El gobierno hondureño se declaró este jueves en alerta ante el posible ingreso irregular de presuntas vacunas rusas contra el covid-19, tras el decomiso en México de un supuesto cargamento destinado a Honduras.

La Agencia de Regulación Sanitaria de Honduras «alertó que en el mundo entero, no solo en Honduras, algunas personas sin escrúpulos pretendían ofrecer vacunas de manera privada», expresó el jueves el viceministro de Salud, Francis Contreras, al canal de televisión local TSI.

México informó el jueves del decomiso de 1.155 frascos con 5.775 supuestas dosis de la vacuna Sputnik V, ocultos en un avión privado con destino a Honduras. Los tripulantes hondureños fueron puestos a disposición de la fiscalía.

El Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), que financia el desarrollo de ese medicamento, dijo en un comunicado que un «análisis de fotografías del cargamento incautado, incluyendo el diseño de contenedores y etiquetas, sugiere que se trata de una sustancia falsa».

Contreras subrayó que hasta el momento «no existe una comercialización privada de estos productos», sino que las casas farmacéuticas los tienen comprometidos con la Organización Mundial de la Salud (OMS) o con los ministerios de Salud de los países.

El 4 de marzo, el gobierno hondureño suscribió un acuerdo con Rusia para la compra de 4,2 millones de dosis de la vacuna Sputnik V, pero el lote no ha sido entregado.

Con casi diez millones de habitantes, Honduras registra 180.271 contagios de covid-19 y 4.390 muertes por la enfermedad.

Honduras inició la vacunación de sus habitantes el 25 de febrero con 5.000 dosis del laboratorio Moderna donadas por Israel, mientras que recibió otras 48.000 dosis de AstraZeneca a través del mecanismo Covax de la OMS. /AFP-

Leave a Comment