El poeta y arquitecto Joan Margarit, Premio Cervantes 2019, ha fallecido este martes a los 82 años a causa de un cáncer. En un comunicado, la familia asegura que despedirá al poeta «en la más estricta intimidad familiar»

El escritor, que padecía la enfermedad desde hacía tiempo, recibió ese galardón el pasado 21 de diciembre de manos de los reyes, que se desplazaron a Barcelona de manera privada para hacerle entrega del premio en un acto de carácter «íntimo y familiar», después de que no pudiera celebrarse la ceremonia el 23 de abril de 2020 debido a la pandemia de coronavirus.

Defendía la poesía como una «herramienta para la vida»

Trabajador incansable y minucioso, Margarit defendía la poesía como una «herramienta para la vida» y como la «antesala de la verdad». Sus versos aunaban ternura y austeridad y su bilingüismo le había convertido en el poeta vivo más leído.

El autor se caracterizó también por su defensa pública del catalán, «la única lengua o una de las pocas lenguas cultas sin Estado» que existen, como señaló al depositar su legado en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes.

«Soy un poeta catalán pero también castellano, coño», indicaba entonces Margarit, tras recordar que la dictadura le impuso el castellano «a patadas». Pero «no lo pienso devolver ahora», agregaba.

«El arquitecto de las palabras»

Joan Margarit era un poeta de estética realista y testimonial, maestro del lirismo con reflejos de ternura y de dureza, que ha escrito simultáneamente en catalán y castellano la mayor parte de sus obras, con las que ha forjado un extenso y personalísimo corpus poético por el que recibió el Premio Cervantes 2019.

Con una treintena de libros publicados, es uno de los poetas en lengua catalana más leídos, y entre sus referencias temáticas más recurrentes figuran la guerra civil y la posguerra, los sentimientos como el amor, el deseo y el dolor, la huella familiar, la música y el jazz en particular, la arquitectura, la lengua, el paso del tiempo o Barcelona.

Definido como «el arquitecto de las palabras» por su formación arquitectónica, fue catedrático de Cálculo de Estructuras de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona.

Además del Cervantes, Margarit ha sido distinguido con los más importantes galardones de poesía en el ámbito de la literatura castellana, como el Premio de la Crítica (1981 y 2007), el Premio Nacional de Poesía y el Premio Rosalía de Castro, ambos en 2008, el Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda 2017 o el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana 2019.

En el ámbito de la literatura catalana ha ganado los premios Miquel de Palol (1981), Vicent Andrés Estellés (1981), el de la Crítica Serra d’Or (1983, 1988 y 2006), Carles Riba (1985), Cavall Verd Josep Maria Llompart (2008), Nacional de Literatura de la Generalitat (2008) y Jaume Fuster de l’Associació d’Escriptors en Llengua Catalana (2015).

Una amplia obra poética

Nacido en Sanaüja (Lleida) el 11 de mayo de 1938, era hijo del arquitecto barcelonés Joan Margarit i Serradell y de la maestra Trinitat Consarnau i Sabaté, a quienes la guerra obligó a retirarse a la casa de la abuela paterna en la población donde nació.

Acabada la guerra y hasta 1948, la familia vivió en Barcelona, Rubí, Figueres, Girona y, de nuevo, Barcelona, donde cursó bachillerato en el Instituto Ausiàs March, entonces en la calle Muntaner.

En 1954 la familia se trasladó a vivir a Canarias, y Joan Margarit volvió de nuevo a Barcelona, entre 1956 y 1961, para estudiar arquitectura.
Margarit comenzó su actividad literaria a finales de los cincuenta pero no se dio a conocer como poeta en castellano hasta 1963, con Cantos para la coral de un hombre solo con prólogo de Camilo José Cela e ilustraciones de Josep María Subirachs, un libro al que siguió Doméstico nací (1965).

Después de diez años de silencio, su amigo Joaquim Marco le publicó Crónica en 1975 en la colección Ocnos, de Barral Editores, y ya, a partir de la década de los ochenta, empezó a formular y consolidar su obra poética en catalán.

En 1968 consigue su cátedra de Arquitectura al tiempo que se convierte en uno de los más relevantes arquitectos de esos años en España, desde su estudio de arquitectura en Sant Just Desvern, que a partir de 1980 compartió con su colega Carles Buxadé.

Entre sus trabajos destaca el Estadio y Anillo Olímpico de Montjuïc (1989), o sus colaboraciones con el equipo director de las obras de la Sagrada Familia de Barcelona.

Respecto a su amplia obra poética en catalán destacan títulos como: L’ombra de l’altre mar (1980), Vell malentès (1981, premio de la Crítica), Raquel/La fosca melangia de Robinson Crusoe (1982), El passat i la joia (1983), Cants d’Hekatònim de Tifundis (1982, premio Serra d’Or ), L’Illa del tresor (1985, Flor Natural en Juegos Florales de Barcelona), Mar d’hivern (1986, premio Carles Riba), L’ordre del temps (1985), Llum de pluja (1986), La dona del navegant (1987, premio Serra d’Or), Poema per a un fris (1987).

A estos siguieron Edat roja (1991), Els motius del llop (1993), Aiguaforts (1995), Estació de França (1999) y Joana (2002), una reflexión del poeta a partir de la muerte de su hija. Publicado simultáneamente en catalán por Proa y en edición bilingüe por Hiperión, el poemario es una elegía amorosa realista y meditativa.

Definido como poeta de la concisión y «gran desmitificador del exceso y pretenciosidad de las tendencias poéticas al uso, desde un firme, aunque liberador, compromiso con la realidad», su obra se completa con Càlcul d’estructures (2005, premio Serra d’Or) Misteriosament feliç (2009) Intempèrie. Antologí(2010); No era lluny ni difícil (2011); Es perd el senyal (2013) Des d’on tornar a estimar (2015) o Un hivern fascinant (2018).

En castellano publicó ‘Crónica’ (1975) y las ediciones bilingües, escritas por el propio autor, de Luz de lluvia (1986), Edad Roja (1995), Aguafuertes (1998), Estación de Francia (1999), Los motivos del lobo (2002), Joana (2002), El primer frío, poesía 1975-1995 (2004) y Cálculo de estructuras (2005).

A ellos hay que sumar, entre otras, las antologías personales en catalán Remolcadors entre la boira (poemes sobre música) (1996), Antologia del Navegant (1993), Antologia de poetes catalans (1997) Poesia amorosa completa (2001), Trist el qui mai no ha perdut per amor una casa (2003) Barcelona amor final (2015) y en castellano, Cien poemas (1997) Poesía amorosa completa (2001), Poética y Poesía (2010), Nuevos cien poemas (2015).

En 2018 apareció recopilada toda la obra poética de Joan Margarit en un solo volumen, Tots els poemes (1975-2015), que se amplió dos añós mas tarde con la incorporación de Un hivern fascinant para dar lugar a Tots els poemes (1975-2017), publicados tanto en catalán como en castellano.

Página Dos - Joan Margarit - ver ahora

Uno de los poetas más premiados

Premio Nacional de Poesía 2008 por su libro Casa de Misericordia, en edición bilingüe catalán-castellano, había recibido anteriormente los premios Nacional de la Crítica, el Rosalía de Castro y el de Poesía de la Generalitat de Catalunya.

En 2019, el jurado del 28º Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, le concede el galardón, en un fallo que le define como “el gran artífice de la poesía como instrumento moral”.

El 14 de noviembre de 2019 fue galardonado con el Premio Cervantes de las Letras, máximo reconocimiento de las letras hispanas, un premio que se entrega el 23 de abril, día del libro, pero que en 2020 debido a la pandemia del coronavirus, su ceremonia de entrega quedó pospuesta.

Esto no impidió que amigos y compañeros le homenajearan con un emotivo vídeo en el que le califican y destacan como «la dignidad hecha poesía».

Finalmente, el 21 de diciembre de ese año los reyes se desplazaron a Barcelona de forma privada para hacerle entrega del premio en un acto de carácter «íntimo y familiar», que tuvo lugar en el Palacete Albéniz y en el que Margarit leyó sendos poemas en castellano y catalán.

Viudo de Mariona Ribalta, el matrimonio tuvo cuatro hijos (Mònica, Anna, Joana y Carles). Margarit residió junto a su familia primero en Barcelona, y desde 1975 en Sant Just Desvern (Barcelona).

Pedro Sánchez recuerda a Margarit como el «arquitecto de las palabras»

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha lamentado profundamente la muerte de Joan Margarit, al que ha recordado como «el arquitecto de las palabras». En un mensaje escrito en catalán en su cuenta de Twitter, el presidente del Gobierno ha indicado que la genialidad de la pluma de Margarit ha estado acompañada siempre de la estima de los lectores: «Uno de nuestros poetas más leídos y queridos, deja un gran hueco en nuestra literatura»

El ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, ha sido uno de los primeros en reaccionar a la muerte del poeta catalán en su cuenta de Twitter: «¡Qué pena tan grande! Descansa en paz, querido Joan». Y ha destacado la «simpatía, inteligencia y ternura» del poeta.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, también ha despedido al poeta Joan Margarit con un tuit en el que ha escrito: «Descanse en paz Joan Margarit, poeta querido». La alcaldesa ha acompañado su pésame por la muerte del poeta con el verso: «Segur, doncs, que aquí s’ha d’acabar aquesta narració. Ho fa amb l’alegria que a vegades anomenem bellesa. O poesia». / rtve.es-

Leave a Comment