El juez federal Alvin Hellerstein, del Distrito Sur de Nueva York, denegó la aprobación preliminar que el productor de cine Harvey Weinstein había solicitado para un acuerdo de 25 millones de dolares con las mujeres que lo acusaron de acoso y abuso sexual. El caso es civil y no penal, lo cual significa que no cambia la situación física del ex hombre fuerte de Hollywood condenado en febrero a más de 20 años de prisión por delitos sexuales contra dos mujeres, una parte muy pequeña de sus acusadoras.

Se esperaba que el arreglo civil fuera el mejor recurso legal para muchas de sus víctimas. Pero el juez encontró que la propuesta de compensación había sido concebida de manera incorrecta y que la inclusión de pagos millonarios para el propio Weinstein y otros ex directores de su compañía por honorarios legales la volvía “repulsiva”.

El acuerdo, que también hubiera requerido la aprobación de un tribunal federal de quiebras con sede en Delaware, incluía 12 millones de dolares por costas legales, pagaderos a Weistein, su hermano Bob Weisntein y otros ex integrantes de la junta de su empresa. También exigía que todos ellos quedaran protegidos contra demandas futuras y que las acusadoras retirasen los cargos. The New York Times informó sobre el resultado de una audiencia muy disputada en el tribunal de Hellerstein, realizada el 14 de julio por la mañana, en la cual el magistrado bloqueó el documento que había sido polémico desde el inicio, “en parte porque no requería que Weinstein reconociera delitos o hiciera pagos a sus presuntas víctimas, y en cambio recurría a coberturas de seguros”, escribieron Jodi Kantor y Megan Twohey en su crónica. Hellerstein “cuestionó en general la equidad” del acuerdo y también si las mujeres que habían iniciado el reclamo eran un colectivo en términos legales, ya que sus acusaciones variaban.

En la víspera de la audiencia, varias de las mujeres habían presentado objeciones formales en las que se planteó que el documento era injusto con ellas. “Funcionalmente, se ha desechado todo el asunto”, dijo John Clune, representante de una de las acusadoras.

“Durante más de un año y medio hemos estado diciendo que los términos y las condiciones del acuerdo eran injustos y nunca se deberían imponer a sobrevivientes de ataques sexuales”, dijeron en un comunicado otros abogados encabezados por Douglas H. Wigdor. “Nos sorprendió que la asesoría de demandas colectivas y la fiscal general de Nueva York no admitieran esto, pero nos complace que el juez Hellerstein haya rechazado sin más esta propuesta unilateral. En nombre de nuestras clientas, esperamos lograr que se haga justicia contra Harvey Weinstein y sus numerosos facilitadores”.

El pago a las mujeres que acusaron a Weinstein de acoso sexual y abuso sexual iba a ser parte de un acuerdo general de 47 millones de dolares, con el que, se saldarían todas las obligaciones pendientes de The Weinstein Company, que actualmente atraviesa la bancarrota. Eso hizo que las víctimas debieran incluir sus reclamos junto con otros acreedores comunes.

Leave a Comment