Las calles de Quilicura son el escenario de la película Piola, del director nacional Luis Alejandro Pérez, que obtuvo el Premios a Mejor Ópera Prima, en el Festival de Cine de Guadalajara.

Estrenada el año pasado, ahora acaba de llegar al catálogo de Netflix esta ficción que muestra -sin estereotipos-, la realidad de los jóvenes en dicha comuna del norte de la región Metropolitana. Una que alberga a adolescentes de distintas clases sociales unidos, justamente, por su territorio.

Para eso cuentan la historia de tres personajes que asisten al mismo colegio, pero con realidades completamente distintas: Martín (en el rol de Max Salgado), Charly (por René Miranda) y Sol (interpretada por Ignacia Uribe).

Los dos primeros son amigos que se quieren dedicar al rap. Ellos pasan el día creando muy buenas canciones de hip hop, en las que analizan sus contextos sociales, pero que son desacreditadas por las distintas instituciones a las que pertenecen, por ejemplo, el colegio y sus familias.

Lo anterior, porque no ven en el arte una entrada de dinero que les signifique mejorar su situación económica. Al contrario, lo ven como una pérdida de tiempo que, al final del día, no alimentará al hijo pequeño de uno de ellos ni aportará en el arriendo de la casa.

En tanto la última, está viviendo su adolescencia (16 años) de manera intensa, sobre todo, porque está enamorada de un joven mayor que no le presta la atención que le gustaría, lo que se ve intensificado por la desaparición de su mascota. La gran culpable, según Sol, su madre (en el rol Paula Zúñiga).

Desigualdad, arte y amistad en Piola

Con todo, llega un momento en que se encuentran en la orilla de un tren, donde intentan terminar con una situación de crueldad animal que los pondrá en jaque: usar o no un arma.

Esta es una de las tantas situaciones que se identifican en este largometraje que puedes ver en Netflix y con varios premios a cuestas, entre ellos el de Mejor Ópera Prima en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara, y el de Mejor Guion en el Festival de Cine Latinoamericano de Trieste en Italia.

Y claro, porque con ésta reflexionarás sobre la visión que, lamentablemente, se tiene del arte en Chile: un hobby y no un trabajo formal, al igual que de la xenofobia y de la desigualdad. Pero también de la importancia de la amistad. / Vía: LtFinde-

Leave a Comment