El número de denuncias por violencia machista presentadas en Honduras este año es superior a 40.000, lo que significa que una mujer es víctima de agresión física cada hora, por lo que el UNFPA dijo que es prioridad atender a esa población durante la pandemia de coronavirus.

El número de denuncias de mujeres víctimas de violencia en Honduras han aumentado significativamente, indicó el Fondo de Población de Naciones Unidas (Unfpa), que cita cifras del Sistema Nacional de Emergencias 911.

Entre enero y mayo de este año se han reportado en Honduras «más de 40.000 casos de agresión (física)» contra mujeres, siendo abril el mes que mayor número de denuncias se registra (casi 10.000), añadió.

El subdirector del Sistema Nacional de Emergencias, Juan Carlos Degrandez, indicó que la mayoría de las denuncias están tipificadas como violencia de género, seguido de casos de violencia intrafamiliar.

Señaló que gracias a la coordinación institucional se ha logrado avanzar en el proceso de judicialización de las denuncias.

El confinamiento por el coronavirus «aumenta la exposición de las mujeres y las niñas frente a sus agresores» y además limita su movilidad para pedir ayuda o huir de sus victimarios, agregó el Unfpa.

«La pérdida del trabajo, la disminución de los ingresos o la imposibilidad de adquirirlos incrementan la dependencia económica que constituye una barrera más para denunciar la violencia generando mayores tensiones en el entorno compartido con el agresor», subrayó el Fondo de Población de la ONU.

La Fiscalía Especial de Protección a la Mujer recibió entre el 17 de marzo y mayo 1.259 denuncias de violencia contra mujeres en todo el país, según la información.

Del total de denuncias recibidas por el Ministerio Público, 393 resultaron en detenciones infraganti y 304 en audiencias con comparecencias, indicó la subdirectora de fiscales, Loany Alvarado.

El Unfpa enfatizó que la COVID-19 supone «una importante amenaza a la salud pública a nivel global, por lo que los países se han visto en la obligación de implementar medidas de restricción de movilidad que han tenido consecuencias directas en la protección de las mujeres, adolescentes y niñas que sufren violencia de género dentro de sus hogares».

Las autoridades activaron «el subsector de Violencia basada en Género del Equipo Humanitario de País», que lidera el Unfpa con el apoyo de ONU Mujeres y Plan Honduras, y la participación de instituciones públicas y de organizaciones de la sociedad civil.

El mecanismo promueve acuerdos para fortalecer la respuesta a las denuncias de emergencia que se realizan a través del 911, como la capacitación de policías de Tegucigalpa y San Pedro Sula, las dos ciudades más importantes del país centroamericano.

Además, impulsa del Ministerio Público a un grupo de funcionarios para ofrecer asesorías a policías que están atendiendo casos en la calle durante las 24 horas, así como el fortalecimiento de capacidades del Sistema Nacional de Emergencia 911.

El Unfpa reafirma su compromiso de «sumar esfuerzos» junto a otras organizaciones para fortalecer las capacidades y abogar por la continuidad de los servicios de atención a las mujeres y niñas víctimas de violencia.

«El énfasis se ha establecido en garantizar ambientes libres de violencia, así como ofrecer una atención y mensajes de apoyo adecuados con el objetivo de mejorar la seguridad, la dignidad y los derechos de las personas», subrayó el Fondo de Población de la ONU.

Fondo de Población de Naciones Unidas (Unfpa)

Leave a Comment