En un primer momento, Barrenderos espaciales recuerda a Elysium, la película de 2013 con Matt Damon y Jodie Foster donde, en un futuro lejano, las personas más ricas de la Tierra viven en un lugar perfecto en medio del espacio y alejados de todo.

Y en esta cinta surcoreana, que se acaba de estrenar en Netflix, las personas más pudientes son las únicas que pueden acceder a una especie de Edén en medio del espacio, un hábitat verde y libre de contaminación.

Es el año 2092 y en la Tierra ya es inhabitable: los bosques se extinguen, el desierto se extiende y el suelo ácido provoca que las plantas desaparezcan. Por eso, la megacorpración UTS, liderada por el ineacrupuloso empresario James Sullivan (Richard Armitage), crea este lugar fuera del planeta y al que llegan a vivir los más privilegiados.

Mientras, las personas más pobres permanecen en la Tierra, viviendo entre la contaminación y la falta de recursos.

Barrenderos espaciales | Netflix

Además, las comunidades perfectas que crea UTS tienen un costo y ese es la gran cantidad de chatarra radiactiva que flota por el espacio. Para eliminarla, existen unos grupos de barrenderos espaciales, que recolectan esta basura tecnológica y la venden por algo de dinero.

Entre ellos está en grupo que integran tres coreanos: la capitana Jang (Kim Tae-ri), Tae-ho (Song Joong-Ki) y Tiger Park (Seon-kyu Jin), además de un simpático androide (Hae-Jin Yoo).

Viven junto a otras personas en una fábrica que también flota por el espacio, pero sin los lujos de las comunidades creadas por UTS.

Perdida en el espacio

Barrenderos espaciales | Netflix

Un día, estos barrenderos espaciales encuentran a un pequeña niña llamada Kang Kot-nim. Pronto se dan cuenta de que en realidad es Dorothy, una niña humanoide a la que buscan hace tiempo.

Eso, porque en su interior poseería una destructora bomba de hidrógeno. Además, tiene incorporada una nanotecnología que le permite regenerar la vida vegetal y por eso sería también una esperanza para la tierra.

En un comienzo, intentan cobra por ella una recompensa. Pero luego se encariñan con la niña e inician una aventura para protegerla de todos quienes andan en su búsqueda, en especial la corporación UTS.

Así se va desarrollando en Barrenderos espaciales una aventura interestelar, que a un par de días de su estreno en Netflix, pasó directo al primer lugar de los títulos más vistos en la plataforma de streaming y no solo en su país de origen, Corea del Sur, sino también en varios otros.

En sus convincentes efectos especiales se nota la gran inversión en esta película de ciencia ficción, que tiene además elementos del cine de acción, la aventura y algo de humor.

Pero a ratos, su historia se vuelve enrevesada al querer abarcar tantos conceptos -desde las injusticias de capitalismo al ecologismo- y en un metraje de más de horas al que le sobran minutos. Todo eso hace que, a veces, la película se perciba sin un rumbo claro, al igual que la chatarra que recoletan sus barrenderos espaciales. / LtFinde-

Leave a Comment