Estados Unidos alcanzó este martes 29,092,305 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2 y 527,612 fallecidos por la enfermedad de la COVID-19, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Este balance a las 20:00 hora local (01:00 GMT del miércoles) es de 1,884 muertes más que el lunes y de 51,075 nuevas infecciones.

California es ahora el estado más golpeado por la pandemia con 54,557 muertos, seguido por Nueva York (48,476), Texas (45,582), Florida (31,889), Pensilvania (24,388), Nueva Jersey (23,635) e Illinois (23,040).

Otros estados con un gran número de fallecidos son Georgia (17,978), Ohio (17,661), Michigan (16,692), Massachusetts (16,456) o Arizona (16,326).

En cuanto a contagios, California suma 3,606,248, le sigue Texas con 2,704,428, tercero es Florida con 1,952,733, Nueva York es cuarto con 1,706,924 e Illinois es quinto con 1,200,938.

El balance provisional de fallecidos -527,612- supera con creces la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100,000 y 240,000 muertes a causa de la pandemia.

El nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha pronosticado que en total morirán más de 600,000 personas en el país a causa del virus.

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para el 1 de junio habrán muerto unos 575,000.

En lo que a vacunas se refiere, unos 61.1 millones de personas (un 18 % de la población) han recibido al menos una dosis, de las cuales 32.1 millones (9.7 %) están ya completamente inoculadas. /EFE-

Leave a Comment