo diario con 22.778 nuevos contagios y 303 fallecimientos y, a partir de hoy, Moscú cerrará dos meses los museos y restringirá el acceso a cines y teatros a un 25 % del aforo.

Hungría ha contabilizado 6.495 contagios por coronavirus, lo que supone un nuevo récord en la cifra de casos diarios.

ESPERANZA EN VACUNAS, PERO SIN RELAJARSE

Ahora las esperanzas están depositadas en las vacunas y, en opinión de la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, con los buenos resultados de varios de esos proyectos «ya se ve el otro lado de ese gran túnel de incertidumbre y dificultades».

De hecho, la Comisión Europea (CE) ha alcanzado un acuerdo con la biofarmacéutica alemana Curevac para adquirir 405 millones de dosis de la vacuna que desarrolla contra el coronavirus y negocia un contrato con la estadounidense Moderna que espera cerrar próximamente.

En Bélgica, donde el objetivo es inmunizar al menos al 70 % de la población, la vacuna contra la covid-19 será gratuita, pero no obligatoria.

Pero la OMS alerta: «No es momento de complacencia», pese a los resultados positivos de algunas vacunas en experimentación.

Si bien el director general de esta agencia de Naciones Unidas, Tedros Adhanom Ghebreyesus, habla de un cauto optimismo sobre la posibilidad de tener más medios contra el coronavirus en los próximos meses, expresa «una extrema preocupación por el rápido aumento de casos, mientras muchos trabajadores sanitarios son puestos al límite», y las secuelas a largo plazo en pacientes.

Y esa esperanza se refleja en la economía: Wall Street se comporta este lunes al alza y las bolsas europeas cerraron también con esta tendencia.

No obstante, Lagarde alerta de que se van a producir cambios económicos a largo plazo, en especial el sector servicios y el mercado laboral, y considera que «las nuevas políticas deben conducir a que esas transformaciones no sean cicatrices, sino cambios para mejor»./EFE-

Leave a Comment