El cambio climático y el aumento de las temperaturas contribuyen a que Australia sufra, cada vez, incendios más graves, el país experimenta fuertes anomalías en la circulación atmosférica a gran escala, convirtiéndose en una nación especialmente vulnerable, cuyos efectos hoy en día son más visibles.

Según lo relatado por la Oficina de Meteorología de Australia, en el periodo comprendido entre los meses de enero a octubre del año 2019, los australianos vivieron los días más cálidos registrados en el país desde hace 110 años, lo que aumentó la temporada de incendios.

Aunque en este país los incendios forestales son comunes, los producidos desde septiembre del 2019, no han hecho sino incrementarse. Científicos han explicado que hasta ahora los incendios han quemado más de seis millones de hectáreas.

Las llamas en Australia no han cesado, más de 140 incendios siguen activos en el estado australiano más afectado, Nueva Gales del sur. En este sentido, aunque la lluvia ha aliviado el trabajo de los bomberos, no ha sido suficiente como para extinguir incendios y se espera que se recrudezcan esta semana.

El Servicio de Bomberos Rurales (RFS, por sus siglas en inglés) de Nueva Gales del Sur ha detallado que al menos 1.588 viviendas han sido destruidas y 653 se han visto dañadas en todo el estado desde que el fuego comenzó a arrasar el sur y sureste del país desde septiembre. Mientras, en Victoria, casi 450 edificios han sido destruidos.

Los incendios han provocado hasta la fecha 24 víctimas mortales, cuatro bomberos heridos y, al menos cuatro personas desaparecidas.

Australia es un país rico en animales autóctonos, los koalas y canguros son sus más conocidos y los que más han sufrido. Se estima que hasta la fecha más de 500 millones han sido afectados por las llamas, así lo aseveró Chris Dickman, experto en biodiversidad australiana de la Universidad de Sídney.

Indica que los canguros, emus y aves tienen más probabilidades de escapar del fuego, mientras que los koalas y reptiles lo tienen más difícil. Estima que por lo menos 8.000 koalas han fallecido, y que muchos de los animales que han sobrevivido, podrían posteriormente morir debido a la falta de refugio y alimento.

El cambio climático constituye la mayor amenaza medioambiental a la que se enfrenta la humanidad, sus consecuencias son desbastadoras si no reducimos drásticamente la dependencia de los combustibles fósiles y las emisiones de gases de efecto invernadero. De hecho, los impactos del cambio climático ya son perceptibles y quedan puestos en evidencia por datos como:

  • La temperatura media mundial aumentó en 1,1°C desde la época preindustrial
  • El período 2015-2019, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM), fue el quinquenio más cálido jamás registrado
  • La tasa de subida del nivel del mar ascendió a 5 mm al año en el quinquenio 2014 -2019

Hoy en día, también estamos viendo los impactos económicos y sociales, que son cada vez más graves, como:

  • Daños en las cosechas y en la producción alimentaria
  • Las sequías
  • Los riesgos en la salud
  • Los fenómenos meteorológicos extremos, como tormentas y huracanes
  • Mega incendios

El cambio climático es un problema global que alcanza una perspectiva ambiental, política, económica y social en la que las peores previsiones también implican enormes pérdidas económicas. Y es que cuanto más tardemos en actuar, mucho más elevadas serán las inversiones para la adaptación al aumento de la temperatura.

Leave a Comment