Contradiciendo a los que piensan que va de ‘sobrao’, Bunbury califica sus resultados de «modestos» y confiesa: «Me gustaría tener el talento de muchos de mis compañeros de profesión». Enrique Ortiz de Landázuri Izarduy (Zaragoza, 1967) acaba de lanzar nuevo disco. Le ha salido «introspectivo y personal», con un puntito de decepción pero «abierto a la esperanza». Lo ha titulado ‘Posible’.

-¿Dónde vive este momento histórico e histérico?

-En Los Ángeles, en mi casa, intentando no leer ni escuchar mucha información, aislarme del pánico y concentrarme en lo que puedo controlar y disfrutar: mi familia, el arte, la cocina, el yoga…

-Creo que es alérgico al aburrimiento.

-Mi rutina apenas ha cambiado. Soy una persona que no sale mucho de casa. Me gusta leer, tocar el piano o la guitarra, escribir, pintar… Lo mismo que he hecho estas semanas.

-En una canción habla de un estado permanente de emergencia. ¡Y la grabó en noviembre!

-Es que en estado permanente de emergencia vivimos todos los que nos dedicamos a una labor creativa. A veces, debemos poner la mirada donde los demás la retiran.

-«Nunca te acerques demasiado al sol», aconseja. Lo dice una estrella del rock…

-Esa frase va dirigida a alguien que sólo tiene la valentía de decir lo que va a hacer, pero que nunca lo hace. Es común encontrarte con ese tipo de personas, proliferan mucho en redes. Tienen un código de moral muy estricto cara a los demás, pero en su vida rara vez actúan según esos mismos códigos.

-¿Por qué convicciones mataría en defensa propia, como usted mismo dice?

– Yo no soy quien piensa así. El protagonista de esa canción es muy estricto y rígido a la hora de defender sus ideas. Yo en cambio pienso que el diálogo está muy infravalorado.

-¿Y quién va a pagar la factura final?

-La factura final de esta crisis la vamos a pagar las clases medias y bajas porque millones de personas perderán su trabajo y pasarán a la pobreza. He leído que los billonarios en USA han ganado 434 billones de dólares durante la pandemia. Buen negocio. También la pagarán los gobiernos que se están endeudando hasta las trancas y perderán independencia.

-Vive en el país de Trump. ¿Cómo ve su gestión?

-A mí la política me interesa muy poco. De política puedo afirmar con orgullo que lo ignoro todo. Es el hueso que nos lanzan a los perros para que nos entretengamos mordisqueando mientras las cosas realmente importantes pasan a nuestras espaldas.

Leave a Comment