La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés) lanzó este martes su Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo, donde señala que casi 12 millones de niños en Latinoamérica y el Caribe estaban excluidos de la educación antes de que comenzara la pandemia del coronavirus.

Así, el organismo indica que esta grave situación, que empeora durante la emergencia sanitaria, “fue alimentada por profundas desigualdades preexistentes”. A su vez, el reporte advierte que el 40 % de las naciones de todo el mundo no brindó apoyos a los alumnos que presentaban una situación de riesgo por la crisis sanitaria.

El estudio conforma una serie de relevamientos sobre 209 países para analizar los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Al respecto, en octubre se lanzará un documento exclusivo sobre la región latinoamericana.

“Desigualdad por origen indígena”

Sobre esta zona del mundo, la UNESCO alerta que solo la cuarta parte de los Estados tiene leyes educativas inclusivas que abarcan a todas las personas. “La región es una de las más diversas lingüísticamente, pero los sistemas educativos no siempre lo reflejan: en el tercer grado, los estudiantes que no hablan el idioma de examinación tienen tres veces menos probabilidades de poder leer un cuento”, alerta la organización.

Al mismo tiempo, remarca que “en Brasil, México y Perú, existe una persistente desigualdad por origen indígena”. Sobre la “segregación socioeconómica”, expresa: “La mitad de los estudiantes de Chile y México tendrían que ser reasignados a otras escuelas para lograr una mezcla socioeconómica uniforme”.

El director de la publicación, Manos Antoninis, opinó: “El covid-19 nos ha dado una verdadera oportunidad de repensar nuestros sistemas educativos. Pero pasar a un mundo que no solo valore, sino que acoja la diversidad, no ocurrirá de la noche a la mañana”.

Leave a Comment