en directo

COVID-19: el metabolismo sería protagonista en pacientes de riesgo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

El mundo está plenamente comprometido con todos los aspectos de la pandemia de COVID-19, que ha afectado la salud y el bienestar de personas y naciones a escala mundial. La notable susceptibilidad de las personas con dolencias cardiovasculares (ECV), diabetes tipo 2 (DM2) y obesidad a casos graves de COVID-19, es evidente por el aumento de las tasas de hospitalización y mortalidad, lo que ha centrado la atención de la comunidad endocrina en la pandemia.

La mayor prevalencia de diabetes y obesidad y las altas tasas de resultados adversos en sujetos hospitalizados con COVID-19 plantean importantes cuestiones científicas con implicaciones clínicas inmediatas. Estas varían desde el grado, si lo hay, de una desregulación inmunológica desproporcionada, la importancia relativa de los mecanismos que predisponen a una mayor gravedad de la enfermedad, la duración de la diseminación viral, la respuesta a las vacunas, la importancia de optimizar el control metabólico y la seguridad, y los posibles beneficios de medicamentos utilizados, en personas con diabetes tipo 2 y obesidad.

Además, una avalancha de informes ha planteado múltiples hipótesis en competencia sobre la fisiopatología de la infección por SARS-CoV-2 en personas con diabetes y obesidad, que abarca el tracto gastrointestinal, el hígado, los islotes y el tejido adiposo, lo que genera incertidumbre en torno a la biología relevante y los mecanismos validados.

Es comprensible que la mayoría de los informes en este campo en rápida evolución representen series de casos retrospectivos, a menudo informando asociaciones, sin controles aleatorios. Estos no tienen en cuenta de manera adecuada múltiples factores de confusión, datos faltantes, comparaciones estadísticas inapropiadas, informar datos dinámicos a menudo en un solo punto de tiempo, a veces aleatorio, y selección de puntos finales arbitrarios para un énfasis y análisis post hoc.

La proporción de personas con obesidad fue mayor en la cohorte LC28 en comparación con la cohorte que informó una duración más corta de los síntomasLa proporción de personas con obesidad fue mayor en la cohorte LC28 en comparación con la cohorte que informó una duración más corta de los síntomas

Además, muchos estudios observacionales no definen de forma prospectiva los resultados primarios y secundarios y, a veces, no informan de forma exhaustiva los resultados predefinidos, centrándose en cambio en otros resultados que se consideran de interés después del análisis retrospectivo. 

Una nueva investigación a cargo de profesionales del Hospital Mt. Sinai Hospital de Toronto, Canadá, se ha centrado en cómo la infección por SARS-CoV-2 modifica la fisiopatología y los resultados clínicos de las personas con trastornos metabólicos ha avanzado sustancialmente durante el primer año de la pandemia de COVID-19. En ella se analizan las perspectivas clave de interés metabólico y traslacional general, centrándome en los datos científicos disponibles

Leer los números

Los datos disponibles se interpretan a través de una lente que se centra en las lagunas y limitaciones, lo que a menudo excluye conclusiones definitivas. “Las personas con diabetes u obesidad no muestran una mayor susceptibilidad a la infección por SARS-CoV-2”, sentencia el especialista Daniel Drucker, a cargo del documento. Sin embargo, la infección por COVID-19 da como resultado un aumento de las tasas de hospitalización y una mayor gravedad de la enfermedad en personas con diabetes tipo 1 (DT1), DT2 u obesidad.

Los síntomas de la enfermedad que persisten después de la resolución de la infección aguda por SARS-CoV-2 son comunes, pero están descritos de manera incompletaLos síntomas de la enfermedad que persisten después de la resolución de la infección aguda por SARS-CoV-2 son comunes, pero están descritos de manera incompleta

Algunos informes ilustrativos destacan el alcance de estos hallazgos, con proporciones relativas que a menudo difieren entre los centros. El Consorcio Internacional de Infecciones Emergentes y Respiratorias Agudas Graves, que representa a docenas de países y varios continentes, informó 95.966 casos clínicos de COVID-19 (93,4%) con infección por SARS-CoV-2 confirmada en laboratorio) en la que la prevalencia de diabetes y obesidad fue del 17,4% y el 13,4%, respectivamente.

En contraste, las tasas de diabetes y obesidad notificadas en 5.700 casos de COVID-19 en 12 hospitales de la ciudad de Nueva York desde el 1 de marzo hasta el 4 de abril de 2020 fueron mucho más altas, 33,8 y 41,7%, respectivamente. No es sorprendente que, en consonancia con los IMC de población más bajos en Asia, el IMC medio en 7.337 sujetos con COVID-19 en China fue 24,7 y 23,4 en personas con y sin DM2, respectivamente, lo que destaca aún más las diferencias poblacionales en el sobrepeso. y obesidad.

Lo que viene después

Los síntomas de la enfermedad que persisten después de la resolución de la infección aguda por SARS-CoV-2 son comunes, pero están descritos de manera incompleta. Una cohorte de observación prospectiva de 4.182 personas positivas para SARS-CoV-2 en Gran Bretaña, EE. UU. Y Suecia reveló síntomas persistentes durante más de 28 días en el 13,3% de los voluntarios del estudio. La proporción de personas con obesidad fue mayor en la cohorte LC28 en comparación con la cohorte que informó una duración más corta de los síntomas.

El número de síntomas informados en la primera semana de enfermedad, la edad avanzada y el sexo femenino fueron los predictores más fuertes del síndrome persistente post COVID. Además, los síntomas persistentes más allá de los 30 días del diagnóstico clínico de COVID-19 son más comunes en aquellos con enfermedad grave, sin embargo, el 14,3% de los encuestados en una población adulta general de EE. UU. con enfermedad leve de COVID-19 informan síntomas persistentes más de 30 días después.

El interrogatorio preliminar de las personas más de 90 días después de la hospitalización con un diagnóstico de COVID-19, que incluía una proporción sustancial de sujetos con diabetes y obesidad, reveló altos niveles de fatiga persistente, ansiedad y síntomas neurológicos. 

Entre los individuos seguidos en la atención médica domiciliaria después del alta del hospital después del COVID-19 en Nueva York, el riesgo de readmisión y muerte posterior fue mayor en las personas con complicaciones asociadas con la diabetes tipo 2. “Parece seguro que los estudios en curso de personas que se recuperan de la infección por COVID-19 tendrán más implicaciones directas para el subconjunto de personas con diabetes tipo 2 u obesidad que se recuperan de COVID-19”, sentencia Drucker.

El número de síntomas informados en la primera semana de enfermedad, la edad avanzada y el sexo femenino fueron los predictores más fuertes del síndrome persistente post COVIDEl número de síntomas informados en la primera semana de enfermedad, la edad avanzada y el sexo femenino fueron los predictores más fuertes del síndrome persistente post COVID

El seguimiento de 1.733 personas con COVID-19 dadas de alta de un solo hospital en Wuhan durante 6 meses (12% con diabetes al ingreso) reveló 53 personas con un nuevo diagnóstico de diabetes, pero no se informaron otros resultados desproporcionados en la cohorte con diabetes.

El giro de los sistemas de atención médica mundial hacia la atención aguda por COVID-19, junto con los edictos domiciliarios, ha retrasado previsiblemente el diagnóstico y el tratamiento de muchas enfermedades médicas complejas, incluida la diabetes tipo 2. Si bien la telemedicina ha apoyado ampliamente el tratamiento de las personas con diabetes tipo 2, no reemplaza por completo a la medicina de atención primaria tradicional.

El análisis de 1.709 prácticas generales del Reino Unido en una base de datos electrónica reveló tasas reducidas de pruebas relacionadas con la diabetes (% HbA1c), reducciones sustanciales en los nuevos diagnósticos de diabetes tipo 2 y aumento de la mortalidad asociada a la diabetes tipo 2 del 1 de marzo al 10 de julio de 2020 .

Aprender entrelíneas

La mayor prevalencia de obesidad, diabetes y factores de riesgo cardiovascular en personas hospitalizadas con enfermedad grave por COVID-19 ha generado un interés considerable en los aspectos metabólicos de la fisiopatología inducida por el SARS-CoV-2.

Este documento reúne conceptos que informan cómo los trastornos metabólicos y sus comorbilidades modifican la susceptibilidad, la historia natural y el tratamiento potencial de la infección por SARS-CoV-2, con un enfoque en la biología humana.

La mayor prevalencia de obesidad, diabetes y factores de riesgo cardiovascular en personas hospitalizadas con enfermedad grave por COVID-19 ha generado un interés considerableLa mayor prevalencia de obesidad, diabetes y factores de riesgo cardiovascular en personas hospitalizadas con enfermedad grave por COVID-19 ha generado un interés considerable

Se advierte sobre los nuevos datos que informan sobre la predisposición genética, la epidemiología, las respuestas inmunitarias, la gravedad de la enfermedad y la terapia de COVID-19 en personas con obesidad y diabetes.

Las relaciones emergentes de los trastornos metabólicos con las respuestas inmunitarias inducidas por virus y la persistencia viral, y la importancia putativa de la expresión de ACE2 en los islotes y adiposos, el control glucémico, el metabolismo del colesterol, y se revisan los medicamentos para reducir la glucosa y los lípidos, prestando atención a las controversias y las cuestiones no resueltas.

“El rápido progreso en estas áreas informa nuestra creciente comprensión de la infección por SARS-CoV-2 en personas con diabetes y obesidad, al tiempo que refina las estrategias terapéuticas y las prioridades de investigación en esta población vulnerable”, concluye el autor del documento. / Infobae-

Te puede
Interesar