De la pandemia saldremos… separados. Mantener las distancias de seguridad es fundamental para concluir con éxito la desescalada.

No solo en la calle o los supermercados, sino también en los centros de trabajo, que poco a poco irán recuperando la actividad previa a la reclusión.

Un equipo de 20 personas liderado por Ángel Puertas, un emprendedor de la UOC, ha diseñado la herramienta perfecta para volver a la oficina sin temor al coronavirus.

Desarrollada con el apoyo de la consultora Enzyme Advising Group, la app Cowin-19 controla los contactos entre compañeros y activa la vibración del móvil si se acercan demasiado.

Si dos empleados de la misma empresa coinciden físicamente en algún lugar, la aplicación registra la información en su base de datos a través de Bluetooth. “En Singapur, Corea y Japón ya se ha utilizado esta tecnología. El Bluetooth funciona por radiofrecuencia y permite medir la potencia de la señal preservando la privacidad”, explica Puertas.

Las interacciones entre los miembros de la plantilla se guardan en el sistema para que sean consultadas solo en caso de detectar un positivo por Covid-19. “Si uno de los empleados causa baja porque ha sido diagnosticado o tiene síntomas, se puede actuar con base en las personas que interactuaron con el contagiado”, detalla el ingeniero. De este modo, Cowin-19 ayuda a complementar los planes internos de prevención de riesgos laborales.

A pesar de que los desarrolladores tuvieron que trabajar contrarreloj para completar el software en apenas dos meses, la app está cosechando éxitos en el mercado. Con un precio de salida similar a lo que cuesta una mascarilla, algunas compañías ya se han interesado por el producto.

Por ejemplo, Emica Bombas, un fabricante de bombas hidráulicas, ha adquirido la aplicación para su factoría en Vizcaya. Otra multinacional del sector metalúrgico también está estudiando la app aunque como una prueba piloto.

Cowin-19 está pensada no solo como una app descargable, sino también como una tecnología vestible o wearable. Los creadores han implementado dos formatos portables, un llavero y una pulsera, que incorporan el software en su interior.

Puertas ha aprovechado su experiencia en la startup SeniorDomo, que ofrece soluciones de teleasistencia enfocadas a la tercera edad, para explorar una alternativa más cómoda para los usuarios. 

cronicaglobal

Leave a Comment