El nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que provoca la enfermedad COVID-19, continúa extendiéndose por el planeta y ya ha infectado a más de 63,2 millones de personas, mientras que la cifra global de decesos supera los 1,4 milloney la de los recuperados suma más de 40,5 millones.

El país más afectado es Estados Unidos, con más de 13,5 millones de contagios y más de 268.000 fallecimientos, seguido de India, que supera ya los 9,4 millones de casos y las 137.000 muertes, y de Brasil, que rebasa los 6,3 millones de diagnosticados y acumula más de 173.000 decesos. Francia ha superado los dos millones de contagios como Rusia, que vuelve a adelantar al país galo en el ranking, mientras que España suma más de 1,6 millones de casos.

En Europa, superan también el millón y medio de contagios el Reino Unido e Italia, mientras Alemania ya acumula más de un millón. En el resto del mundo rebasan esta cifra Argentina, Colombia y México.

Como resultado de la expansión del virus, más de la mitad de la población mundial ha sido sometida a algún tipo de confinamiento, se ha impuesto el distanciamiento social y los desplazamientos han quedado paralizados, al igual que la actividad económica, provocando una grave recesión por todo el planeta. Una situación que vuelve a suceder en la segunda gran oleada global de este otoño en el hemisferio norte.

El foco principal de la pandemia vuelve a situarse en Europa, que ya ha sobrepasado los 409.000 muertos y afronta la llegada del invierno con una segunda ola que se está extendiendo por el continente. Así, se repiten las severas restricciones, recurriendo de nuevo a los confinamientos domiciliarios o al toque de queda como medida para frenar los contagios. En América, donde los contagios siguen creciendo y los fallecidos ya superan los 729.000, el país que más preocupa es Estados Unidos.

Países con más muertes y casos de coronavirus

América

Estados Unidos es el país más afectado del mundo, con más de 13,5 millones de contagios y más de 268.000 muertes en apenas diez meses. La Administración Trump, que declaró la emergencia nacional y llegó a suprimir temporalmente los permisos de residencia y determinados visados para trabajadores extranjeros, emitió mensajes confusos y contradictorios sobre la pandemia. Varios estados volvieron a decretar medidas especiales ante el aumento de casos durante el verano.

La enfermedad también ha marcado las elecciones en el país, con el propio Trump, su mujer y personas de su entorno contagiadas. Y tras los comicios, y sin aceptar su derrota el presidente saliente denuncia una «conspiración» para retrasar la llegada de la vacuna a después de las elecciones.

La situación es menos grave en Canadá, que acumula más de 380.000 casos y lamenta más de 12.000 muertes, de las cuales el 85 % de las ocurridas en la primera ola estaban vinculadas a residencias de ancianos.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ha pedido a los ciudadanos que reduzcan drásticamente los contactos con otras personas ante la advertencia de las autoridades médicas de que Canadá podría llegar a 60.000 contagios diarios si no se toman medidas, aunque el gobierno se resiste a imponer un confinamiento como el de la primavera. El país mantiene cerrada la frontera terrestre con Estados Unidos hasta al menos el 31 de diciembre./rtve-

Leave a Comment