La COVID-19 se convirtió en la primera causa de muerte en mayores de 60 años en Panamá, que se sitúa entre los primeros países del continente con mayor incidencia de la enfermedad y por número de pruebas realizadas, de acuerdo con datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Panamá, un país de 4.2 millones de habitantes que vive desde inicios de noviembre pasado un repunte de la enfermedad que le ha llevado a registrar cifras récord de nuevos contagios diarios, acumula 179,230 casos confirmados y 3,212 muertes por la covid desde marzo pasado.

«Para Panamá el COVID-19 se ha convertido en la primera causa de muerte para personas de 60 y más años. Si bien mantenemos una tasa de letalidad inferir al promedio regional (1.8 %), al revisar mortalidad vemos que estamos por encima del promedio (71.5)», dijo a Efe el representante en el país de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el doctor Gerardo Alfaro.

Las estadísticas de la OPS actualizadas al 29 de noviembre indican que Panamá registra una mortalidad por la covid de 71.5 por cada 100,000 habitantes, por encima de todos los países centroamericanos y superado por otros como Colombia (72.5), México (78.2) Estados Unidos (79.1) y Perú que con 107.7 tiene el mayor registro del continente.

Según los datos del Ministerio panameño de Salud actualizados al 7 de diciembre, de las 3,212 muertes acumuladas desde que comenzó la pandemia en el país el pasado 9 de marzo, 2,390 corresponde a personas de 60 años o más.

El grupo etario de 60 a 79 años acapara 1,559 muertes y el de 80 años o más 831, muy por encima de las cifras del segmento de 40 a 59 años (642), de 20 a 39 años (156) y de 20 o menos años (24).

Las autoridades panameñas han exhortado de forma reiterada a los más jóvenes, que son los más expuestos por ser las personas económica y socialmente activas, a que extremen las medidas de bioseguridad para evitar contagiarse del nuevo coronavirus y contagiar a sus familiares mayores.

Segundo país la mayor de tasa de incidencia en América

El doctor Alfaro destacó además que Panamá está entre los tres primeros países del continente que más pruebas realiza para detectar la covid, «y por ende, detecta más casos».

En términos de la tasa de incidencia, En Panamá «se notificaron 241 casos por cada 100.000 habitantes en la semana del 26 de noviembre al 2 de diciembre, la tasa más alta de la subregión y la segunda más alta en América», dijo Alfaro.

«Panamá, junto con Estados Unidos y Chile, es de los países de América que realiza más pruebas para detección de casos (PCR y antigénicas), mientras que en Centroamérica ocupa el primer lugar en cantidad de pruebas diarias», agregó citando los datos más recientes de la OPS.

Un informe de la OPS sobre Panamá actualizado al 29 de noviembre indicó que el país realiza 210,406 pruebas diagnósticas por millón de habitantes, siendo superada en el continente solo por Chile (274,383 pruebas por millón de habitantes), Canadá (298,038 pruebas por millón de habitantes) y Estados Unidos (553,310 pruebas por millón de habitantes).

En la última semana las autoridades han endurecido las sanciones y las medidas contra la COVID, con la ampliación del toque de queda nocturno y la prohibición de venta de licor en esas horas en las provincias de Panamá, donde está la capital, y la contigua Panamá Oeste -que aglutinan a casi la mitad de la población del país- en un intento por frenar el ritmo de avance de los contagios.

El repunte de la enfermedad ha sido vinculado por las autoridades con la apertura casi plena de la economía a partir del pasado 12 de octubre tras más de seis meses semiparalizada./EFE-

Leave a Comment