El gobierno de Estados Unidos decidió poner fin a la producción de la vacuna contra la Covid-19 de AstraZeneca en una planta de Emergent BioSolutions en Baltimore, luego de que el procesador de producción cometió un error que arruinó 15 millones de dosis de vacunas de Johnson & Johnson.

Un funcionario de la Casa Blanca aseguró que la decisión de frenar la producción en dicha planta de vacunas no es una señal de que existe preocupación por la seguridad del fármaco y tampoco afectará la elaboración de dosis.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos ordenó a la farmacéutica Johnson & Johnson hacerse cargo de la producción en la planta que estaba siendo utilizada para elaborar ambas vacunas.

“Esta no es una decisión que de alguna manera tenga algo que ver con las preocupaciones sobre la vacuna de AstraZeneca“, dijo a reporteros el asesor de Covid-19 de la Casa Blanca, Andy Slavitt, durante una conferencia de prensa virtual.

La inoculación de AstraZeneca, que se usa en decenas de países, ha sido objeto de un importante escrutinio por reportes de coágulos de sangre extremadamente raros -pero graves- en algunas personas que recibieron la vacuna.

El error de fabricación en Estados Unidos ocurrió hace varias semanas, cuando se descubrió que un lote de vacuna J&J había sido contaminado con ingredientes del fármaco de AstraZeneca, informó el New York Times la semana pasada.

J&J reiteró el sábado que entregará 100 millones de dosis al gobierno para fines de mayo. Emergent informó el domingo que reduciría la producción de la vacuna Covid-19 de AstraZeneca en la planta de Baltimore.

AstraZeneca, cuya vacuna contra el coronavirus aún no ha sido autorizada para su uso en Estados Unidos, indicó que trabajará con la administración del presidente Joe Biden para encontrar un sitio de producción alternativo, lo que fue confirmado por la Casa Blanca.

“Esta es una decisión que tomó el Departamento de Salud y Servicios Humanos con la completa colaboración de Johnson & Johnson y AstraZeneca“, dijo Slavitt.

La Casa Blanca sostuvo que el gobierno de Estados Unidos aún estaba en posición de contar con suficientes dosis para vacunar a toda su población adulta para fines de mayo. /Reuters-Aristegui-

Leave a Comment