El Día Mundial Sin Tabaco tiene el propósito de fomentar un período de 24 horas de abstinencia de todas las formas de consumo de tabaco alrededor del mundo.

Origen

Cada año, el 31 de mayo, la OMS y sus asociados del mundo celebran el Día Mundial del no fumador dedicado a resaltar los riesgos para la salud asociados al consumo de tabaco y promover políticas eficaces para reducir ese consumo. El consumo de tabaco es la principal causa prevenible de defunción en el mundo, y actualmente mata a uno de cada 10 adultos en todo el mundo. Este se representa con un cenicero y una rosa.

Todo el mundo sabe que fumar perjudica la salud. Cada año mueren alrededor de ocho millones de personas como consecuencia del consumo de tabaco, y más de un millón de ellas son fumadoras pasivas, según las últimas cifras publicadas en el informe mundial de la OMS sobre el tabaquismo. Sin duda, un número dramático que hay que reducir urgentemente.

Razones para dejar de fumar:

  • Estar 20 minutos sin fumar reduce la frecuencia cardíaca y la tensión arterial
  • A las doce horas, la concentración de monóxido de carbono cae a valores normales
  • Después de entre dos y doce semanas sin fumar, la circulación mejora y la función pulmonar aumenta
  • Entre el primer y el noveno mes, la tos y la asfixia se reducen
  • Al cabo de un año, el riesgo de padecer afecciones cardíacas coronarias se reduce a la mitad del que tienen las personas fumadoras
  • Al cabo de entre 5 y 15 años, el riesgo de sufrir un infarto cerebral se reduce al de una persona no fumadora
  • A los diez años, el riesgo de sufrir cáncer de pulmón disminuye más o menos a la mitad del que tiene una persona fumadora
  • Al cabo de 15 años, el riesgo de padecer una afección cardíaca coronaria es el mismo que el de una persona no fumadora

Ahora, y especialmente en estos tiempos de COVID-19, es más importante dejar de fumar tabaco, porque es un factor de riesgo en las infecciones de las vías respiratorias y aumenta la gravedad de las mismas. El COVID-19 es una enfermedad infecciosa que ataca principalmente los pulmones. Fumar perjudica la función de estos órganos y dificulta que el organismo se defienda ante el coronavirus y otras enfermedades.

El 31 de mayo de 2020 se celebra el 33º Día Mundial Sin Tabaco, instituido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1987. Esta campaña global subraya los avances y los éxitos que se han conseguido a lo largo de los años rumbo a un mundo sin tabaco. Este año, el foco estará puesto en proteger a las futuras generaciones: «Proteger a los más jóvenes de la manipulación de la industria y evitar el consumo de tabaco y nicotina».

Según los datos analizados un 17% de los jóvenes de todo el mundo de entre 15 y 24 años son fumadores. Los niños y los jóvenes que consumen cigarrillos electrónicos duplican sus opciones de acabar fumando cigarrillos convencionales. Además, la nicotina que contienen los cigarrillos electrónicos crea una gran dependencia y puede perjudicar el cerebro aún en desarrollo de estos niños.

Por lo tanto, hay que redoblar esfuerzos a fin de proteger a estos grupos de riesgo. Como bien sabe la industria tabacalera, una persona que empieza a fumar antes de los veinte años no solo tiene más probabilidades de desarrollar una adicción, sino que su capacidad para controlar posteriormente el consumo de tabaco también se verá mermada. El eje central de la protección a los más jóvenes ofrece este 31 de mayo la oportunidad de presentar las prácticas óptimas para luchar contra el tabaquismo.

Leave a Comment