Bill Withers, figura del soul y autor de canciones eternas como Ain’t No Sunshine o Lean on Me, falleció este viernes a los 81 años en Los Ángeles, Estados Unidos, por problemas de corazón.

«Estamos devastados por la pérdida de nuestro querido y devoto esposo y padre. Un hombre solitario con un corazón dirigido a conectar con todo el mundo; habló honestamente a las personas y las conectó las unas a las otras con su poesía y música», dijo hoy su familia en un comunicado.

«Su música siempre pertenecerá al mundo. En este momento difícil, rezamos para que su música ofrezca comodidad y entretenimiento mientras los fanáticos se aferran a sus seres queridos», agregó la familia en el mensaje.

Con una carrera muy breve y singular, casi limitada a la década de los años 70, Withers se hizo un hueco muy importante en el soul con una mirada cálida, íntima y muy personal a este género que se denominó folk-soul.

Nacido en 1938, se enfrentó a una infancia complicada en Slab Fork, Virginia. Su tartamudeo no le ofreció facilidad alguna para hacer demasiados amigos. Además, a los 13 años, perdió su padre, por lo que su abuela lo acabó criando. Un amor que siempre llevó con él, hasta el punto de dedicarle en su álbum debut una canción: Grandma’s Hands.

Pasó nueve años en la marina de EE.UU., antes de deslumbrar con su carrera musical. Luego, pasó un tiempo trabajando haciendo inodoros y aprovechaba las noches para grabar demos, que enviaba a promotoras musicales. Finalmente, firmó con Sussex Records y contrató a Booker T Jones para producir Just As I Am.

Leave a Comment