El concepto de fatiga se ha utilizado para describir una presunta tendencia de las personas a cansarse naturalmente de las reglas y las pautas que deben seguir para evitar la propagación del COVID-19. La idea parece estar ganando popularidad y se la conoce como fatiga conductual, pandémica, de emergencia, pública y de adherencia.

Un grupo de profesionales encabezados por Susan Michie del Centro para el Cambio de Comportamiento de la University College de London realizó -en el marco de una investigación– una búsqueda en Google de los términos “fatiga pandémica”, los resultados obtuvieron alrededor de 200 millones de visitas, con artículos en la primera página con títulos como: “Diez razones por las que la fatiga pandémica podría amenazar la salud mundial” o “Europa experimenta fatiga pandémica”. La pregunta es si el concepto de fatiga capta con precisión lo que está sucediendo. “Esto es importante porque afecta las políticas dirigidas a maximizar la adherencia”, indicó Michie.

Fuera de COVID-19, el término fatiga tiene tres usos principales. Uno es un sentimiento subjetivo de cansancio mental o físico, que puede ser causado por esfuerzo en cualquiera de los dos tipos, actividad sostenida, falta de sueño o una condición de salud. Es un síntoma común del COVID-19 y de enfermedades como el cáncer. También se encuentra en personas sanas como parte de la vida diaria. El agotamiento puede ir acompañado de una reducción de la motivación para realizar determinadas tareas.

Foto ilustrativa del jueves de un trabajador de salud tratando pacientes con coronavirus en el  Hospital Zemun de Belgrado, Serbia.
Nov 26, 2020. REUTERS/Marko DjuricaFoto ilustrativa del jueves de un trabajador de salud tratando pacientes con coronavirus en el Hospital Zemun de Belgrado, Serbia. Nov 26, 2020. REUTERS/Marko Djurica

Otro uso de la fatiga es una capacidad deficiente para realizar una tarea mental o física como resultado de la disminución de los recursos físicos o mentales. Esto está bien estudiado en deportes de resistencia y tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido. En este uso, la pérdida de motivación podría ocurrir como resultado, pero no necesariamente se esperaría.

Un tercer uso del término es la angustia resultante de la exposición prolongada a un conjunto de circunstancias aversivas. Esta angustia puede tener consecuencias motivacionales en el sentido de que la persona interesada puede querer detener lo que sea que la esté causando. Puede provocar enojo hacia quienes se percibe como causante. También puede ir acompañado de un sentimiento de desesperanza y aceptación pasiva de la situación.

Existe alguna evidencia de fatiga en alguno de estos sentidos en relación con el seguimiento de las reglas y la guía del COVID-19. “Hemos examinado evidencia sobre esto del Reino Unido -continúa la especialista-, un país que ha sufrido más que la mayoría por el COVID-19 y las restricciones destinadas a combatirlo”.

El término fatiga tiene tres usos principales (Shutterstock)El término fatiga tiene tres usos principales (Shutterstock)

Reglas y cumplimiento

Los datos de las encuestas no muestran evidencian una reducción continua en el cumplimiento de las reglas y aunque la orientación a hacerlo en el futuro podría ser el resultado de la fatiga. Por ejemplo, en un estudio social, la adherencia mayoritaria se ha mantenido alta desde el inicio del confinamiento en marzo. Si bien hubo una disminución inicial en la “adherencia completa” informada, ha habido pocos o ningún cambio desde julio. Esta es la encuesta más grande de su tipo y los resultados son muy similares a otros, incluidos los encargados por el gobierno.

El declive en la adhesión total a fines de mayo en Inglaterra parece haber sido exacerbado por una gran caída en la confianza en el gobierno asociada con su manejo del incidente de Cummings, cuando el gobierno defendió a un asesor político que rompió las reglas del distanciamiento social.

La adherencia notificada ha sido menor en los jóvenes, los hombres, las personas que viven con otras, los trabajadores clave, los que viven con niños, quienes habitan en ciudades y las que viven en Inglaterra en comparación con Gales y Escocia. Esto parece estar relacionado con las circunstancias de la vida más que con la motivación.

La adherencia notificada ha sido menor en los jóvenes, los hombres, las personas que viven con otras, los trabajadores clave, los que viven con niños y quienes habitan en ciudades (Shutterstock)La adherencia notificada ha sido menor en los jóvenes, los hombres, las personas que viven con otras, los trabajadores clave, los que viven con niños y quienes habitan en ciudades (Shutterstock)

Un área crucial de la conducta donde la adherencia es baja es el autoaislamiento cuando se tienen síntomas, que se ha estimado en alrededor del 20%. La evidencia sugiere que, al igual que con otros comportamientos, la baja adherencia a las reglas sobre el autoaislamiento puede deberse en gran parte a las circunstancias de la vida de las personas, como las demandas de su vida laboral o familiar y la falta de capacidad de recuperación financiera.

Motor motivador

Los niveles de preocupación sobre el COVID-19 alcanzaron su punto máximo en marzo y abril, y luego disminuyeron y se han mantenido estables desde entonces. Los niveles de bienestar reportado aumentaron después de la primera ola y se han mantenido generalmente estables desde entonces. De acuerdo con esto, los niveles de ansiedad se han mantenido constante en los últimos meses, aunque sentirse estresado específicamente por el COVID-19 ha aumentado en las últimas semanas a medida que aumentaron las tasas de infección. La intención de cumplir con las reglas y la orientación se ha mantenido alta durante toda la pandemia.

La evidencia sugiere que el estrés asociado con las preocupaciones financieras socava el apoyo a las políticas que probablemente conduzcan a reducciones en los ingresos o pérdida de empleo. “Sin embargo, esto no debe interpretarse como fatiga -asume la especialista-. Más bien, puede verse como personas que resisten las dificultades que las circunstancias les impongan. Las preocupaciones sobre el enfoque y las comunicaciones del gobierno también pueden generar una pérdida de confianza en la posición y legitimidad del gobierno. Esto podría tener un impacto en la adhesión futura, pero no debe clasificarse como fatiga”.

Una sanitaria realiza una prueba de antígenos. (EFE/Marta Pérez/Archivo)Una sanitaria realiza una prueba de antígenos. (EFE/Marta Pérez/Archivo)

También existe confusión en torno a las reglas y una reducción sustancial en la proporción de personas que creen que tienen la información oficial que necesitan. Nuevamente, todo esto puede afectar negativamente la adherencia, pero si la tuvieran no sería una cuestión de cansancio.

“En general, en el Reino Unido, todavía no hemos visto evidencia del tipo de tendencia decreciente en el cumplimiento de las regulaciones que podría interpretarse como fatiga -concluye la especialista-, pero existen factores sustanciales de capacidad, oportunidad y motivación que podrían estar contribuyendo a niveles más bajos de adherencia que son necesarios para prevenir la propagación del virus”. Un informe reciente de la Organización Mundial de la Salud ha tenido un buen comienzo al sugerir formas de abordar este punto.

La OMS advierte de que la fatiga pandémica “es una respuesta natural y esperada a una crisis de salud pública prolongada, sobre todo porque la gravedad y la escala de la pandemia COVID-19 han exigido la implementación de medidas invasivas con impactos sin precedentes en la vida diaria de todos, incluidos aquellos que lo han padecido y quienes no se han visto afectados directamente por el virus en sí”.

La evidencia sugiere que el estrés asociado con las preocupaciones financieras socava el apoyo a las políticas que probablemente conduzcan a reducciones en los ingresos o pérdida de empleo (Shutterstock)La evidencia sugiere que el estrés asociado con las preocupaciones financieras socava el apoyo a las políticas que probablemente conduzcan a reducciones en los ingresos o pérdida de empleo (Shutterstock)

“Los mensajes centrales que antes eran efectivos sobre el lavado de manos, el uso de mascarillas y la práctica de la etiqueta de higiene adecuada y el distanciamiento físico pueden parecer menos efectivos, y muchos países han identificado la necesidad de enfoques revitalizantes. Tal desmotivación es natural y esperada en esta etapa de una crisis”, cita la entidad en el documento.

La OMS sostiene que hasta que se cuente con una vacuna o tratamientos eficaces, “el apoyo público y los comportamientos protectores siguen siendo fundamentales para contener el virus. Deben salvaguardarse las ganancias que cada nación logró colectivamente mediante cierres y otras medidas, a veces con altos costos sociales y económicos”.

El mismo documento advierte que existe una experiencia muy limitada sobre cómo volver a comprometer a las poblaciones para alcanzar el apoyo público mantenido en el tiempo./Infobae-

Leave a Comment