La última actualización de Windows 10 continúa causando problemas. Se han detectado nuevos fallos críticos que pueden provocar la aparición de la temida pantalla azul de la muerte, así como eliminar o mover archivos. 

Microsoft no termina de solucionar los problemas con las actualizaciones de Windows 10, y los usuarios ya estamos acostumbrados a encontrar nuevos errores en cada una de ellas. La última actualización que la compañía de Redmond lanzó hace unos días ya había presentado fallos, pero ahora está provocando nuevos problemas. 

Debido a la emergencia sanitaria del COVID-19, Microsoft anunció hace unos días que en las próximas semanas va a lanzar menos actualizaciones de Windows 10, y que liberará únicamente las necesarias para solucionar vulnerabilidades, brechas de seguridad y problemas críticos. 

Bajo esta premisa, el pasado 14 de abril lanzó la actualización KB4549951 de Windows 10 para las versiones 1909 y 1903, que traía una serie de parches de seguridad para solucionar vulnerabilidades peligrosas. A los pocos días de que fuera liberada se detectó que su instalación podía ralentizar el PC, así como romper la conectividad WiFi y Bluetooth.

Ahora, tal como informa Windows Latest, descubrimos que esta actualización también tiene otros fallos importantes que llevan a la desaparición de archivos o a la aparición de la temida pantalla azul de la muerte. 

Los códigos de error que han encontrado los usuarios en la BSOD son los siguientes:

  • PAGE_FAULT_IN_NONPAGED_AREA
  • CRITICAL_PROCESS_DIED
  • ACPI_BIOS_ERROR
  • INACCESSIBLE BOOT DEVICE
  • MEMORY_MANAGEMENT DPC_WATCHDOG_VIOLATION
  • Portcls.sys

Estos errores aparecen con frecuencia cuando hay archivos de instalación, controladores y software de seguridad dañados por problemas de compatibilidad con Windows 10. Además, algunas personas también han reportado que la actualización ha provocado un fallo completo del sistema.

Y esto no es todo. En algunos casos los usuarios denuncian que, tras instalar la actualización KB4549951, sus fotos, documentos, archivos, aplicaciones y configuraciones personales han desaparecido.

Por el momento, Microsoft no ha explicado qué es lo que produce estos fallos. Si has sufrido alguno de estos problemas al instalar la actualización, la opción que parece más recomendable por el momento es desinstalarla hasta que la compañía ofrezca una solución.

Leave a Comment