A casi 100 días de la autorización del Congreso Nacional a la Inversión Estratégica Honduras (INVEST-H) para realizar procesos de obras, bienes y servicios en el marco de la emergencia sanitaria por Covid-19, estas adquisiciones no han cumplido su objetivo en favor de la salud de la población hondureña, de acuerdo a la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ).

El capítulo de Transparencia Internacional (TI) en Honduras, presentó este día los resultados de la autoría social efectuada a la compra de 290 ventiladores mecánicos pulmonares, más de 2.3 millones de productos de bioseguridad y siete hospitales públicos. El 18 de junio pasado fueron divulgados informes de auditoría correspondientes a la compra de 450 ventiladores mecánicos pulmonares y 250 kits de pruebas para la detección de Covid-19.

Los análisis concluyen que INVEST-H, “no ha desempeñado adecuadamente su función de manejar transparente y efectivamente la responsabilidad de usar los más de 80 millones de dólares invertidos en responder a la pandemia de Covid-19 y el resultado es que podría poner en riesgo la vida de millones de hondureños”.

En consecuencia, la ASJ presentó hoy en Tegucigalpa su informe de auditoría social en las compras de emergencias realizadas por el gobierno de Honduras durante la pandemia en el cual se concluye que en los procesos de compra, adquisición y obtención del producto se encontró una serie de irregularidades.

Entre los principales hallazgos revelaron que Honduras pagó más de 2 millones de dólares (50 millones de lempiras) por cada hospital que adquirió, señaló Carlos Hernández director ejecutivo de ASJ.

La ASJ además encontró algunos hallazgos preocupantes en la compra de un millonario lote de ventiladores mecánicos y de un cargamento de insumos de bioseguridad que fueron plasmados en el informe. 

“Al señor Alex López, el intermediario al que Honduras compró los hospitales, fue demandado en Estados Unidos por un banco porque no pagó sus tarjetas de crédito, este hombre fue sacado de un departamento porque no pagó el arrendamiento y lo procesaron, es decir, al empresario que le dimos mil millones de lempiras no paga sus tarjetas ni su renta”, denunció Hernández.

Argumentó que el intermediario es quien se agenció los 50 millones de lempiras pagados de más por cada hospital móvil que adquirió Honduras.

Calificó de “delincuente” al intermediario y pidió no ver a los hondureños como “imbéciles y estúpidos”.

Señaló que la empresa a la que representa el señor Axel López no se le puede denominar una empresa de maletín sino de USB ya que no llega ni siquiera al montaje de una empresa de maletín.

Además de este tema el informe refleja la investigación en la adquisición de equipo de bioseguridad. En este renglón subraya un contrato establecido con la empresa G y T S. A. de C. V. de quien es socio el señor Juan José Lagos Romero.

Carlos Hernández, director ejecutivo de ASJ.

En el mismo tema de adquisición de equipo el informe destaca un contrato suscrito con Distribuidora Comercial Hondureña S. A. (DICOHONSA) de la cual figura como representante legal la señora Alejandra María Rápalo Ocón.

Ante los hallazgos, la ASJ se suma a la petición del Consejo Directivo de INVEST-H de demandar la realización de una auditoría forense a las autoridades de la institución e insta al Tribunal Superior de Cuentas (TSC) y el Ministerio Público (MP) a actuar oportunamente con base en ley y a velar por el proceso de la auditoría forense que se aplique a INVEST-H y las evidencias que arroje la misma. Al Congreso Nacional, pide nombrar una comisión para investigar si se ha dado el uso efectivo a los recursos aprobados para atender la pandemia.

Transmisión en vivo:

Transmisión en Vivo de Resultados de Auditoría Social

Presentación de Resultados de la Auditoría Social de ASJ a los Procesos de Adquisición Efectuados por INVEST-H

Posted by ASJ Honduras on Wednesday, June 24, 2020

Informe completo aquí:

https://d1mrtjpezxphht.cloudfront.net/wp-content/uploads/2020/06/resultados-auditoria-asj-invest-h.pdf

Leave a Comment