La música de Michael Jackson no tiene vigencia. El ritmo que envuelve a cada tema es único y al escucharlo, la pasión y baile inunda cualquier espacio. Hoy, celebramos el aniversario de Dangerous (1991) y te decimos el por qué estas seis canciones son las mejores de este álbum (textos extraídos del Especial de Michael Jackson, publicado en febrero de 2015):

“Black or White»

Una invitación a la unión racial que predicaba con el ejemplo al combinar la actitud del rock clásico con lo imperioso del R&B. “Black or White” es la mejor canción grabada durante los años noventa.

“Creía que sus incursiones en el rock hasta ese momento había sido un poco caricaturescas”, dijo Bill Bottrell, quien coescribió y coprodujo la canción. El riff a lo Stones vino de Jackson, quien lo tarareó a Bottrell en el estudio.

“Lo convertí en algo de rock sureño, una tonada más visceral”, recordó Bottrell. Jackson también concibió la idea para el contundente ritmo del track. “Pensé en agregar muchas percusiones, incluyendo cencerros y otros instrumentos”, dijo Bottrell, “tratando de obtener ese ritmo cadencioso”.

En lugar de reclutar a algún MC, Jackson dejó que Bottrell se hiciera cargo del rap con un mensaje concienciador en el puente. Pero son las afiladas vocales de Jackson las que dan impacto a la canción, un golpe de fuerza pop y energía cruda. La interpretación era, de hecho, un bosquejo. Pero Jackson  sabía que era lo suficientemente buena dejándola así.

“Remember the Time»

Un exuberante sueño que constituyó el intento más sofisticado de Jackson para actualizar su sonido en la era del hip hop.

Después de separarse de Quincy Jones, comenzó a buscar a un productor joven y se decidió por Teddy Riley, arquitecto del New Jack Swing, el sonido R&B que estaba en boga.

“Llegué con 10 ritmos”, dijo Riley en aquel momento. “Le gustaron todos”. “Remember the Time” era un punto cumbre de su colaboración, así como una de las mejores interpretaciones de Jackson durante ese periodo.

El ingeniero Dave Way recordó haber visto al cantante trabajar sobre “Remember the Time” mientras daba en el clavo con “cada nota y armonía, al doble, triple y tal vez cuádruple, cantando perfectamente, con los vibratos perfectamente empatados y entonados, rítmicamente perfecto, sabía exactamente lo que quería”.

¿Sobre quién cantaba? Riley argumentó que la canción fue escrita después de que Jackson le contara lo que sentía por su segunda esposa, Debbie Rowe (más tarde lo negó en Twitter). Jermaine Jackson, sin embargo, dijo que fue escrita para Diana Ross.

“Dangerous»

“‘Off the Wall’, ‘Thriller’ y ‘Bad’ eran más [temas de] entretenimiento”, recuerda el fiel ingeniero de Jackson, Bruce Swedien. “Dangerous y HIStory eran más sobre la historia de Michael”.

Una consecuencia del cambio que Jackson emprendió para mantenerse a la par del R&B de los años noventa, esta canción es contundente y decidida, con vocales que bordean en la ira y el terror y letras sobre la lujuria convertida en una “web of sin”.

El track era una evolución de un tema de la era de Bad titulado “Streetwalker”, que retomó y modificó durante las sesiones para Dangerous con ayuda del coescritor Bill Bottrell. “La música no conmovía a Michael”; recordó el coproductor Teddy Riley. “Le dije: ‘Este es tu disco.

Si esta es la tonada correcta, puedo utilizar lo que tienes en tu manera de cantar. Déjame cambiar la base y renovarla’. Dijo: ‘Inténtalo. Supongo que tenemos que usar lo que amamos’”.

El resultado mezcla brillantes cuerdas (un elemento favorito de Jackson) con uno de los beats más contundentes sobre los que había cantado hasta el momento, un gran contraste a la instrumentación compleja de Quincy Jones. “No agregamos música o instrumentos sólo por agregar”, declaró Riley.

“Jam»

En lo que respecta a los llamados a la paz con ritmo bailable, el track abridor de Dangerous es sorprendentemente tenso y fragmentado. El ritmo lleva el insigne sonido del productor Teddy Riley, pero Jackson fue el autor de la mayor parte.

“Creo que me lo trajo en formato DAT y me dijo que habían algunas cosas que quería hacer, así que las hice”, recordó Riley. La voz de Jackson se toma su tiempo para integrarse a la mezcla, al tiempo que tartamudea en el coro como si su voz fuera desgarrada en girones.

El momento más accesible de “Jam” es, podríamos afirmar, el verso de Heavy D, el rapero favorito de Jackson en ese tiempo. Tal como se esperaba, la canción se tambaleó en las listas pop, pero fue un éxito del Top Five de R&B.

“In the Closet»

¿Escribió la canción más sensual de su carrera y la llamó “In the Closet”? El Michael Jackson de inicios de los años noventa era un maestro de los mensajes contradictorios.

El productor Teddy Riley construyó un beat disonante que hizo de los susurros y lamentos pasionales de Jackson una pieza que encajaba perfectamente con la radio R&B (“Era simplemente increíble”, recordó el tecladista Brad Buxer, “casi atonal”).

Originalmente concebida como un dueto con Madonna, “In the Closet” incluye un par de pasajes recitados por una “chica misteriosa” –la Princesa Estefanía de Mónaco– en la grabación, y Naomi Campbell estelariza el video.

“Will You Be There»

Incluso para los estándares brutalmente elevados de Jackson, el tema de Free Willy, cinta de 1993 –que también era el octavo sencillo de Dangerous–, fue una de sus más grandiosas grabaciones. Escribió “Will You Be There” sentado bajo un árbol de Neverland.

El tema comienza con un largo preludio orquestal de Beethoven interpretado por la Orquesta de Cleveland, hilvanando hosannas de los Andraé Crouch Singers y llegando al clímax con un emotivo monólogo recitado.

Es una canción góspel que da testimonio de un tema recurrente en su carera: Desde “I’ll Be There”, pasando por “Got to Be There”, hasta “Will You Be There”, dando cierre a una jornada que iba de la confianza sin límites al miedo y la soledad. /RollingsStone-

Leave a Comment