La plataforma TikTok ha sido blanco de una campaña en línea en la India, donde supera los 200 millones de usuarios registrados, para rebajar su calificación en la tienda de aplicaciones Google Play como castigo por haber permitido la publicación de videos que promueven la violencia doméstica, el racismo, y la cosificación de la mujer, informa el portal Tech Crunch.

La furia de los usuarios fue provocada, en particular, por un clip subido por el ‘influencer’ Faizal Siddiqui que simula un ataque con ácido, un tipo de agresión contra mujeres indias que ha ido en aumento en el país.

Las etiquetas como ‘Prohibir TikTok’, ‘Eliminar TikTok’ y ‘Bloquear TikTok’ se han convertido en tendencia entre los tuiteros locales durante las últimas tres semanas. Muchos de los usuarios desinstalaron la ‘app’ y le pusieron la nota más baja en la tienda de Google, logrando que la calificación promedio se desplomara desde 4,5 hasta 1,2 a nivel global.

Desde Google interpretaron esta situación como abuso de ‘spam’ y, para corregirla, eliminaron millones de evaluaciones negativas dado que las mismas, explicaron, fueron realizadas desde cuentas falsas creadas para desprestigiar la aplicación.

Para la congresista india, Maneka Sanjay Gandhi, TikTok y sus directivos locales han ignorado la opinión de los usuarios y se negaron a quitar el contenido ofensivo, permitiendo que los responsables queden impunes pese a sus reportes.

A su vez, un portavoz de la plataforma aseguró que TikTok considera la seguridad de las personas como «la prioridad suprema» tal y como está expresado en los términos de servicio y en la guía de la comunidad. Además, indicó que el material que causó la indignación pública, al igual que la cuenta, han sido eliminados y que la empresa trabaja con los representantes de la ley en los casos que corresponde.

Sin embargo, la compañía no especificó la cantidad de moderadores de contenido que analizan las publicaciones en la India ni la cantidad de materiales eliminados. En 2019, la Justicia local ya había prohibido TikTok durante varias semanas a raíz de la publicación de pornografía —prohibida por la ley local— y otros materiales ilegales.

Leave a Comment