El Real Madrid ha abierto la semana, la que acaba con el regreso a la Liga después de más de tres meses (domingo, 19.30 horas y ante el Eibar en el Di Stéfano). En el entrenamiento, que arrancó a las once de la mañana en Valadebebas, Zidane ha podido contar con Bale. El galés, por precaución, no participó en el partidillo del pasado sábado en el Di Stéfano. No hay motivo alguno para pensar que no pueda estar en condiciones de jugar ante el Eibar.

Con las bajas por lesión de Nacho y Jovic, el entrenador del Madrid cuenta con 23 jugadores del primer equipo, con lo que no habría descartes ante los vascos. Eso en el caso de que no incluya a tres porteros en la lista, lo que obligaría a dejar a un jugador en la grada. El entrenamiento ha consistido en ejercicios de posesión de balón y tácticos, partidos en un campo de dimensiones reducidas y, para finalizar, disparos a puerta.

Mañana, el equipo blanco volverá a entrenarse de cara al regreso a una Liga en la que parte segundo, a dos puntos del Barcelona con 33 por jugarse.

Leave a Comment