Las risas y el tintineo de los vasos, las luces y los colores cálidos que brillan a través de las ventanas empañadas son elementos básicos de la vida invernal para los berlineses, acostumbrados a asistir a los numerosos bares de la ciudad para pasarlas largas y frías noches.

Pero no este año. Con Alemania encerrada desde noviembre mientras lucha por contener una segunda ola del coronavirus, la escena distintiva de la ciudad de bares ​​abiertos a toda hora se ha opacado por primera vez en décadas.

Para un ejército de camareros, acostumbrados a mezclar cocteles, asesorar a algunos clientes y ofrecer tragos a otros, el silencio es inquietante.

“Siempre pensé que la escena del bar era a prueba de crisis, porque la gente siempre quería beber. Pero estaba equivocado“, dijo Max, barman del Big Bad Wolf. “Este año ha demostrado que puedes ser flexible y tienes que serlo”.

Muchos bares y restaurantes pasaron a vender vino caliente para llevar, pero bajo las estrictas reglas de confinamiento que entraron en vigor el miércoles, incluso eso ya no es posible.

La escena de bares de Berlín explotó en los años 90, cuando los jóvenes acudieron en masa a una ciudad recién inaugurada después de décadas de división de la Guerra Fría, atraídos por muchos edificios vacíos que podrían reutilizarse a bajo costo como apartamentos, estudios o sitios para beber.

Este movimiento generó el distintivo escenario de bares con muebles eclécticos, iluminación inconstante y mesas abarrotadas en espacios diseñados un siglo antes para otros propósitos.

“Puedes contar con los dedos de las dos manos las noches en las que el Milk Bar estuvo cerrado desde 1988”, dijo Nevi, su barman. “Ahora, lamentablemente, esas manos están atadas”.

Sin embargo, a pesar de los desafíos, muchos mantienen la esperanza.

“Ha sido un año realmente difícil para nosotros”, dijo Evelyn, camarera del Wiener Blut. “Todavía soy optimista: creo que los bares sobrevivirán a esto, y luego las cosas despegarán nuevamente”. /Rts-Aristegui-

Leave a Comment