Alejandro Kaffati, economista del Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (FOSDEH), aseguro que el impacto dejado en la economía con la reapertura inteligente ha sido negligente e insignificativa.

“La reapertura ordenada por el gobierno a petición de los empresarios ha sido negligente, sabemos que para que haya una reapertura, la economía en un país debe de cumplir con características esenciales que hoy por hoy, no las tiene Honduras, entre ellas incrementar el número de pruebas diarias además de aplicar pruebas PCR en tiempo real en todo el territorio nacional”, expresó.

Kaffati, indico que, “hoy en día estamos pagando la factura de una reapertura improvisada de la economía social del país, lo cual nos llevará probablemente a otros problemas, los cuales impactarán en el sector económico dejando al menos 400 mil personas desempleadas y una pobreza que alcanzara el 70% de la población hondureña” afirmo.

“Sin duda alguna, no es factible en este panorama continuar con una segunda fase de una reapertura inteligente económica y social en el país, y lo hemos visto en el caso de Tegucigalpa y San Pedro Sula, que ha incrementado la curva de casos positivos de Covid-19” manifestó el economista.

En torno a lo anterior dijo que, de seguir con una reapertura inteligente, lo único que se podrá garantizar es el crecimiento aún más acelerado de los casos positivos de coronavirus y de muertes por esta enfermedad y no la economía.

A criterio del miembro del FOSDEH, el impacto dejado en la economía con esta reapertura ha sido insignificativo, esto de acuerdo a estudios multilaterales del Banco Mundial, que proyectan la situación hasta el 4 de junio, el cual presenta un cierre de – 5.8% en el crecimiento económico para Honduras.

“En este momento, lo importante es ver cuáles son las medidas de intervención, económicas, sociales y sanitarias para hacerle frente a un 2021”; concluyó.

Leave a Comment