El jefe de epidemiología del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager), Mario Mejía, advirtió este martes que Honduras atraviesa momentos difíciles por el embate del COVID-19, un virus que se mueve rápidamente mientras la población se relaja y descuida las medidas de bioseguridad.

El galeno señaló que la población no ha logrado cumplir con las medidas de bioseguridad y desde que se liberó la movilización, los casos volvieron a aumentarse.

“Hoy estamos observando la movilidad sin restricciones y sin guardar las medidas de bioseguridad y la transmisión se está volviendo más rápida en comparación con el inicio de la pandemia”, recalcó.

Agregó que a los contagios también se suman otros percances como lo sucedido en el Laboratorio Nacional de Virología que se encuentra en proceso de desinfección.

El profesional de la medicina indicó que no solo los hondureños, sino que todos los latinoamericanos, están más pendientes de las celebraciones de fin de año que en salvaguardar sus vidas.

Advirtió que en cualquier momento puede llegar al país la mutación del coronavirus, por lo que la población no debe bajar la guardia.

“Solo le pido a la población que se cuide, que cumpla con las medidas de bioseguridad, que use la mascarilla, de lo contrario Honduras se volverá a restringir la circulación y en un país con tanta necesidad no se puede estar con esta medida que le hace daño a la economía del país”, arguyó.

Mejía reiteró que la población debe ser consciente sobre el riesgo que representa el coronavirus ya que la vacuna estará disponible en el país hasta el segundo semestre de 2021.

Recordó que las primeras vacunas llegarán en el segundo trimestre del año y en esa primera fase serán el personal de salud que atiende la pandemia en primera línea, los primeros en vacunarse para poder atender a la población.

“El virus llegó al país para quedarse, este virus no se va ir mañana, ni con la vacuna, seguirá entre la población”, advirtió./ProcesoDigital-

Leave a Comment