La segunda ciudad más grande de Brasil, Río de Janeiro, adoptará el viernes nuevas restricciones relacionadas con el Covid, incluido un toque de queda nocturno, en un intento por frenar una segunda ola mortal que está asolando el país sudamericano.

La ciudad de 6.7 millones de habitantes impondrá un toque de queda desde las 23:00 a las 5:00 horas y ordenará a los restaurantes que cierren a las 17:00 horas, mientras que ciertos negocios, como los clubes, cerrarán por completo, según la información publicada en el boletín oficial de la ciudad el jueves.

Si bien las muertes y las infecciones por Covid-19 están disminuyendo a nivel mundial, ese no es el caso en Brasil, donde un récord de mil 910 personas pereció a causa del virus el miércoles.

En respuesta, varios estados y ciudades han adoptado nuevas restricciones al comercio en los últimos días, incluido el Distrito Federal, sede de la capital Brasilia, y el estado de Sao Paulo, el más poblado de Brasil.

El anuncio, realizado por el gobernador de Sao Paulo Joao Doria, seguramente irritará al presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro, quien se ha opuesto a los confinamientos y ha buscado durante mucho tiempo relativizar la gravedad del virus.

Sin embargo, es probable que más estados y ciudades sigan el ejemplo de Sao Paulo, ya que sus sistemas de salud están al límite.

A partir del sábado, los bares y restaurantes de Sao Paulo sólo funcionarán mediante reparto, mientras que los centros comerciales y los negocios no esenciales estarán cerrados, dijo Doria.

Las medidas durarán dos semanas, explicó, y el estado está recibiendo un nuevo paciente en las unidades de cuidados intensivos cada dos minutos. En la ciudad de Sao Paulo viven unos 12.3 millones de personas, de los 46.3 millones que habitan el estado. / Reuters-Elintranews-com-

Leave a Comment