Un importante ensayo clínico mostró que un fármaco antiinflamatorio llamado colchicina es eficaz para tratar el COVID-19 y reduce el riesgo de complicaciones de la enfermedad, de acuerdo a lo informado por científicos canadienses.

Los resultados de la investigación fueron presentados como un “gran descubrimiento científico” y hacen que la colchicina, un medicamento utilizado para tratar la gota, sea “el primer fármaco oral del mundo que podría usarse para tratar a pacientes no hospitalizados con COVID-19”, anunciaron desde el Montreal Heart Institute (MHI) en un comunicado el viernes por la noche.

Los resultados del estudio muestran que la colchicina redujo en un 21 por ciento el riesgo de muerte u hospitalizaciones en pacientes con COVID-19 en comparación con el placebo.

La colchicina se usa para prevenir los ataques de gota, es decir el dolor repentino e intenso en una o más articulaciones, causado por niveles anormalmente altos de una sustancia llamada ácido úrico en la sangre (Shutterstock)La colchicina se usa para prevenir los ataques de gota, es decir el dolor repentino e intenso en una o más articulaciones, causado por niveles anormalmente altos de una sustancia llamada ácido úrico en la sangre (Shutterstock)

El ensayo se realizó en Canadá, Estados Unidos, Europa y Sudamérica a una población de 4.488 pacientes.

La investigación concluyó que en 4.159 de estos pacientes, en los que se comprobó el diagnóstico de COVID-19 mediante una prueba de PCR nasofaríngea, el uso de colchicina redujo las hospitalizaciones en un 25 por ciento. La necesidad de ventilación mecánica se redujo en un 50 por ciento y las muertes en un 44 por ciento.

La colchicina es eficaz para prevenir síndromes inflamatorios peligrosos llamados “tormentas de citocinas” y reducir las complicaciones asociadas con el COVID-19, explicó Jean-Claude Tardif, director del Centro de Investigación MHI e investigador principal de este estudio.

La acción antiinflamatoria de la colchicinaLa acción antiinflamatoria de la colchicina

“Nos complace ofrecer el primer medicamento oral en el mundo cuyo uso podría tener un impacto significativo en la salud pública y prevenir potencialmente las complicaciones de COVID-19 para millones de pacientes”, manifestó Tardif.

El estudio se realizó entre pacientes con COVID-19 que no estaban hospitalizados en el momento de su inscripción en el ensayo. También contaban con al menos un factor de riesgo de complicaciones ante el virus.

“Este es el estudio más grande del mundo que prueba un medicamento administrado por vía oral en pacientes no hospitalizados con COVID-19”, dijo el instituto.

Según añaden, COLCORONA es un ensayo clínico sin contacto, aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo que se llevó a cabo en Canadá, Estados Unidos, Europa, América del Sur y Sudáfrica. Fue diseñado para determinar si la colchicina podría reducir el riesgo de complicaciones graves asociadas con COVID-19. Se realizó entre aproximadamente 4500 pacientes de COVID-19 no hospitalizados al momento de la inscripción, con al menos un factor de riesgo de complicaciones de COVID-19. Este es el estudio más grande del mundo que prueba un fármaco administrado por vía oral en pacientes no hospitalizados con COVID-19.

El estudio se realizó en Canadá, Estados Unidos, Europa y Sudamérica entre una población de 4.488 pacientes (Shutterstock)El estudio se realizó en Canadá, Estados Unidos, Europa y Sudamérica entre una población de 4.488 pacientes (Shutterstock)

COLCORONA fue coordinado por el Centro de Coordinación de Innovaciones en Salud de Montreal (MHICC) del Instituto del Corazón de Montreal, y financiado por el Gobierno de Quebec, el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. (NIH), la filántropa de MontrealSophie Desmarais, y el acelerador terapéutico COVID-19, una iniciativa lanzada por la Fundación Bill y Melinda Gates, Wellcome y Mastercard. CGI, Dacima y Pharmascience of Montreal también fueron colaboradores en el ensayo, agregan.

Colchicina en Recovery

A comienzos de diciembre, Infobae adelantó que el antiinflamatorio se probaría como un posible tratamiento para hacer frente al virus SARS-CoV-2, de acuerdo a lo informado en el sitio web del estudio, el más reciente esfuerzo de reutilizar medicamentos existentes para combatir la pandemia. RECOVERY asignará al azar al menos a 2.500 pacientes reclutados para recibir la droga.

Según MedlinePlus, la colchicina se usa para prevenir los ataques de gota (dolor repentino e intenso en una o más articulaciones, causado por niveles anormalmente altos de una sustancia llamada ácido úrico en la sangre) en adultos. En su versión Colcrys también se usa para aliviar el dolor de los ataques de gota en el momento en el que ocurren y para tratar la fiebre mediterránea familiar (FMF; una condición innata que causa episodios de fiebre, dolor e hinchazón del área del estómago, pulmones y articulaciones en adultos y niños mayores de 4 años de edad).

Las autoridades aclaran que no es un analgésico y por el momento no está aprobada para tratar algún dolor que no sea causado por la gota o FMF. La colchicina pertenece a una clase de medicamentos llamados agentes antigota. Funciona al detener los procesos naturales que causan inflamación y otros síntomas de gota y FMF.

El mega ensayo RECOVERY incluyó a la colchicina como tratamiento a ser estudiado frente al COVID-19 El mega ensayo RECOVERY incluyó a la colchicina como tratamiento a ser estudiado frente al COVID-19

La colchicina es un fármaco atractivo para evaluar en el ensayo RECOVERY porque hay una gran comprensión sobre éste, es económico y es fácil de conseguir’’, explicó Peter Horby, profesor de la Universidad de Oxford y coinvestigador jefe del ensayo. Cuesta cerca de 124 dólares por 30 cápsulas en promedio, menos de 1 dólar por unidad.

Los científicos detrás del ensayo dijeron que la inflamación juega un papel importante en el COVID-19 y que el tratamiento con dexametasona, otro antiinflamatorio, ya ha demostrado que puede reducir las muertes en los pacientes más graves.

A principios de este mes, uno de los ensayos más grandes de Gran Bretaña también probó el analgésico aspirina como un posible tratamiento para COVID-19, evaluando si podría reducir el riesgo de coágulos sanguíneos en personas con la enfermedad.

Otros tratamientos que se están probando en el ensayo RECOVERY incluyen el antibiótico común azitromicina, la dexametasona, el tocilizumab, el plasma de convalecencia, el REGN-2-COV2 o cóctel de anticuerpos de Regeneron que se usó para tratar los síntomas de COVID-19 del ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump y la aspirina.

La colchicina es un alcaloide activo derivado del vegetal Colchicum autumnale. Esta planta es conocida desde tiempos antiguos, donde ya era utilizada para el tratamiento de enfermedades inflamatorias, entre ellas la gota (Shutterstock)La colchicina es un alcaloide activo derivado del vegetal Colchicum autumnale. Esta planta es conocida desde tiempos antiguos, donde ya era utilizada para el tratamiento de enfermedades inflamatorias, entre ellas la gota (Shutterstock)

El estudio local

Argentina lidera desde marzo un ensayo que intenta probar la eficacia de la colchicina. Un equipo de investigadores médicos interdisciplinar integra el primer estudio de un fármaco para pacientes graves diagnosticados con COVID-19. La investigación, que tiene la autorización de la ANMAT como “protocolo de emergencia sanitaria”, se hace para evaluar si este fármaco antiinflamatorio -que ya se indica para tratar a pacientes con otras enfermedades- puede ser eficaz para reducir el desarrollo de problemas severos en los pacientes internados y ya cuenta con más de 600 participantes, en 40 hospitales de todo el país.

Rafael Díaz, director de Estudios Clínicos Latinoamérica (ECLA), socio fundador del Instituto Cardiovascular de Rosario y líder del ensayo a nivel local explicó a Infobae en su momento: “Desde la Argentina, impulsamos este ensayo con la droga colchicina que podría contribuir a prevenir la desmejoría de los pacientes que han tenido complicaciones por la infección por el coronavirus”. Ningún paciente tendrá que pagar por acceder al ensayo y se le ofrece participar en diferentes clínicas u hospitales.

Díaz, que es el director del comité ejecutivo del ensayo clínico junto al doctor y codirector del proyecto Andrés Orlandini, contó que el estudio contempla pacientes internados en instituciones hospitalarias y que el ensayo tiene como objetivo la reducción del impacto negativo de los cuadros severos. No tiene financiamiento de ninguna institución o empresa. “Sólo cuenta con la donación del fármaco colchicina por parte del laboratorio nacional Spedrog Caillon. La droga se viene indicando desde hace muchos años, no está bajo patente y es de bajo costo”, remarcaron los reconocidos investigadores argentinos, que también encabezan PREPARE-IT, un estudio clínico que busca demostrar las propiedades preventivas del Omega 3 contra el COVID-19. /Infobae-

Leave a Comment