A comienzos de los 70, un entonces treintañero Charles Sobhraj ya tenía un largo historial como ladrón. Pero no sería hasta 1975 que comenzaría con las muertes que lo convertirían en La Serpiente, su apodo como psicópata y el mismo nombre de la nueva serie de Netflix.

Un espacio producido por la plataforma y la BBC que revive la figura de Sobhraj, quien pasó a la historia criminal como el asesino serial que quitó la vida a una docena de los jóvenes europeos y norteamericanos que visitaban el sudeste asiático en plena época hippie.

Y cuyo primer capítulo, de un total de ocho, lleva al espectador hasta 1997, cuando un equipo periodístico logra entrevistarlo mientras él se encontraba libre en París y, como lo expone en la entrevista, recalca que ningún tribunal lo condenó por asesinato.

Pero pronto la trama se traslada a 1976, cuando Sobhraj (Tahar Rahim) vive en Bangkok como el comerciante de piedras preciosas Alain Gautier, en compañía de su mujer Monique (Jenna Coleman), quien es verdaderamente la franco-canadiense Marie-Andrée Leclerc.

A ellos se suma Ajay (Amesh Edireweera), ayudante principal de Gautier al momento de drogar y, luego, eliminar a los jóvenes turistas que llegan a Tailandia, para apoderarse de sus cheques de viajero y pasaportes, los que luego el trío usa para viajar con otras identidades.

Pero el ataque perpetrado a una pareja de novios holandeses, Helena Dekker (Ellie de Lange) y Willem Bloem (Armand Rosbak), es el hecho que marca un antes y un después en la biografía homicida de Sobhraj en el denominado Sendero Hippie.

Un diplomático y su investigación

Tras la desaparición de estos mochileros, sus familias envían un pedido de ayuda a la embajada de Holanda en Bangkok, despertando una alarma en la conciencia de Herman Knippenberg (Billy Howle), el Tercer Secretario del estamento diplomático.

Desde ese momento, Knippenberg se dedica a buscar más datos sobre el destino de los jóvenes, atacando cabos que lo dirigen a la pareja de Alain y Monique. Investigación que realiza junto a su esposa Angela (Ellie Bamber) y el belga Paul Siemons (Tim McInnerny).

A los cuales luego se sumarán Nadine y Remi Gires (Mathilde Warnier y Grégoire Isvarine), matrimonio vecino de Gautier y su mujer, que empieza a sospechar de ellos luego de que una de sus víctimas, un chico francés llamado Dominique (Fabien Frankel), les pide ayuda.

Búsqueda que se despliega mientras el relato también muestra el accionar del asesino y sus cómplices en Tailandia, India y Nepal, tanto en el tiempo en que se desarrolla la serie como en meses anteriores, para hacer un retrato más acabado de sus oscuras andanzas.

Todo acompañado por una remarcable ambientación de época y por su destacado elenco, encabezado por Rahim (Un profeta), quien poco a poco va mostrando diferentes capas de Sobhraj, alias Gautier, y Coleman (Victoria), como la temerosa y sometida Monique.

Lo que convierte a La Serpiente en una las muy buenas adiciones al catálogo de series europeas de Netflix, reviviendo una increíble historia criminal donde claramente la ficción se ve totalmente superada por la crueldad de un hombre muy real. / Con información de LtFinde-

Leave a Comment