El crítico estadounidense Rob Sheffield elaboró un listado en el que incluye historias que involucran desde Bruce Springsteen tocando jazz con Bob Dylan en el cumpleaños de Frank Sinatra, hasta la vinculación de la industria musical con la mafia, además de las pasión por los motores de artistas como Neil Young y Neil Peart de Rush, y el día en que Allen Ginsberg se acercó a Patti Smith pensando que era un hombre atractivo. Revisa cada uno de los textos en este artículo.

Steven Tyler: Does the Noise in My Head Bother You? (2011)

Sexo, drogas y rock and roll, esa es la trinidad a la que el líder de Aerosmith le ha rendido culto por más de cinco décadas. Con su actitud carismática y movimientos elásticos que despiertan a la vista de cualquier espectador, el cantante reconstruye sus vivencias tanto arriba como abajo del escenario, en un relato que describe a un personaje que pareciera ser indestructible. Según detalla él mismo, llegó a gastar 20 millones de dólares en sustancias ilícitas, las cuales en varias ocasiones lo llevaron al borde de la muerte; pero nada es demasiado para Tyler, una encarnación del mito del espectáculo que ha sobrevivido en base a los excesos.

Mötley Crüe

Nikki Sixx: The Heroin Diaries (2007)

Como principal compositor de las canciones de Mötley Crüe y uno de los bajistas más destacados en glam y el rock pesado, Sixx llegó a la cima del mundo como parte de la agrupación de Shout at the Devil (1983), la misma que exhibe el pentagrama invertido como muestra de una identidad rebelde y contestataria. En este libro, el músico narra detalles acerca de su vida y reflexiones sobre su adicción a las drogas.

Alice Bag: Violence Girl (2011)

Alicia Armendáriz, una joven chicana que vivía en el este de Los Ángeles, forma una banda de hardcore llamada The Bags, para así iniciar una lucha por conquistar los escenarios en la escena del punk estadounidense. Con influencias que datan desde las rancheras que escuchaban sus padres inmigrantes hasta la búsqueda del glam rock por cuenta propia, la cantante narra su historia en las canchas de mosh pit.

Billy Idol: Dancing With Myself (2017)

Una autobiografía que parece más cercana a una novela de género dramático, dotada por la adrenalina de un compendio de pastillas y sobredosis de estupefacientes. Desde su infancia en Inglaterra hasta su ascenso a la fama como una de las primeras estrellas de MTV y la composición de clásicos como “White Wedding” y “Cradle of Love”, William M.A. Broad se perfila a sí mismo en su carrera por convertirse en uno de los nombres clave del rock and roll.

Blondie
Blondie

Debbie Harry: Face It (2019)

Desde escenarios históricos en el desarrollo del punk rock neoyorquino —tales como el mítico CBGB— hasta programas de TV multigeneracionales como The Muppet Show: la provocadora vocalista de Blondie conquistó todos los espacios, para más tarde perderlo todo, negarse a renunciar e iniciar una nueva batalla. Este es el registro más completo hasta la fecha sobre la vida de la heroína de Parallel Lines (1978).

Rick James: Glow (2014)

Tocó en una banda hippie con el entonces desconocido Neil Young, se quedó despierto toda la noche cantando con Joni Mitchell, consumió ácido con Jim Morrison, peleó con Prince en el Studio 54 y estuvo recluido en la prisión de Folsom por delitos asociados al consumo de drogas: el hombre de “Super Freak” relata en detalle cada una de sus aventuras como ícono del funk punk.

Foto por Richard Young/Shutterstock

Elton John: Me (2019)

Un niño tímido y de manos grandes, llamado Reginald Dwight, iniciaba sus estudios en el piano docto, para después escoger un seudónimo y convertirse en una de las estrellas de rock más virtuosas y originales del siglo XX. Si en la cinta Rocketman (2019) de Dexter Fletcher se ofrece un acercamiento a su carrera a través de imágenes oníricas y simulaciones de conciertos , en este libro, el mismo británico se expresa íntimamente de la manera más directa, dejando entrever que su visión va mucho más allá de las fantasías que construye en los escenarios.

Gucci Mane: The Autobiography of Gucci Mane (2017)

La historia del pionero del trap —originario de Atlanta— se ha visto marcada por diversas problemáticas, tales como un ambiente vulnerable, un pasado criminal, una reclusión en la cárcel y una lucha constante contra los placeres del alcohol. Cada uno de esos factores lo ha influenciado en una trayectoria musical que inició en 2005 y que ya acumula 14 álbumes de estudio y más de 70 mixtapes.

Dean Wareham: Black Postcards (2008)

El guitarrista de Luna y Galaxie 500 comparte sus vivencias sobre cómo es ser el líder de un grupo que se encuentra en el limbo constante para alcanzar la fama. Desde relatos en aeropuertos y moteles hasta la incertidumbre que traen las relaciones rotas y la búsqueda de drogas. A pesar de que nunca alcanzó el éxito comercial masivo, sí ganó un puñado de experiencias y canciones sinceras.

Bobbie Brown: Dirty Rocker Boys (2013)

Conocida por figurar en los videos de “Cherry Pie” de Warrant y “Once Bitten, Twice Shy” de Great White, Bobbie Brown destaca como una de las groupies más alocadas en el mundo del espectáculo, quien tuvo relaciones con nombres como Tommy Lee (Mötley Crüe), Jani Lane (Warrant), el actor Leonardo DiCaprio y Dave Navarro (Jane’s Addiction), entre una extensa lista de rockstars que abrieron su intimidad con ella.

Peter Hook: Substance, Inside New Order (2016)

Tras publicar los libros The Haçienda How Not to Run a Club (Simon & Schuster UK, 2009) y Unknown Pleasures: Inside joy Division (It Books, 2013), el británico profundizó en los orígenes de tres chicos de Manchester que quedaron conmocionados con la muerte de Ian Curtis, pero que de todas formas, quisieron continuar sin él, incursionando en los sonidos electrónicos de los clubes de Nueva York.

FILE PHOTO - Rush drummer Neil Peart performs during a sold-out show at the MGM Grand Garden Arena in Las Vegas
Neil Peart

Neil Peart: Ghost Rider (2002)

Amante de las motocicletas, compositor de canciones emblemáticas y, para muchos, el mejor baterista del mundo. En el verano de 1997, la hija adolescente de Peart murió en un accidente automovilístico, mientras que su esposa falleció de cáncer solo unos meses después. Fue ahí cuando el músico de Rush inició una travesía sobre dos ruedas, en la que recorrió desde Québec a Yukón, para después viajar a México y Belice; esa misma pasión por los motores lo llevó a recorrer Brasil y Chile en 2010. Esta autobiografía muestra al fallecido percusionista en su faceta más íntima.

Tegan and Sara: High School (2019)

Las gemelas canadienses abordan los capítulos más importantes de sus vidas, desde los problemas asociados a su adolescencia hasta la influencia de bandas como Nirvana y el proceso de descubrimiento de su identidad sexual.

Donald Fagen: Eminent Hipsters (2013)

Mientras crecía en los suburbios de Nueva Jersey en los años 50, el músico soñaba con ser como Miles Davis o Charles Mingus, pero el tiempo lo llevó a formar una banda de jazz rock como Steely Dan, con la que pasó gran parte de la los 60 en un autobús de gira, tocando para una masa de seguidores que le despertaban sentimientos encontrados.

Joe Boyd: White Bicycles (2006)

El productor estadounidense trabajó con artistas tan emblemáticos como Sister Rosetha Tharpe, Muddy Waters, Pink Floyd, Fairport Convention y Nick Drake, entre muchos otros, mientras que también fue el responsable del sonido de Bob Dylan en el Newport Festival de 1965, instancia en la que se presentó junto a su banda con instrumentos eléctricos y recibió abucheos por parte del público. Más que centrarse en un relato sobre su vida personal, el libro expone las experiencias de Boyd en el mundo de la música.

John Lydon

John Lydon: Rotten: No Irish, No Blacks, No Dogs (1993)

Conocido por su odio a la religión, las monarquías, los hippies, los ricos, los racistas y el sistema político, el vocalista de los Sex Pistols se posicionó como uno de los frontman más contestatarios y rebeldes en la historia del punk rock. Desde su juventud entre la miseria de los inmigrantes irlandeses en Londres hasta su paso por la boutique de Vivienne Westwood y Malcolm McLaren, además de las revueltas anti sistémicas de los chicos de Never Mind the Bollocks, Here’s the Sex Pistols (1977): Rotten se ha posicionado como un ícono revolucionario tan underground como masivo en la cultura popular.

Gregg Allman: My Cross to Bear (2012)

En 1969, el guitarrista se unió con su hermano Duane Allman para formar uno de los grupos más emblemáticos del rock sureño: The Allman Brothers Band. Con un estilo marcado por la estética country y el sonido del slide contra las cuerdas, consiguieron sencillos tan destacados como “Ramblin’ Man” y “Midnight Rider”, pero junto con ello, también vino el consumo excesivo de drogas y alcohol. Acá, el músico narra aspectos tanto de su vida personal como de su carrera artística, incluyendo detalles de su relación con Cher.

Boy George: Take It Like a Man (1995)

Antes de convertirse en un ídolo pop como miembro de Culture Club, el cantante trabajaba en la zona de guardarropía de un club de Londres, en donde atendía a los clientes con su rostro bañado en maquillaje, para luego vaciar los bolsillos de sus chaquetas. A pesar de que provenía de una familia católica irlandesa y de clase trabajadora, George logró romper con todos los moldes que le tenía preparado el destino.

Marilyn-Manson
Marilyn Manson

Marilyn Manson: The Long Hard Road Out of Hell (1998)

Poco antes de publicar su tercer álbum de estudio, titulado Mechanical Animals (2008), el artista de “Cake and Sodomy” quiso publicar un libro acerca de cómo se convirtió en uno de los nombres más comentados en el mundo del espectáculo durante la década de los 90. Nacido como Brian Warner, creció como un joven tímido y poco conocido en la escuela, para después experimentar una catarsis de sonidos violentos y letras retorcidas, de las que sus oyentes difícilmente se podrán olvidar.

Luke Haines: Bad Vibes, Britpop and My Role in Its Downfall (2009)

En medio de la batalla mediática entre Blur y Oasis y el desarrollo de la identidad Cool Britannia, un compositor desconocido grababa su música en un departamento, con un piano desgastado y varias cajas de cartón a su alrededor. A pesar de que nunca llegó a consolidar su nombre comercialmente como otros de sus contemporáneos, sí compuso obras de culto para los seguidores más avezados del indie y el brit pop, tales como New Wave (1993), Now I’m a Cowboy (1994) con The Auteurs y England Made Me (1998) con Black Box Recorder.

brian-wilson-pet-sounds
Brian Wilson

Brian Wilson: I Am Brian Wilson (2016)

Tres hermanos se unieron a su primo y a un amigo para protagonizar el sonido de las playas californianas a inicios de los sesenta, en medio de fiestas en donde las drogas y el alcohol abundaban tanto como las tablas de surf que dejaban sobre la arena. En su autobiografía, el compositor ahonda en los detalles de su experiencia con The Beach Boys, la misma que los llevó a inmortalizarse en obras tan célebres como Pet Sounds (1966).

Robbie Robertson: Testimony (2016)

Viajó con Bob Dylan en su gira con instrumentos eléctricos de 1965 y 1966, acompañó a Brian Jones de The Rolling Stones al concierto de un joven guitarrista llamado Jimmy James —quien más tarde se convertiría en Jimi Hendrix— ,vio a Bo Diddley en una presentación privada en su habitación de hotel y recibió consejos de Buddy Holly cuando tenía 14 años. Robertson ha sido protagonista y personaje secundario en numerosos momentos emblemáticos en la historia de la música, los cuales tampoco acabaron cuando la formación original de The Band se despidió de los escenarios con The Last Waltz, un espectáculo filmado por Martin Scorsese que contó con invitados como Muddy Watters, Eric Clapton, Neil Young, Van Morrison, Joni Mitchell y el mismísimo Dylan.

Lemmy: White Line Fever (2002)

Si en Hawkwind se consolidó con los sonidos galácticos y experimentales del space rock, en Motörhead plasmó su faceta más agresiva, con una maquinaria de ritmos densos y acelerados que influenciaron a la mayoría de las bandas de rock en la posteridad. Con su clásico sombrero negro que recuerda a la estética western y los incontables de litros de Jack Daniels que pasaron por su garganta, Kilmister relata sus vivencias para reafirmar que su identidad no es tan lejana al personaje irreverente que plasmó en los escenarios.

Neil Young

Neil Young: Special Deluxe (2014)

A diferencia de la autobiografía que tituló Waging Heavy Peace: A Hippie Dream (Blue Rider Press, 2012), el músico de On the Beach (2014) narra sus vivencias mediante una de sus pasiones más intensas, es decir, los autos. A través de vehículos como un Packard Woody de 1948, un Jeepster Willys de 1951, un Corvette de 1957 y un Buick Roadmaster Hearse de 1948, relata historias que involucran tanto a sus amigos como a su familia, además de un compendio de guitarras, agrupaciones musicales y drogas. Cada capítulo del texto se presenta como una oda a un motor distinto.

Henry Rollins: Get in the Van, On the Road With Black Flag (1994)

Un grupo de antisociales que se odian entre sí viajan por las carreteras estadounidenses apretados en una furgoneta, con la intención de desatar un caos en cada uno de los recintos en los que tocan sus canciones. Esta crónica del vocalista de Black Flag —quien más tarde presentó su carrera solista en Rollins Band— involucra desde enfrentamientos con la policía hasta la rebeldía punk más extrema.

Kim Gordon: Girl in a Band (2015)

Luego de ver el desarrollo de la escena hippie californiana, se trasladó a Nueva York para conocer a Thurston Moore y fundar Sonic Youth. Con el tiempo, fue testigo de los colapsos de su banda y de su matrimonio, pero lo más llamativo de esta crónica es que captura la emoción de una joven que —movilizada por su energía creativa— se involucra en una serie de aventuras en la Gran Manzana, tales como la producción de Pretty on the Inside (1991) de Hole.

Jay Z In Concert - St Paul, Minnesota
Jay-Z

Jay-Z: Decoded (2010)

Shawn Carter explora la historia y la narrativa del hip-hop presentándose a sí mismo como un ejemplo, quien pasa de ser un fanático de la música involucrado en actividades delectivas a posicionarse como uno de los nombres clave en la industria del género.

Tommy James: Me, the Mob and the Music (2010)

El líder de The Shondells cuenta que sencillos como “Crimson & Clover”, “Mony Mony” y “Hanky Panky”, llegaron a las estaciones de radio porque tenía amigos en la mafia; a partir de aquella premisa, relata una crónica sobre cómo la industria de la música está ligada a las organizaciones criminales.

David Lee Roth: Crazy From the Heat (1998)

“No soy muy bueno con los pasos de bebé. Mi especialidad es patear culos. ¿Suena poco razonable? Puede ser, pero te garantizo que no encontrarás a ningún hombre razonable en la cima de las grandes montañas”, escribe quien fue el vocalista principal de Van Halen, en una autobiografía en la que describe desde detalles sobre su infancia hasta la vorágine asociada con ser una estrella de rock.

Kristin Hersh: Rat Girl (2010)

Dejó la casa de sus padres hippies cuando tenía 15 años, para después inscribirse en la universidad y fundar Throwing Muses, banda con la que fue parte del auge de la escena indie rock estadounidense en la década del 80. En medio de un ambiente de incertidumbre emocional, fue diagnosticada con trastorno bipolar y empezó a ingerir medicamentos, pero junto con ello, también quedó embarazada, mientras corrían los rumores de un posible contrato con un sello discográfico; aun así, nada detuvo su intención por cumplir cada uno de sus objetivos.

morrissey
Morrissey

Morrissey: Autobiography (2013)

Desde quejas sobre sus álbumes y prácticamente todo lo que lo rodea —incluídos los miembros de The Smiths— hasta un desayuno confesionario con David Bowie: el británico de “Suedehead” aborda sus experiencias musicales e íntimas con el tono burlesco e irreverente que lo ha caracterizado en el transcurso de los años.

Richard Hell: I Dreamed I Was a Very Clean Tramp (2013)

A los 17 años, Richard Meyers abandonaba el estado de Kentucky con el objetivo de vivir como poeta en Nueva York, pero el tiempo lo convirtió en una figura del proto-punk al mando de un grupo como Television, el cual fue parte de la escena que invadió locales como el mítico CBGB. “Ser una estrella pop, una persona de frente, requiere una certeza indestructible de la propia irresistibilidad. Esa es la parte del monstruo”, detalla en sus memorias.

Chuck Berry: The Autobiography (1987)

En medio de un ambiente dominado por el racismo hacia los afroamericanos, el hombre de “Johnny B. Goode’’ inventó unas de las creaciones más populares del siglo XX que se mantiene hasta la actualidad: el rock and roll. Acá detalló las problemáticas que enfrentó en aquel proceso y cómo el haber estado en la cárcel —donde escribió “Promised Land”— intensificó la perspectiva que ya tenía sobre el sistema que lo rodeaba.

David Bowie

David Bowie: Moonage Daydream: The Life and Times of Ziggy Stardust (2002)

Cuando el británico publicó The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars (1972) no solo presentó uno de los álbumes más aclamados del pop contemporáneo, sino que también sentó las bases de un universo ficcional que protagonizó con un alter ego de sí mismo, un personaje cósmico que se caracterizó por sus atuendos extravagantes, su maquillaje colorido y su cabello encendido en tonalidades rojizas. El fotógrafo Mick Rock documentó los años en que Bowie se vistió con la piel de su creación en un compendio de más de 650 imágenes, las cuales vienen acompañadas de historias que el autor de “Moonage Daydream” escribió detrás de los escenarios. Entre estas, se encuentran desde conversaciones con Elton John hasta fiestas desenfrenadas con Mick Jagger de The Rolling Stones.

Rod Stewart: Rod (2012)

Proveniente de una familia de clase trabajadora, inició su carrera en estaciones de metro y pequeños clubes de Londres, hasta que un día fue descubierto por John Baldry, para luego ganar popularidad en bandas como Hoochie Coochie Men, Steampacket, Jeff Beck Group y la aclamada Faces. Después de vivir una serie de experiencias asociadas a los excesos y la autodestrucción, quiso centrarse en su carrera solista, la cual dio a luz a álbumes tan emblemáticos como Every Picture Tells a Story (1971) y Tonight I’m Yours (1981).

Anthony Kiedis

Anthony Kiedis: Scar Tissue (2004)

A los 11 años, se trasladó a Los Ángeles para vivir con su padre, un proveedor de drogas para la élite de Hollywood. Ahí se adentró en la escena musical de California y fundó una banda con tres compañeros de colegio, para más tarde saltar al estrellato con los Red Hot Chilli Peppers e intensificar su adicción a las sustancias que consumía desde la adolescencia. En este libro, el vocalista detalla tanto su infancia como su carrera artística y su vida amorosa, además de un encuentro que tuvo con el Dalai Lama.

Ronnie Spector: Be My Baby: How I Survived Mascara, Miniskirts, and Madness (1989)

La vocalista principal de The Ronettes narra desde sus primeras actuaciones en New York hasta la tormentosa relación matrimonial que tuvo con el productor Phil Spector, quien la mantuvo encerrada y protagonizó incontables episodios de maltrato antes de ser condenado por el asesinato de la actriz Lana Clarkson.

John Taylor: In the Pleasure Groove (2012)

Durante su adolescencia, él y su amigo de toda la vida, Nick Rhodes, solían experimentar en su gusto por la moda al vestir ropa dirigida al mercado femenino. Con el tiempo, ambos formaron un grupo con el que retomaron esa estética para llevarla a los grandes escenarios, a través de una banda de éxitos llamada Duran Duran.

Paul McCartney

Paul McCartney: Many Years From Now (1997)

En su biografía autorizada, el bajista de The Beatles se sumerge en su trayectoria artística y expone las inspiraciones creativas que lo llevaron a escribir algunas de sus canciones, tales como “Can’t Buy Me Love”, la cual fue grabada después de una orgía de nueve días con numerosas prostitutas de Miami. Junto con ello, también discute la autoría de los temas según la participación que tanto él como John Lennon tuvieron en los procesos de composición.

Nile Rodgers: Le Freak (2011)

El fundador de Chic compuso títulos como “We Are Family” de Sister Sledge y “I’m Coming Out” de Diana Ross, mientras que también estuvo a cargo de la producción de sencillos como “Let’s Dance” de David Bowie” y “Like a Virgin” de Madonna. Acá recuerda desde la revolución de la música disco en la década del 70 hasta cómo fueron las grabaciones de sus trabajos más conocidos.

Carrie Brownstein: Hunger Makes Me a Modern Girl (2015)

Antes de convertirse en una de las guitarristas de Sleater-Kinney y en uno de los íconos del movimiento punk rock feminista —conocido como Riot Grrl— Brownstein era una joven que crecía en un ambiente familiar turbulento, en el que su padre era un hombre inexpresivo y su madre sufría problemas de anorexia. Aquello la llevó a emprender una búsqueda de identidad propia, en el seno de una comunidad que se convirtió en un hogar cálido y, a veces, al borde de las llamas.

The RZA: The Tao of Wu (2009)

La primera entrega bibliográfica del productor estadounidense fue The Wu-Tang Manual (Riverhead Books, 2004), una obra en la que cuenta la historia de los miembros de Wu-Tang Clan y explica los significados mitológicos que estos le dan a sus canciones. Este libro profundiza en aquellas bases y entrega sus reflexiones respecto a la relación entre el hip-hop y la espiritualidad, a través de interpretaciones sobre la filosofía budista, los juegos de ajedrez, las matemáticas, las artes marciales y las novelas gráficas.

Slash: Slash (2007)

Desde su adolescencia en Los Angeles, el británico Saul Hudson era conocido por ser corredor de bicicross, pero su destino cambió radicalmente cuando encontró una guitarra desgastada en el armario de su abuela. A partir de ahí, inició el trayecto de uno de los guitarristas más destacados en la historia del rock and roll, quien alcanzó la cima como miembro de Guns N’ Roses, mientras al mismo tiempo, mantenía los hábitos autodestructivos que descubrió en su adolescencia. En su autobiografía, el hombre de Appetite for Destruction (1987) detalla los actos descontrolados que protagonizó con la fama —los cuales, incluso lo llevaron al borde de la muerte— y los motivos que llevaron al desmoronamiento de su proyecto más exitoso.

Beastie Boys

Michael Diamond y Adam Horovitz: Beastie Boys Book (2018)

Tras la muerte de Adam Yauch por un cáncer a los 47 años, los dos sobrevivientes de la banda de Ill Communication (1994) publicaron un libro que bordea las 600 páginas, en el que narran detalladamente la historia y los sucesos inéditos que vivieron como integrantes del grupo alternativo, tales como una fiesta de cumpleaños de Dolly Parton y un desfile de Halloween en compañía de Lee “Scratch” Perry.

Viv Albertine: Clothes Clothes Clothes Music Music Music Boys Boys Boys (2014)

Inspirada en artistas como Patti Smith, Yoko Ono y John Lennon, la británica inició una carrera musical a finales de los 70, para así consolidarse en la historia del punk rock como la guitarrista de The Slits. “Cualquiera que escriba una autobiografía es un imbécil o está quebrado, yo soy un poco de ambos”, anticipa en su libro, en el cual detalla sus inicios en una banda de Sid Vicious y su relación con Mick Jones de The Clash, además de episodios tan intensos como la maternidad, el cáncer y el divorcio.

Keith Richards: Life (2010)

El músico aborda sus inicios en la guitarra acústica con su abuelo, su crecimiento en Inglaterra y su obsesión por ídolos como Chuck Berry y Muddy Waters, para después convertirse en el mítico guitarrista de The Rolling Stones. Junto con ello, recuerda en tono humorístico algunos de los problemas que tuvo con la policía y sus adicciones, mientras que también profundiza en la muerte de Brian Jones, sus relaciones amorosas, y el alejamiento y posterior reconciliación que tuvo con Mick Jagger.

Questlove: Mo Meta Blues (2013)

El baterista de The Roots narra su infancia en el seno de una familia de músicos de Philadelphia y cuenta cómo la radio influyó en los géneros musicales que lo marcaron de por vida, “era nuestro equivalente al viejo drama radiofónico de La guerra de los mundos”, relata, además de contar sobre sus encuentros con artistas como Prince, Kiss y Erykah Badu.

Bruce Springsteen: Born to Run (2016)

Desde las sesiones de espiritismo de su padre alcohólico hasta el día en que asistió al cumpleaños 80 de Frank Sinatra y terminó interpretando estándares de jazz con Bob Dylan, Steve Lawrence y Eydie Gorme; el líder de la E Street Band se sumerge en los episodios más desconocidos de su vida personal y su carrera artística.

Patti Smith

Patti Smith: Just Kids (2010)

La autora de Horses (1975) escribe sobre la búsqueda que ella y el fotógrafo Robert Mapplethorpe emprendieron en la bohemia de Nueva York a finales de la década del 60, travesía en la que compartieron con variados artistas influyentes de la época. Uno de ellos fue Allen Ginsberg, poeta de la Generación Beat que se acercó a la compositora para regalarle un sandwich pensando que era un hombre atractivo, pero que al percatarse de que en realidad era una mujer, prosiguió a hablarle sobre las obras de Jack Kerouac.

Bob Dylan: Chronicles, Volume One (2004)

El ganador del Premio Nobel de Literatura explora distintos fragmentos de su vida en una serie de capítulos que incluye tantos saltos en el tiempo como situaciones inesperadas para la lectoría. Aborda detalles sobre su infancia en Minnesota, la primera vez que escuchó a Robert Johnson, su traslado a Nueva York, la grabación de su debut homónimo en 1962 y el desarrollo de algunos de sus álbumes más desconocidos, tales como New Morning (1970) y Oh Mercy (1989). Asimismo, reniega la etiqueta que lo exhibe como la voz de una generación: “Yo era más un vaquero que un flautista de Hamelín”./Tomada de LaTercera-

Leave a Comment