El músico británico, Roger Waters, aseveró que quien gobierna en Estados Unidos «no tiene ningún interés en las libertades; ni en la libertad, ni en los derechos humanos ni en la democracia».

El músico británico Roger Waters afirmó que la pandemia del coronavirus ha sido terrible en la ciudad de Nueva York, debido a que en Estados Unidos (EE.UU.) el sistema sanitario es solo para los muy ricos y no está preparado para afrontar una crisis sanitaria de tal envergadura.

«En Nueva York ha sido terrible, aunque era previsible, porque no hay sistema sanitario en EE.UU. bueno, hay un sistema sanitario, pero es solo para los muy ricos y en consecuencia no está preparado en absoluto para afrontar algo así», opinó el guitarrista y compositor, fundador de la banda Pink Floyd.

Confinado a unos 150 kilómetros de Nueva York, Waters emitió tales declaraciones en el programa televisivo «Conversando con Correa», durante una entrevista por videoconferencia en la que ofreció sus puntos de vista acerca de otros temas.

https://twitter.com/ActualidadRT/status/1258748738173992960?s=08

Al intercambiar sobre el contraste entre el verdadero modelo de vida estadounidense y los grandes valores en los que teóricamente está basado, Waters expresó que «resulta obvio que quienquiera que gobierne este país —que son un puñado de oligarcas y plutócratas— no tiene ningún interés en las libertades; ni en la libertad, ni en los derechos humanos ni en la democracia».

«Para las élites latinoamericanas la democracia solo es válida mientras no cambie nada. La democracia es un peligro si puede cambiar algo», respondió Correa y recordó en este sentido que las élites de la región «controlan los medios y pueden imponer cualquier opinión».

Waters catalogó a los mandatarios Lenín Moreno, Donald Trump, Ivan Duque y Jair Bolsonaro como «líderes neofacistas que actúan totalmente a instancias de las estructuras de poder oligárquicas que en verdad poseen y controlan todo», expresó.

El músico también defendió la figura de Julian Assange, «un periodista honrado que estaba revelando las maldades que cometía el Gobierno». Añadió y terminó ofreciendo un contrapunto optimista acerca de la visión distópica, ficticia y perversa del mundo contemporáneo.

«La resistencia a esa hegemonía se hace cada vez más habitual y está ganando cada vez más apoyo» y advirtió «cuando el virus se acabe, esos chicos volverán a salir a las calles de Santiago de Chile, volverán a las calles de Ecuador, en particular después de todo lo que ha pasado en Ecuador».

Leave a Comment