en directo

Explicamos 8 mitos sobre la vacuna contra el covid-19

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Cuál es el estado actual de las vacunas de coronavirus?

El 2021 comienza con algunos países aplicando la segunda dosis de la vacuna de Pfizer para su personal de primera línea. En este episodio, el doctor Elmer Huerta nos explica cuáles son las vacunas que están ya disponibles y cómo avanza el proceso de vacunación, cuáles están en proceso de aprobación y aquellas que aún están en fase científica.

Estados Unidos cruzó el terrible hito de 400.000 muertes por coronavirus a principios de la semana pasada, y actualmente hay más de 2,1 millones de muertes reportadas en todo el mundo, según muestran los datos de la Universidad Johns Hopkins.

También hay nuevas variantes con mutaciones que podrían hacer que covid-19 sea aún más transmisible y posiblemente incluso más mortal. Sin embargo, también hay noticias alentadoras, con dos vacunas autorizadas para uso de emergencia hasta ahora por la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos que son seguras y muy efectivas.

Dos tercios de los estadounidenses (66%) dicen que intentarán vacunarse y actualmente la demanda supera con creces la oferta, pero el 30% de los estadounidenses afirmó que no lo harán, según los resultados de la encuesta de CNN publicados el 21 de enero.

Para aquellos que tienen dudas sobre las vacunas, ¿cuáles son algunos de los mitos comunes sobre las vacunas y cómo podemos trabajar cada uno de nosotros para abordar estos conceptos erróneos?

Hablamos con la Dra. Leana Wen, analista médica de CNN, médica de emergencias y profesora visitante de la Facultad de Salud Pública del Instituto Milken de la Universidad George Washington, sobre cómo todos pueden desacreditar mitos, aliviar preocupaciones y difundir información precisa sobre las vacunas covid-19.

CNN: ¿Por qué es importante que todos sepan qué mitos circulan sobre las vacunas contra el coronavirus?

Dra. Leana Wen: Uno de los principios clave de la salud pública es que el mensajero suele ser más importante que el mensaje. Eres el mensajero más confiable para alguien. Pueden ser tus padres, tus compañeros de trabajo o tus amigos. Vacunar a las personas es nuestra mejor esperanza para poner fin a esta pandemia, y necesitamos la ayuda de todos para convencer a las personas de que lo hagan.

Otro principio de salud pública es conocer qué piensan las personas. Eso significa tratar de comprender por qué alguien puede tener dudas sobre la vacuna contra el coronavirus. La forma de acercarse a alguien será completamente diferente si le preocupa si la vacuna es segura o si no cree que el coronavirus sea real. Escuchar las preocupaciones de alguien y luego abordarlas, con compasión y empatía, es crucial.

Hay mitos comunes que escucho a menudo de mis pacientes, pero hay cosas que cada uno de nosotros puede decir si alguien a nuestro alrededor expresa estos mitos.

CNN: Hablemos de la seguridad de las vacunas. Debe haber muchos mitos en torno a eso.

Wen: Un mito común es que recibir la vacuna contra el coronavirus te dará coronavirus. También escucho esto todos los años en lo que respecta a la vacuna contra la gripe: a menudo, los pacientes dirán que no quieren vacunarse contra la gripe porque piensan que contraerán la gripe por ella.

Tampoco es cierto. Si alguien está preocupado por esto, puede decir que ninguna de las vacunas contra el coronavirus que se están probando en EE.UU. contiene virus vivo. Por lo tanto, no es posible contraer coronavirus por la vacuna contra el coronavirus.

Otro conjunto de mitos se relaciona con la plataforma de ARNm que se utiliza para las vacunas Pfizer / BioNTech y Moderna. Escuché que la gente se preocupa sobre si la vacuna afectará de alguna manera su código genético y alterará sus genes.

Esto no es verdad. Es útil explicar qué es la tecnología de ARNm. El término «ARNm» significa ARN mensajero, que es una parte del código genético que enseña a las células cómo producir una proteína. La proteína producida por el ARNm activa una respuesta inmune, enseñándole a nuestro cuerpo cómo responder al coronavirus si entramos en contacto con él en el futuro.

Lo que es muy importante entender es lo que no hace el ARNm: nunca ingresa al núcleo de las células de las personas, que es donde está contenido nuestro ADN. Eso significa que la vacuna no interactúa en absoluto con el ADN de las personas y, por lo tanto, no alterará nuestro código genético.

CNN: La tecnología de ARNm es una tecnología nueva. A muchos les preocupa que sea demasiado nuevo y que se haya desarrollado demasiado rápido.

Wen: Aquí hay dos puntos y dos formas de abordar esta preocupación. Primero, la tecnología de ARNm ha estado en desarrollo durante más de una década. En segundo lugar, creo que es fundamental explicar que no se tomaron atajos en los procesos de investigación científica o aprobación. Sí, los científicos desarrollaron las vacunas en un tiempo récord. Pero eso se debe a que toda la comunidad científica mundial se puso a trabajar. No empezaron de cero; después de los brotes de SARS y MERS, ya se trabajó mucho para iniciar el desarrollo de la vacuna.

El gobierno de los Estados Unidos y otros gobiernos invirtieron mucho dinero en la investigación. Y, francamente, tuvimos suerte con la investigación de tener dos vacunas que son seguras y tan efectivas. Pero se siguió cada fase de la investigación clínica como se hace con otras vacunas, con decenas de miles de voluntarios en los ensayos clínicos. Los comités externos de científicos independientes examinaron los datos y no se tomaron atajos en la autorización de la vacuna.

CNN: ¿Qué pasa con las reacciones alérgicas? ¿No existe también el mito de que estas vacunas provocan demasiadas reacciones alérgicas y, por tanto, no son seguras?

Wen: Es cierto que ha habido algunos informes de reacciones alérgicas a las vacunas. Pueden producirse reacciones alérgicas a prácticamente cualquier producto médico. En la sala de emergencias, tratamos las reacciones alérgicas a los alimentos y medicamentos todo el tiempo. Son mucho más fáciles de tratar que el covid-19.

Por el momento, no está claro por qué ocurren estas reacciones alérgicas tan raras. Es por eso que todas las personas que reciben la vacuna de covid-19 deben permanecer durante 15 minutos después de recibirla. Y si tiene antecedentes de reacciones alérgicas graves, es posible que deba esperar 30 minutos. Si se produce una reacción alérgica grave, se puede tratar con un EpiPen.

La remota posibilidad de una reacción alérgica rara no es motivo para no recibir la vacuna. Los beneficios muy reales y sustanciales de la vacuna superan con creces los riesgos altamente infrecuentes (y tratables) de las reacciones alérgicas. Aquellos con alergias a alimentos y medicamentos aún pueden recibir la vacuna. La única razón por la que no debe recibir la vacuna es si tiene una reacción específica conocida a un componente de la vacuna en sí.

CNN: Aquí hay otro mito: no sabemos por cuánto tiempo la vacuna proporciona inmunidad, por lo que no tiene sentido tomarla.

Wen: Aquí es donde reconocer que el mito proviene de un lugar de cierta verdad es un buen punto de partida. Es cierto que no sabemos cuánto tiempo durará la inmunidad de la vacuna. Los estudios hasta ahora sugieren que debería durar al menos varios meses, pero no sabemos si la protección inmunológica de la vacuna disminuye con el tiempo. También es posible que surjan suficientes mutaciones como para que sea necesario configurar nuevas vacunas, y es posible que las personas que recibieron la vacuna ya necesiten una vacuna de refuerzo, como es el caso de la vacuna contra el tétanos. Es posible que la vacuna contra el coronavirus se convierta en algo que deba recibir todos los años, como la vacuna contra la gripe.

Pero el hecho de que necesites volver a vacunarse en algún momento no significa que no debas vacunarte la primera vez. Piensa en la vacuna contra la gripe: el hecho de que debas recibirla todos los años no significa que nunca debas vacunarte.

CNN: ¿Qué pasa con las personas jóvenes y sanas que dicen que solo las personas mayores o con afecciones médicas subyacentes deben recibir la vacuna?

Wen: En este momento, cuando hay un suministro limitado de la vacuna, debemos priorizar a aquellos que tienen más probabilidades de enfermarse gravemente para que se vacunen primero. Eventualmente, cuando haya suficiente suministro, queremos que todos se vacunen.

Este es el por qué. Primero, incluso aquellos que son jóvenes y sanos pueden contraer coronavirus y enfermarse gravemente. Es menos común, pero las muertes también ocurren en esta población. En segundo lugar, debemos luchar por la inmunidad colectiva mediante la vacunación. Ese es el nivel en el que el virus ralentizará sustancialmente y, con suerte, incluso detendrá su propagación. Expertos en salud pública como el Dr. Anthony Fauci han estimado que necesitamos alrededor del 70% al 85% de la población vacunada para llegar a ese punto.

Cuanto antes vacunemos a las personas, antes podremos volver a una apariencia de normalidad prepandémica y poner fin a la devastación de esta enfermedad. Y eso requiere no solo que los ancianos y los más vulnerables, sino que todos recibamos la vacuna.

CNN: Estoy seguro de que te has encontrado con personas que piensan que pueden dejar de usar una máscara después de recibir la vacuna.

Wen: Tenemos entendido en este momento que la vacuna contra el covid-19 evita que alguien se enferme y la vacuna también protege contra enfermedades graves que provocan hospitalizaciones y muertes. Eso es realmente importante. Pero no sabemos si la vacuna evita que alguien sea portador del coronavirus que podría infectar a otros. Además, la vacuna parece tener una efectividad del 95%, lo cual es sorprendente, pero no al 100%.

Es por eso que las personas deben tener cuidado incluso después de vacunarse. Sin embargo, en algún momento, a medida que nos acerquemos a la inmunidad colectiva mediante la vacunación, podremos acabar con las máscaras. Mientras tanto, piensa en las vacunas como una herramienta que no reemplaza a otras herramientas, pero que es esencial para salvar vidas.

CNN: ¿Qué pasa con las personas que dicen que están preocupadas por los efectos a largo plazo y piensan que mientras suficientes personas reciban la vacuna, no necesitan molestarse?

Wen: Este punto de vista que se basa en alguna verdad debe abordarse con compasión y empatía. Varias encuestas muestran que muchos estadounidenses prefieren no ser los primeros en vacunarse. Hay muchos estadounidenses que quieren ser los primeros y, en este momento, la demanda es mucho mayor que la oferta.

En el transcurso de los próximos meses, se vacunarán muchos millones. Es razonable señalar estos ejemplos de personas para decir que estamos mostrando, no solo a decenas de miles de participantes de la investigación, sino a decenas de millones de personas, que la vacuna es segura y eficaz. Si tú te vacunas cuando sea tu turno y das ejemplo a otras personas en la comunidad, también contribuirás en gran medida a persuadir a familiares y amigos reacios. /CNN en Español-

Te puede
Interesar