El ente regulador de medicamentos argentino ANMAT autorizó este domingo el uso de la vacuna SARS COV-2, desarrollada por Sinopharm en colaboración con el Laboratorio Beijing Institute of Biological Products de la República Popular China.

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, autorizó con carácter de emergencia la utilización de la vacuna, que requiere de dos dosis que deben aplicarse con al menos 21 días de diferencia.

Se espera que arriben a Argentina en los próximos días 1 millón de dosis, dijo un informe de Presidencia.

La vacuna SARS COV-2 porta una versión del virus alterada genéticamente que le impide reproducirse y desarrollar la enfermedad, pero que genera una respuesta inmune en el organismo con capacidad protectora.

“Esta será una nueva vacuna con la que contará nuestro país como parte de la estrategia de prevención del gobierno nacional en el combate contra la pandemia de Covid-19”, señaló el informe.

Argentina, que posee una población de unos 45 millones de habitantes, recibió hasta el momento 1.22 millones de dosis de la vacuna Sputnik V del Instituto Gamaleya ruso y 580 mil dosis de la vacuna Covishield, fabricada por el Instituto Serum indio y desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca.

El viernes se desató en el país un escándalo por la aplicación privilegiada de la vacuna contra coronavirus que derivó en la salida del entonces ministro de Salud, Ginés González García.

Ginés González García.

Lo anterior, luego de que el presidente argentino le pidiera que diera un paso al costado tras las declaraciones del periodista Horacio Verbitsky, quien dijo que pudo vacunarse contra tras comunicarse por teléfono con González García.

La noticia sacudió al gobierno argentino, que comenzó su campaña de vacunación en diciembre, pero solo a trabajadores de la salud. En los últimos días se comenzaron a vacunar personas mayores de 70 años, pero estas deben aguardar su turno tras registrarse en sitios oficiales.

“Respondiendo a su expreso pedido, le presento mi renuncia al cargo de ministro de Salud”, dijo González García en una carta dirigida al presidente argentino Alberto Fernández, publicada en la cuenta de Twitter del exfuncionario.

En la carta, González García dijo que hubo una “confusión involuntaria” en su Ministerio en la citación a las personas vacunadas cuando se encontraba fuera de la capital Buenos Aires, pero que igual asumía la responsabilidad de los hechos.

Medios locales señalaron que otras personas también recibieron prioridades de la dependencia de salud para poder aplicarse una vacuna contra Covid-19. /Reuters-Aristegui-

Leave a Comment