Si sufres de dolores frecuentes, puede que estés sufriendo de alguna de estas condiciones.

Con demasiada frecuencia las personas ignoran los dolores de cuello, pensando que son solo el resultado una mala noche de sueño o de un mal movimiento espontáneo. Pero si estás sufriendo frecuentemente de dolores de cuello o columna cervical, lo más probable es que esto sea indicador de una condición más seria.

Es cierto que los dolores de cuello pueden aparecer como resultado de malas posiciones o movimientos, pero el dolor crónico se da cuando hay una condición mayor. Los dolores pueden ser muy puntuales, o extenderse hacia los brazos y causar hormigueo y falta de coordinación.

En caso de sufrir dolores frecuentes, lo mejor es realizar exámenes especializados para determinar la causa de las dolencias. Lo habitual suele ser alguna condición neurológica, en las articulaciones o lesiones en músculos, ligamentos o tendones.

Señales de alerta

La frecuencia o consistencia con la que aparecen los dolores puede ser un indicador de alguna condición específica. Cuando se trata de dolores crónicos de intensidad variable pero constante, es posible que se trate de una enfermedad degenerativa del disco cervical, que ocasiona dolores específicos en cuello y hombros.

Por otro lado, si los dolores aparecen en horas específicas (frecuentemente la mañana y la noche), el dolor suele estar asociado a la artrosis de las articulaciones, que suele darse en personas de edad avanzada.

Adicionalmente, los dolores en el cuello suelen estar asociados con otras dolencias en huesos y músculos que también deben tomarse en cuenta.

El dolor de cuello que se extiende hasta los brazos e incluso hasta el antebrazo y los dedos puede ser resultado de hernias discales cervicales o estenosis raquídea. El dolor en los brazos también puede resultar de una degeneración discal, que en ocasiones aparece cuando se asumen malas posturas con mucha frecuencia.

Los dolores musculares también pueden estar relacionados con dolencias en el cuello, y los médicos a los que acudas deben tomar en cuenta estas variables en el diagnóstico.

Con esta información puedes tener una mejor idea de qué causa y cuáles pueden ser las repercusiones de tener un dolor de cuello crónico. Como siempre, en caso de dolores persistentes lo mejor es visitar a un médico tratar de obtener un diagnóstico y seguir todas las instrucciones para recuperarte lo más pronto posible.

Bioguia

Leave a Comment