Si algo nos ha dejado claro el coronavirus es que lavarse las manos ha pasado de ser algo necesario a convertirse en gesto imprescindible, hemos aprendido que hay que hacerlo durante un mínimo de 30 segundos, con agua tibia, prestando atención a los espacios interdigitales, las palmas y las uñas y mejor guardando en el cajón anillos y pulseras. También que los geles desinfectantes y la sobredosis de jabón, además de desactivar el virus, eliminan los aceites naturales de la piel y las deshidratan.

Las manos están secas, ásperas y a veces pican, el uso de alcohol gel no es esencial en personas sin riesgo de exposición o positividad de coronavirus por lo que, para estar en casa sin salir, una higiene adecuada con un jabón no irritante puede ser suficiente.

Cremas reparadoras con aloe vera, manteca de karité, ácido hialurónico, aceite de almendras o argán, glicerina, urea y mascarillas para uñas, hay algunas que permiten seguir trabajando en la computadora o en el celular con ella puesta, son los mejores aliados para que las manos salgan de la cuarentena en buen estado.

Los expertos recomiendan, emulsionar la crema, trabajar con el pulgar la palma de la mano haciendo círculos, estirar dedo por dedo, trabajar uñas y cutículas, no olvidar las muñecas y extender el producto sobrante hasta el codo. Para una acción exprés aconsejan mezclar unas gotas de aceite facial, de rosa

mosqueta, por ejemplo, con la crema de manos. Por la noche, aplicar una capa generosa de mascarilla, poner unos guantes de algodón o lana y dejarla actuar durante el sueño. Un truco bastante practico es aprovechar el sobrante de las mascarillas faciales que queda en el sobre para aplicarlo en las manos.

Ahora que estamos todos en casa, dejarlas descansar de las uñas acrílicas y de los esmaltes permanentes es una buena opción. Igual que mantenerlas cortas para facilitar la higiene, si se tienen las uñas demasiado largas es mejor empezar a cortarlas y no limarlas, con la ayuda de un cortaúñas se realizan pequeños cortes de un lado al otro de la uña, nunca se empieza a cortar por el centro.

Es muy cierto que los esmaltes permanentes deben ser retirados en los salones por manos profesionales, pero en esta época de confinamiento los expertos nos dan consejos para poder retirarlos paso a paso.

1. Pulir el esmaltado para quitar el brillo y dejar la superficie porosa.

2. Cortar unos discos de algodón a una medida que cubra bien la uña, empaparlos de acetona y envolver cada dedo en papel de aluminio. Dejarlo 10 o 15 minutos y, con un palito para cutícula, levantar el esmaltado. Los expertos recomiendan nunca usar la fuerza, si no sale es mejor volver a envolver el dedo con algodón y esperar un poco más.

3. Aplicar aceite para uñas y cutículas y fortalecedor.

Para terminar un consejo muy útil para evitar la resequedad es sumergir las uñas en aceite tibio para que la salud de nuestras uñas no se pierda en esta cuarentena.

Leave a Comment