Cristián de la Fuente es protagonista y coproductor de You Are my Home, película de Netflix que aborda la separación de familias en la frontera México-Estados Unidos.

En esta cinta, que se filmó en su totalidad en el Valle del Río Grande (al sur de Texas) se cuenta la historia de Alex, (Eva Ariel Binder) una niña separada de su mamá por agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos, y Sloane (Alyssa Milano), una trabajadora social que casualmente perdió a su propia familia varios años antes.

Cristián de la Fuente nos dijo en entrevista que el rodaje de You Are my Home fue complicado, sobre todo por el tema que aborda la película.

“Mucha de la gente que la ha visto termina emocionándose porque siempre la separación de los niños con los padres es algo que pega fuerte.

“Filmamos la película en McAllen, lugares muy cerca de la frontera, donde ocurren hechos como estos; conocimos personas que han sufrido una separación. Fuimos a ver campamentos donde hay niños solos, separados de sus padres, viendo cuál va a ser el estatus migratorio que van a tener y cuál va a ser la solución. Entonces en ese sentido es una película bastante dura emocionalmente de hacer, pero que valió la pena porque creo que el mensaje que transmitimos al final es el que queríamos contar”.

Cristián, a quien veremos el año que entra en la segunda temporada de la serie El juego de las llaves , habló de su propia condición migratoria: llegó a Estados Unidos de Chile en 1998 y poco a poco fue trabajando hasta convertirse en ciudadano estadounidense.

Alfonso Manzano
Cristián de la Fuente. (Alfonso Manzano/Clasos.com.)

“Estuve varios años con visa de trabajo y después, me postulé para una green card. Entonces ya era legal y tenía la residencia y finalmente, después de unos años, cuando mi hija nació y vimos que íbamos a pasar un tiempo mayor en Estados Unidos, decidimos todos ser ciudadanos estadounidenses.

“Es un proceso largo, costoso, hay que tener abogado, y teníamos trabajo para hacerlo, pero hay muchas personas que no tienen el dinero ni los medios. Doy gracias que tuve la posibilidad para hacerlo, pero hay gente que cruza para tener una mejor calidad de vida, muchas veces escapando de una realidad muy dura, con ganas de trabajar y salir adelante. Tienen un hijo en Estados Unidos y después los separan. No estoy de acuerdo con la migración ilegal, pero tampoco la idea es romper familias que deben permanecer unidas”, finalizó. /Quién-

Leave a Comment