En abril de 1962, David Bowie dio inicio a una de sus eras musicales más populares e icónicas. El músico lanzó Starman como el primer sencillo de lo que sería The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars, uno de sus álbumes más exitosos y legendarios.

Gran parte del éxito de este álbum se debe precisamente al sencillo líder, que se convirtió en el primer éxito de Bowie en tres años. Además, fue la perfecta introducción de uno de los alter egos más icónicos del mundo de la música, Ziggy Stardust.

A lo largo de su carrera, David Bowie siempre buscó el combinar distintos mundos. Ya sea el rock, pop, soul, R&B, entre otros, el inglés constantemente experimentó con los géneros para ser más que solo un rockstar.

Ziggy Stardust sería el protagonista de este musical de ópera rock, donde se buscaría entregar esperanza a las nuevas generaciones. Así queda claro en Starman, donde se les habla directamente a sus seguidores más jóvenes quienes miran hacia el espacio.

Starman sería la pieza clave de este musical experimental, por lo que sonaría al inicio y final del disco. Se convirtió así en un himno de la figura alienígena de David Bowie, quien alertaba del fin del mundo pero que también traía un mensaje de esperanza.

Sin embargo, esta fue la última canción que Bowie grabó para el disco. Apenas dos meses antes de lanzarla, el músico terminó su grabación junto al productor Ken Scott. Para poder escribirla, el músico se inspiró en el coro del clásico de Judy Garland, Somewhere Over The Rainbow, que musicaliza El Mago de Oz.

Es precisamente gracias a canciones como Starman que Bowie se convirtió en el líder del movimiento glam en la música rock. Y es que, pese a que sería lo más ‘comercial’ del músico a la fecha, continuaba con la experimentación y la aventura musical. / Con información de RockPop-

Leave a Comment