El Super Bowl es uno de los eventos con más magnitud en el planeta. La National Football League transmite este campeonato profesional a nivel internacional, con más de 190 millones de espectadores sólo en televisión.

Se ha convertido en uno de los eventos más esperados del año, y las presentaciones de los artistas durante el medio tiempo le ha dado un valor agregado que ha generado impacto para los asistentes y usuarios espectadores. De este modo, el mercado meta se ha expandido y gran parte del público que consume este evento, lo hace por los espectáculos musicales, con los cuales logran integrarse al suceso e interactuar de manera masiva en redes sociales.

Las interacciones en redes ascienden a más de 400 millones y la transmisión es multicanal…no es sorpresa que la publicidad juegue un papel clave como estrategia de posicionamiento para muchas marcas; en realidad, las campañas publicitarias son diseñadas exclusivamente para el evento, así como el montaje del número musical, lo cual convierte al Super Bowl en un auténtico espectáculo deportivo y creativo.

Aquí enlistamos las mejores 15 presentaciones que han habido en la historia del Super Bowl, durante 54 ediciones:

Michael Jackson, 1993

«El Rey del Pop» cierra el show con palabras de solidaridad para el planeta.

El partido fue realizado en el estadio Rose Bowl (Pasadena, California) con la aparición de «El Rey del Pop» durante el medio tiempo. La presentación inició con dos pantallas gigantes en las cuales, como por arte de magia, ascendía hasta salir de ellas y situarse sobre el borde.

Finalmente, se posicionó en medio de un escenario de 360 grados, tras una explosión de humo que provocó la euforia del público. La canción de apertura fue «Jam», seguida de su éxito «Billie Jean» y «Black Or White» que provocó el estallido de la multitud. El cierre sucedió después de unas palabras que dedicó el cantante respecto al cuidado del mundo, interpretando «Heal The World».

Diana Ross, 1996

Uno de los íconos femeninos de los años sesenta. 

Acompañada de su cuerpo de baile, la reconocida cantante de los años sesenta-setenta apareció sobre una plataforma, luciendo un llamativo vestido rojo. En el Sun Devil Stadium (Tempe, Arizona) empezó el espectáculo con «Stop! In The Name of Love», a lo cual le siguió un espectáculo con globos, cambios de vestuario y otros efectos escénicos. Cerró con su éxito, «I Will Survive», al tiempo en que se despedía desde un helicóptero.

U2, 2002

Tributo a las víctimas del 11 de septiembre. 

Con la aparición de Bono, el cantante del grupo, entre la multitud, comenzó esta presentación del medio tiempo. Abrieron con «Beautiful Day», interpretada con la mayor emotividad, y después procedieron a rendir un homenaje para todas las víctimas de los atentados terroristas del 11 de septiembre, en donde las Torres Gemelas colapsaron.

El Super Bowl XXXVI fue realizado en el estadio Louisiana Superdome (Nueva Orléans, Louisiana), menos de seis meses después de dicho suceso devastador, por lo que se ha considerado como uno de los shows más emotivos, buscando transmitir un mensaje de amor, paz y unión entre las masas.

Janet Jackson y Justin Timberlake, 2004

Controversia por escándalo sexual en público. 

Jackson y Timberlake cambiaron la historia de los shows en vivo a causa de un acto indecoroso en donde el cantante arrebataba involuntariamente la blusa de Janet para dejar al descubierto su seno, dejando al cuerpo femenino como objeto sexual.

El espectáculo, transmitido desde el Reliant Stadium (Houston, Texas), estaba lleno de tensión cuando Timberlake subió al escenario para cantar a dueto con Jackson, quien jugaba un papel de femme fatale, simulando un enamoramiento por ambas partes.

Cuando cerraron el espectáculo con el tema «Rock Your Body», el cantante siguió literalmente los últimos versos de la canción, dejando al descubierto el llamativo nipplegate de la cantante, quien fue castigada de múltiples maneras y puso en evidencia el comportamiento machista que en aquella época era menos erradicado.

Viacon eliminó de sus catálogos todos sus videos y canciones, y también se canceló su actuación prevista para los Grammy de ese año; por otro lado, Timberlake pudo seguir con su carrera y hasta se volvió a presentar en un espectáculo del Super Bowl (2018). Desde entonces, se introdujo un retraso de segundos en todos los eventos en vivo de Estados Unidos, para poder eliminar cualquier contenido inapropiado.

Paul McCartney, 2005

El exBeatle reune a los fanáticos. 

En el estadio EvenBank Field (Jacksonville, Florida) el exmiembro de los Beatles dió un espectáculo inolvidable al interpretar algunos de sus éxitos musicales como «Drive My Car», «Get Back», «Live and Let Die» y «Hey Jude», con la cual cerró el espectáculo y, al momento en que la letra sonaba, entre la multitud aparecía un efecto cenital con las palabras «Na Na», haciendo coro a la misma. Causó impacto desde que apareció en una pista iluminada con diseños interactivos, en compañía de su guitarra, su piano y su distintiva voz.

The Rolling Stones, 2006

Presentación sobre escenario icónico del símbolo de la banda. 

La presentación fue en el estadio Ford Field (Detroit, Michigan) con un llamativo escenario de su icónico símbolo: la lengua del rock & roll de la banda. Mick Jagger, el cantante del grupo, inició cantando «Start Me Up» al tiempo que la pista despedía fuego por los bordes, seguido de «Rough Justice» y, para cerrar el show de la mejor manera, el éxito «Satisfaction» prendió a toda la audiencia, en compañía de los exóticos movimientos de Jagger y la impecable interpretación de la banda.

Prince, 2007

Considerado el TOP de los mejores shows del medio tiempo. 

El legendario cantante se presentó en el Dolphin Stadium (Miami, Florida). Ha sido considerada como el mejor medio tiempo de la historia del Super Bowl, debido a su impecable interpretación junto con su deslumbrante guitarra. Desde su entrada, el público enloqueció al presenciar la pirotecnia y el iluminado escenario en el cual el cantante se paseó con su exótico look. Además, fue acompañado durante todo el evento por una banda sonora con trajes iluminados, juegos de luces en todo el estadio y, finalmente, la proyección de su silueta al tocar el solo de guitarra durante su canción final «Purple Rain».

https://youtu.be/-WYYlRArn3g

Bruce Springsteen, 2009

Después de rechazar a la liga múltiples veces, «El Jefe» se presenta en solitario.

Springsteen, conocido como «El Jefe» debido a su éxito desde su temprana carrera musical, se presentó en el Raymond James Stadium (Tampa, Florida). Superó las expectativas de su presentación al demostrar que no se necesitan demasiados recursos para cautivar a la audiencia. De esta manera, abrió el espectáculo con una gran energía, dedicándole unas palabras a la multitud y subiéndose a su piano. Interpretó «Tenth Avenue Freeze-Out», «Born to Run», «Working On a Dream» y cerró con «Glory Days»

Madonna, 2012

«La Reina del Pop» comparte el escenario con LMFAO, Nicki Minaj y Cee Lo Green. 

Con una entrada triunfal al sonido de «Vogue», Madonna se dirigió al escenario cargada por sus bailarines, personificados de gladiadores romanos y otros personajes míticos. El escenario del estadio Lucas Oil (Indianapolis, Indiana) estuvo lleno durante los 12 minutos del medio tiempo, con interpretaciones como «Music», combinada con «Party Rock» del dueto LMFAO, quienes aparecieron en una tornamesa y pusieron a la cantante en sus hombros para la sorpresa de los espectadores.

La entrada de Nicki Minaj acompañó con sus rimas a la cantante, durante “Give Me All Your Luvin”, ahora en un número de porristas. Finalmente, Cee Lo Green introdujo una banda de tambores, cantando a dueto «Open Your Heart», para después convertirse en un coro lleno de voces al ritmo de «Like A Prayer», en la cual el show finalizó con la desaparición de Madonna entre humo. Fue un espectáculo memorable, que además de contar con piezas musicales bien interpretadas, tuvo constante compañía de bailes y acrobacias, así como tecnología por todo el escenario.

Beyoncé, 2013

Reencuentro con las Destiny Child’s. 

En el estadio de Mercedes-Benz (Nueva Orleans, Lousiana) Beyoncé encendió el escenario en fuego y se presentó ante el público a través de la proyección de su silueta gigante. Siguiendo una coreografía impecable de inicio a fin, con su extenso cuerpo de baile (todas mujeres), presentó lo mejor de su repertorio: «Crazy In Love», «Single Ladies»…un total de 9 canciones, entre las cuales también figuraron canciones del exgrupo Destiny’s Child. Las integrantes de este trío, Kelly Rowland y Michelle Williams, emergieron a la mitad del show en un inesperado salto desde los suelos.

Bruno Mars, 2014

Dominó el escenario a pesar del percance con los instrumentos de Red Hot Chilli Peppers.

Un coro de niños inauguró el medio tiempo con «Billionaire», seguido de la aparición de Mars tocando batería para dar inicio a uno de sus éxitos, «Locked Out Of Heaven». El MetLife Stadium (East Rutherford, Nueva Jersey) en ese momento rompió el récord en términos de audiencia, con la interpretación de temas provenientes de los álbumes Doo-Wops & Hooligans (Red Hot Chili Peppers) y Unorthodox Jukebox (Bruno Mars). La banda de rock intervino a mitad del show, en una eufórica entrada con «Give It Away», lo cual provocó críticas debido al mal sonido que hubo en combinación con el cantante. Por otro lado, la actuación de Mars recibió dos nominaciones a los Premios Emmy.

Katy Perry con Lenny Kravitz y Missy Elliot, 2015

El espectáculo de medio tiempo más visto. 

Otra de las divas del pop encabezó un show de gran producción: escenario interactivo con efectos y luces, botargas e inflables pintorescos, plataformas flotantes y diferentes cambios de vestuario. Desde el inicio causó gran impacto al entrar sobre un león mecánico mientras cantaba una de sus piezas populares, «Roar», seguido de «Dark Horse» y «I Kissed A Girl», interpretada con el rockero Lenny Kravitz.

Asimismo, la rapera Missy Elliott se unió al número musical para los últimos momentos del show, dando paso al memorable cierre en el que Perry se elevó en una plataforma, con un elegante vestido de noche para cantar «Fireworks» mientras fuegos artificiales destellaban en lo alto del State Farm Stadium (Glendale, Arizona). De esta manera, dejó huella al ser nombrado el espectáculo de medio tiempo más visto de toda la historia (hasta ese momento), sintonizado por 114.4 millones de personas.

Coldplay, Bruno Mars y Beyoncé, 2016

El trío mejor combinado. 

El espectáculo fue sumamente especial, en celebración a la edición número 50 del Super Bowl. Coldplay encabezó el show en el Levi’s Stadium (Santa Clara, California), llenando el escenario, el campo e incluso las gradas de colores, en combinación a su álbum A Head Full of Dreams. La portada del disco fue proyectada como un mantra sobre el escenario y la banda abrió con «Viva La Vida», seguida de «Paradise» y «Adventure Of A Lifetime» que dió entrada a Mark Ronson sobre una tornamesa, entonando «Uptown Funk» a la vez que Bruno Mars aparecía con sus bailarines. La exaltación del público se intensificó cuando, en el campo del estadio, se presentó Beyoncé con su séquito de mujeres y se unió al escenario con Mars, a manera de batalla musical. Chris Martin, cantante de Coldplay, cerró el show tocando el piano con «Fix You», a la cual le sumó una mezcla de varias canciones que hicieron tributo a todas las presentaciones de medio tiempo que hasta el momento habían sucedido.

Lady Gaga, 2017

Los exóticos atuendos de diseñador.

La mega estrella neoyorquina del pop fue la segunda mujer que presentó un espectáculo sin invitados en el escenario. Con una duración de más de 13 minutos, el show tuvo un costo superior a los 10 millones de dólares, incluyendo los exóticos vestuarios de diseñador (Versace). La actuación de Gaga inició sobre el Estadio NRG (Houston, Texas), lanzándose por los aires para aterrizar en el escenario e interpretar algunos de sus mayores éxitos: «Poder Face» (canción de apertura), «Born This way», «Just Dance», «Bad Romance» y acompañando «Million Reasons» con su piano. El cierre fue épico al ver a la cantante saltar para atrapar un balón de fútbol americano y desaparecer en el escenario. El espectáculo recibió críticas tan buenas que llevaron a compararlo con el de Michael Jackson, Prince y Madonna, siendo nominado seis veces para los Premios Emmy.

Shakira y JLo, 2020

Euforia para la comunidad latina. 

En el Hard Rock Stadium (Miami Gardens, Florida) el poder latino se apoderó del escenario, con la presencia de Shakira y Jennifer López, además de los invitados sorpresa J Balvin y Bad Bunny. Los 4 cantantes interpretaron sus canciones más populares: «Whenever, Wherever» y «Hips Don’t Lie» de Shakira, «On The Floor» y «Let’s Get Loud» de JLo, en combinación con éxitos de reggaetón como «Mi Gente» y «I Like It». El show estuvo lleno de bailes sensuales y cambios de vestuario por parte de las cantantes, quienes al cierre se unieron para despedir al público. Fue una presentación muy aclamada por la crítica debido a los mensajes en contra del gobierno de Trump, la inclusión de la música latina y el empoderamiento para dicha comunidad. De esta manera, se denominó como el show con mayor impacto cultural de la historia, además de que recibió cuatro nominaciones a los Premios Primetime Emmy.

No obstante, aunque algunos artistas han dejado huella con presentaciones inolvidables, otros han obtenido críticas negativas respecto a la mala interpretación musical, la falta de producción u otras cuestiones. Un claro ejemplo fue Justin Timberlake (2018) y Maroon 5 (2019), quienes fueron catalogados como espectáculos planos y aburridos. O la épica presentación de The Black Eyed Peas, Usher y Slash (2011), que a pesar de ser el medio tiempo con mayor producción en la historia, tuvo una interpretación musical carente de entonación y buen sonido.

Evolución del Super Bowl

El primer partido del campeonato data de 1967, como parte de un acuerdo entre la National Football League (NFL) y la American Football League (AFL), en el cual los vencedores de cada respectiva liga debían de competir para decidir al campeón final de Estados Unidos.

En 1970 sucedió la fusión de ambas ligas, la AFL-NFL, equivalentes a las más fuertes de fútbol americano de la época. Cada una se convirtió en una conferencia y el juego pasó a ser entre sus campeones: los equipos que más veces han ganado son Pittsburgh Steelers y New England Patriots, y sólo hay cuatro de las 32 franquicias de la NFL que nunca han jugado la final.

Fue en 1993 cuando la historia del Super Bowl dio un giro de 180 grados, transformándose en un evento masivo de deporte y entretenimiento. La estrella del pop, Michael Jackson, fue quien dió por primera vez un show de medio tiempo. Desde entonces, los nombres más grandes del entretenimiento se han presentado en los escenarios de los estadios.

Actualmente, la final viene precedida de una temporada regular, llevada a cabo en los últimos meses del año, junto con varias eliminatorias de las dos conferencias, National Football Conference (NFC) y la American Football Conference (AFC).

El día del partido se conoce como Super Sunday (en español, Súper Domingo), ya que está considerado oficialmente como una fiesta nacional que se lleva a cabo tradicionalmente cada año, durante el primer domingo de febrero. Es la segunda fecha del año en la que más comida y bebida se consume por los estadounidenses, después del Día de Acción de Gracias.

El Super Bowl en tiempos de pandemia

En una edición normal, la derrama económica se calcula entre los 300 y 500 millones de dólares, por eso las sedes del Super Bowl se definen con cinco años de anticipación, para permitir que las ciudades adecúen su infraestructura y todas las acciones pertinentes para poder llevar a cabo un evento deportivo de dicha magnitud. La noticia que ha sacudido a todos los inversores y colaboradores es que la pandemia disminuirá de forma crítica los ingresos, provocando que las pérdidas sean aún mayores; incluso las marcas que siempre han sido parte de la transmisión no pautarán en TV por la crisis económica.

El estadio tendrá que respetar los protocolos de sanidad y limitará el acceso a 22 mil asistentes de los 65 mil posibles, provocando que la edición número 55 del Super Bowl tenga los boletos más caros de la historia (podrían alcanzar los 45 mil dólares) y se convierta en el campeonato con menos asistencia durante toda su trayectoria.

El Super Bowl LV enfrentará a los Chiefs de Kansas City y los Buccaneers de Tampa Bay el 7 de febrero de 2021, en el Estadio Raymond James de Tampa Bay. En esta edición, el medio tiempo será encabezado por el artista de R&B, The Weeknd.

Pepsi, Roc Nation, NFL

The Weeknd es tres veces ganador del premio Grammy y debutó en el Número Uno en la lista Billboard 200, con «Blinding Lights». El cantante publicó en sus redes que presentará las canciones «I Feel It Coming» y «Starboy» durante el espectáculo, las cuales fueron en colaboración con Daft Punk. De ahí se desataron los rumores de que el dúo francés podría aparecer en el show. The Weeknd ha desmentido cualquier rumos aclarando que nadie lo acompañará.

«Todos crecemos viendo los actos más importantes del mundo en el Super Bowl y uno sólo puede soñar con estar en esa posición», dijo The Weeknd en un comunicado. «Me siento humilde, honrado y extasiado de ser el centro del espectáculo de este año». / Vía: RollingStone-

Leave a Comment