Considerado el país origen del coronavirus, China informó sobre un nuevo récord de contagios confirmados en las últimas 24 horas. Se trata de un total de 63 infecciones, una cifra que no era registrada en el país asiático desde el pasado mes de julio, mientras las autoridades intentan contener un brote de coronavirus aparecido en la región limítrofe con Pekín.

China, donde la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha erradicado en gran medida la epidemia desde la primavera (boreal) gracias a estrictos controles de los desplazamientos, al uso generalizado de la mascarilla, a medidas de confinamiento y a aplicaciones de rastreo para teléfono móvil. Sin embargo, de acuerdo con AFP, los últimos días el saldo oficial de contagios ha subido, aunque sigue siendo muy inferior a los registrados en el extranjero. 

La mayoría de los nuevos casos se registraron en Shijiazhuang, capital de la provincia de Hebei, que rodea a Pekín (51 contagios a los que se suman 69 casos asintomáticos). Se han cerrado todos los colegios en el municipio, cuyo vasto territorio cuenta con 11 millones de habitantes. Las principales carreteras que conducen a Shijiazhuang, situada a unos 300 km al sur de la capital, fueron cerradas y los autobuses interurbanos no funcionan para evitar que el virus se propague fuera de la ciudad.

Por razones sanitarias, la principal estación de Shijiazhuang fue cerrada y ya no se permite la entrada de viajeros, según la televisión pública CCTV. La cadena había mostrado antes imágenes de personal médico con ropa de protección en una de las estaciones de tren de Shijiazhuang, junto a los viajeros.

“Me hice un test [de detección] ayer por la noche, pero aún no tengo los resultados. Sin él no puedo salir de la ciudad”, explicó una joven entrevistada por CCTV. Según cifras oficiales, China ha registrado 4.634 muertes y más de 87.000 contagios, la inmensa mayoría de ellos en Wuhan (centro), desde el comienzo de la epidemia./AFP-IntraNews-

Leave a Comment