El mundo mira con ojos de piedad y temor hacia Sudamérica, luego de que Brasil registrara nuevamente un récord de muertes por coronavirus este martes 6 de abril. El país carioca contabilizó por primera vez más de 4.000 decesos de covid-19 en 24 horas, en una interminable espiral ascendente que augura un abril más sombrío que marzo. Así, el panorama para la nación presidida por Jair Bolsonaro es cada vez más preocupante, y generó la reacción de especialistas.

El país, de 212 millones de habitantes, contabilizó 4.195 muertos, con lo cual el total se eleva a 336.947 decesos desde la llegada de la temida pandemia a Brasil, en febrero de 2020. El lamentable récord se produce seis días después de la última marca letal: 3.869 muertes el 31 de marzo. Este martes se contabilizaron además 86.979 nuevos contagios, llevando la cifra total a 13,1 millones, según los datos del Ministerio de Salud, retomados por AFP.

Brasil es el segundo país con más muertos y con más contagios, superado solo por Estados Unidos. En los primeros seis días del mes en curso, el número de fallecidos asciende a 15.432, manteniendo la tendencia de marzo, el mes más letal hasta ahora, con 66.573 muertos, más del doble del récord anterior.

El promedio diario sobre siete días, a su vez, es de 2.757 fallecimientos, el más elevado de lejos actualmente en el mundo.  Los especialistas afirman que en las próximas semanas la nación podría atravesar un escenario más sombrío, con los hospitales desbordados, la vacunación avanzando a paso lento y el gobierno de Jair Bolsonaro rechazando la aplicación de una cuarentena, argumentando que perjudica la economía.

La campaña de vacunación, que comenzó de forma lenta en enero y ha sido objeto de una disputa política, ha avanzando en los últimos días, aunque sin garantizar aún la cantidad necesaria de dosis para aumentar el ritmo actual. Hasta esta jornada, 20 millones de personas (9,8% de la población) recibieron la primera dosis y 5,8 millones (2,7% de la población), la segunda. / Intra News-

Leave a Comment