Los investigadores compararon 10 casos en Italia con casos anteriores de una enfermedad infantil similar, la enfermedad de Kawasaki. La tasa de casos nuevos fue mucho más alta y las condiciones fueron más graves.

A medida que aumentan las preocupaciones sobre los niños con una afección inflamatoria grave y potencialmente mortal , un nuevo estudio arroja luz sobre las características distintivas de la enfermedad y proporciona la evidencia más sólida de que el síndrome está relacionado con el coronavirus.

La afección, llamada síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico, se ha informado en unos 100 niños en el estado de Nueva York , incluidos tres que murieron, dijo el gobernador Andrew M. Cuomo esta semana. Se han reportado casos en otros estados, incluidos Louisiana, Mississippi y California , y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han dicho que pronto emitirá una alerta pidiendo a los médicos que denuncien casos de niños con síntomas del síndrome.

También se han reportado al menos 50 casos en países europeos, incluidos Francia, Suiza, España y Gran Bretaña, donde al menos una muerte se ha atribuido al síndrome .

En el nuevo estudio , publicado el miércoles en la revista Lancet, los médicos en Italia compararon una serie de 10 casos de la enfermedad con casos de una condición rara similar en niños llamada enfermedad de Kawasaki.

Los autores descubrieron que durante los cinco años anteriores a la pandemia de coronavirus (enero de 2015 hasta mediados de febrero de 2020), 19 niños con enfermedad de Kawasaki fueron tratados en el Hospital Papa Giovanni XXIII, que cuenta con un departamento de pediatría avanzada, en la provincia de Bérgamo.

Pero solo durante los dos meses del 18 de febrero al 20 de abril, el hospital, que se encuentra en el epicentro del brote de coronavirus en Italia, trató a 10 niños con síntomas hiperinflamatorios similares.

Diez casos en dos meses, aproximadamente 30 veces la tasa de casos de la enfermedad de Kawasaki, que ocurrieron a un ritmo de aproximadamente uno cada tres meses, sugiere un grupo que es impulsado por la pandemia de coronavirus, especialmente porque los ingresos hospitalarios generales durante este tiempo fueron mucho más bajos de lo habitual, dijeron los autores.

Sin embargo, los autores señalaron que el número de casos era pequeño, lo que sugiere que era poco probable que el nuevo síndrome se generalizara entre los niños, que generalmente han sido menos afectados por el virus que los adultos .

Ninguno de los 10 niños murió, pero sus síntomas fueron más graves que los experimentados por los niños con enfermedad de Kawasaki. Eran mucho más propensos a tener complicaciones cardíacas, y cinco de ellos mostraron shock, que no ocurrió en ninguno de los casos de enfermedad de Kawasaki. Tenían recuentos más bajos de plaquetas y un tipo de glóbulo blanco, típico de los pacientes con Covid-19 que se defendían contra la infección. Y más de los niños con el nuevo síndrome necesitaban tratamiento con esteroides además del tratamiento con inmunoglobulina que tanto ellos como los pacientes de Kawasaki recibieron.

Al igual que los casos en los Estados Unidos y en otros lugares, los 10 niños eran generalmente significativamente mayores que los pacientes con enfermedad de Kawasaki, que tiende a afectar a los bebés y niños en edad preescolar. La edad promedio de los pacientes de Kawasaki fue de 3. Todos los niños con el nuevo síndrome, excepto uno, tenían más de 5 años y su edad promedio era de 7 ½.

Ocho de los 10 niños dieron positivo para anticuerpos contra el coronavirus. Los investigadores sugirieron que los resultados negativos de las pruebas para los otros dos niños podrían reflejar el hecho de que las pruebas no eran perfectamente precisas y que uno de los niños acababa de ser tratado con una gran dosis de inmunoglobulina, lo que podría haber interferido con la capacidad de la prueba para detectar anticuerpos

La presencia de anticuerpos sugiere que los niños italianos, como muchos de los casos en los Estados Unidos, se infectaron con el virus semanas antes. Los expertos dicen que el nuevo síndrome inflamatorio parece ser una reacción tardía impulsada por la respuesta del sistema inmunitario de un niño a la infección, en contraste con la forma primaria en que el virus afecta a los pacientes atacando las células en sus pulmones.

¿Qué es la enfermedad de Kawasaki?

Este es un síndrome que causa inflamación en las paredes de las arterias medianas de todo el cuerpo y afecta los ganglios que se hinchan durante una infección, la piel y las membranas mucosas dentro de la boca, la nariz y la garganta.

Signos y síntomas 

Sus síntomas se dividen en dos etapas. En la primera se presenta fiebre mayor a 39°C durante tres días, enrojecimiento de los ojos, erupción en la parte principal del cuerpo y en la zona genital y piel roja e hinchada en las manos y en las plantas de los pies. Para la segunda etapa aparece la descamación de piel de pies y manos, dolor articular, diarrea, vómito y dolor abdominal.

Finalmente, si no hay complicaciones, los síntomas van desapareciendo lentamente y los niveles normales del cuerpo pueden tardar en volver casi ocho semanas.

Causas

Por ahora no hay una confirmación clara de cómo se genera esta enfermedad, pero los estudios arrojan que se origina por bacterias, virus o factores ambientales. Por lo que no es una enfermedad que nazca solamente por el coronavirus o que sea nueva por este virus.

¿Cómo afecta el Kawasaki a los niños?

Los niños y en especial los menores de cinco años son los más propensos a contraer esta enfermedad, que puede ser tratada sin mayores factores de riesgo. Además, los niños son más propensos que las niñas y los de origen asiático o de islas del pacífico han presentado más veces este síndrome.

A los menores los afecta con los siguientes síntomas. Si presenta fiebre y uno más de estos signos es necesario acudir al médico:

– Enrojecimiento en ambos ojos
– Lengua muy enrojecida e hinchada
– Enrojecimiento de las palmas de las manos o de las plantas de los pies
– Descamación de la piel
– Erupción cutánea
– Ganglios linfáticos inflamados

New York Times

Leave a Comment