El 2020 empezó con un alza en el número de suicidios. En los primeros siete días ya se contabilizan 14 suicidios, la cifra, según especialistas, es alarmante, por lo que se debe priorizar en la salud mental de los hondureños.

Según cifras del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (OV-UNAH), durante el año 2019, más de 300 personas se suicidaron a nivel nacional, de las cuales la mitad de las víctimas se quitaron la vida por asfixia.

Los departamentos de Francisco Morazán, Cortés y Comayagua son los que más concentran los índices de suicidio. Asimismo, el género masculino, sobresale entre los suicidas con edades entre 18 y 59 años. La situación ha sido calificada como una epidemia, cuyos tentáculos están atrapando también a niños y adolescentes, entre 10 y 16 años de edad, reflejado en el informe análisis del OV-UNAH.

Según lo expresado por el Psicólogo Warren Ochoa, más allá de las cifras, es importante precisar algunas dimensiones psicosociales del suicidio. La manera en que el suicidio afecta a los distintos grupos de la sociedad (niños, jóvenes y adultos mayores); las motivaciones que conducen al suicidio, que tienen un fuerte contenido sociopolítico (deudas, falta de trabajo, problemas amorosos, violencia, abusos sexuales, desintegración familiar, migración, entre otros) y los métodos utilizados para consumar el acto suicida (ahorcamiento, consumo de tóxicos y armas de fuego), reflejan la trama del suicidio, característico de las sociedades individualizadas y fragmentadas.

El suicidio es definido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el acto deliberado de quitarse la vida. Éste debe abordarse de una manera intersectorial, tomando en consideración los sectores: salud, educación, trabajo, agricultura, comercio, justicia, derecho, defensa, política y medios de comunicación. 

A nivel mundial, cerca de 800,000 personas mueren a causa del suicidio, y muchas más intentan hacerlo. Cada suicidio es una tragedia que tiene efectos negativos sobre su entorno. La tasa mundial de suicidio es de 11.4 por cada 100mil habitantes, siendo éstas más elevadas en la población mayor de 70 años.

“Los gobiernos deben aumentar el acceso a la atención de la salud, promover la salud mental, reducir el consumo nocivo de alcohol, iniciar campañas de información responsable en los medios de comunicación, trabajar en mecanismos de concientización, formación, labor de prevención, en relación al trastorno depresivo mayor, causa principal de los suicidios” exhortó Ochoa.

La OPS/OMS reconoce que el abordaje del suicidio debe ser visto con un enfoque integral, es por esto que se lanzó el plan de acción sobre salud mental 2013-2020, en donde los estados miembros de la OMS se comprometieron a trabajar para alcanzar la meta mundial de reducir las tasas nacionales de suicidios en un 10% para el 2020; y el programa de acción para superar la brecha en salud mental, el cual aborda los trastornos mentales prioritarios en la región, incluido el suicidio.

A manera de prevención el Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH), por sus siglas en inglés) ha hecho esta lista de los comportamientos que pueden ser señales de aviso de que alguien está contemplando suicidarse, https://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/senales-de-advertencia-sobre-el-suicidio/index.shtml entre ellos:

  • Hablar de querer morir o querer quitarse la vida.
  • Hablar de sentirse vacío, desesperado o no tener una razón para vivir.
  • Hablar de tener un sentimiento grande de culpa o vergüenza.
  • Hablar de sentirse atrapado o de que no hay una solución a su problema.
  • Sentir un dolor insoportable sea físico o emocional.
  • Hablar de ser una carga para los demás.
  • Consumir alcohol o drogas con más frecuencia.
  • Hablar o pensar sobre la muerte a menudo.

Si alguna vez siente el deseo de suicidarse, o si alguna vez siente que todo está perdido, que no hay cabida en el mundo, busque ayuda, “El Teléfono de laEsperanzaHonduras”.https://www.facebook.com/telefonodelaesperanzahn/ o llame gratis a la línea 150, donde obtendrá orientación telefónica y atención psicológica anónima, gratuita y especializada.

Leave a Comment